Heat 4-1 Bulls: nombres propios

: No entraremos en el tema “ha aparecido el MVP de verdad”. lo ganó merecidamente por lo que hizo durante los 82 partidos de la temporada regular. Si hubiera un premio al MVP de los Playoffs, Bron o Nowitzki lucharían por él. Dicho esto, James ha estado absolutamente fantástico en esta serie, se mire por donde se mire. Sus números son estelares (25.8 puntos, 7.8 rebotes y 6.6 asistencias, de media), pero donde realmente King James ha marcado la diferencia es en la defensa sobre Derrick Rose. Con ella, cerró los Game 4 y Game 5 y, así, el pase a las Finales para los .

: Puede que Wade esté tocado, pero este detalle no debe servir de excusa. Desaparecido durante los primeros 47 minutos del Game 4, su lucha contra sí mismo ha continuado esta pasada madrugada en el ya definitivo Game 5. Sus números no son los de Wade (18.8 puntos por partido en un 40,5% de acierto en tiros de campo); pero ha anotado algunos tiros en momentos muy importantes tanto en ese cuarto como en el quinto partido de la serie. Y eso sí es de Dwayne Wade.

: Muchos pensaban que el duelo Bosh v iba a ser el punto de inflexión en esta serie. Se equivocaron, por incomparecencia del segundo. No en vano, conviene destacar las actuaciones de Bosh quizá más que las de Wade contra Chicago. Dos partidos de 30 o más puntos, 22 puntos en tan solo 12 tiros en el Game 4 y 20-10 en el partido final de esta pasada noche. No se puede decir que Bosh haya sido, ni mucho menos, un lastre en estas series para Miami. Cierto es que le falta intensidad defensiva y en el rebote, pero, en ataque, si juega en las Finales a este nivel, los Heat tendrán mucho ganado ya.

Jugadores secundarios de Miami: Se trata de apareciendo de la nada en los Games 2 & 3. Y después de en el Game 4. Durante toda la temporada nos hemos hartado de comentar que, en algún momento, la presencia de una buena contribución de los jugadores que Miami tiene tras el Big Three seria imprescindible si querían ganar. Deberían de encontrar un Robert Horry o un Derek Fisher en su banquillo. Y justo a tiempo, aparecen Haslem y Miller y salvan las Finales del Eastern para los Heat. Dichas apariciones deberán tener continuidad en las Finales que empiezan el próximo martes, pero, al menos, lo que todos demandábamos de los jugadores de banquillo de Miami, ya está aquí.

: Confianza en su banquillo y pequeños ajustes que resultaron determinantes son la hoja de servicios de Spoelstra en esta serie, en la que ha dominado en los banquillos. Después del desastre del Game 1, Spoelstra mantuvo su fuerte mensaje, poniendo al equipo donde tenía que estar. Algunas decisiones en lo que se refiere a sus big men parecieron algo raras, pero con su equipo en las Finales (recordémoslo, superando ampliamente a Boston y Chicago) cualquiera las cuestiona ahora.

Derrick Rose: Vaso medio lleno, vaso medio vacío. Según se mire. Cierto es que, probablemente, Rose se vio forzado a tomar decisiones equivocadas al menos en la mitad de las ocasiones en las que lo hizo. Pero anotar tan solo el 35% de sus tiros y perder 19 balones en cuatro partidos duele, y duele mucho. Así como fallar tiros libres decisivos en los Game 4 & 5, lo cual no es culpa de nadie, sino solo suya. De hecho, se ha responsabilizado del desastre de este último Game 5, y está bien que lo haya hecho. Sin duda que ser el jugador que tiene que hacer la jugada en cada ataque de los es tener mucha presión a sus espaldas; pero en los momentos donde solo se trataba de ser el jugador que él es, ha acabado haciendo grandes las acciones defensivas de otros. Lo ha intentado, es joven y aprenderá de ésta. Simplemente, no ha sido ésta su serie.

: Deng ha hecho un enorme trabajo añadiendo puntos para Chicago tras la larga sombra de D-Rose. Más de 17 puntos por partido, con buenos porcentajes y participación activa en alguno de los grandes momentos de la serie son un muy currículo. Su defensa sobre James, además, ha sido lo suficientemente buena, dado el jugador que tenía enfrente. Es posible que se escriba que su rendimiento debería haber sido incluso mejor, pero solo será porque los Bulls han quedado eliminado. Pensémoslo al revés, ¿hubieran firmado los fans de Chicago antes de la serie que Deng promediara más de 17 puntos y 7 rebotes por partido?. Quien responda que no, miente.

Carlos Boozer: En dos partidos (el tercero y el cuarto), C-Booz estuvo muy bien (23 puntos y 14 rebotes de media en ellos), pero solo a un lado de la pista. Sus porcentajes totales en la serie (14.4 puntos y 10.2 rebotes) indican, sin embargo, que en los otros tres su rendimiento no fue malo, sino lo siguiente. Por no mencionar su desastroso Game 5 o su inexistente defensa en el pick & roll del rival en toda la eliminatoria.

: Cuesta culpar a Thibodeau de la falta de eficiencia ofensiva de sus Bulls, pues es la forma como Chicago ha registrado el mejor balance de los 30 equipos NBA en temporada regular. Siempre han confiado en su defensa, en rebotear mucho y bien, y en que la sola presencia de Rose en ataque les diera lo suficiente como para ganar partidos. Pero esperar que en estas Finales de la Conferencia Este se convirtieran de la noche a la mañana en un equipo ofensivo, simplemente carecía de toda razón. Considerando que la identidad de los Bulls siempre ha estado en la defensa y no en el ataque, responsabilizar solo a Thibs del 1-4 final sería del todo injusto.

Otros: Tiros libres fallados, faltas personales innecesarias, pérdidas de balón absurdas, tiros demasiado forzados… todo junto, puede que sea lo que ha hecho que los Bulls malgastaran muy buenas rentas en los marcadores de los Game 4 & 5, lo que les ha llevado a decir también adiós a la temporada. Muchos hablarán a partir de hoy de la juventud e inexperiencia como motivo principal de los hechos arriba relatados, como sucede ya con los Thunder. Pero en este deporte se trata simplemente de seguir jugando. El baloncesto es solo baloncesto, no importa la situación ni la presión que en cada momento haya. Los Bulls simplemente se han fracturado en el peor momento posible.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.