La ilusión se ha instalado en Memphis con sus Grizzlies

Memphis Grizzlies: eliminados, pero convencidos

Ahora todavía duele, eso seguro. Pero los Memphis van a tomarse su sorprendente recorrido en estos Playoffs como la sólida primera piedra de un edificio robusto que esperan seguir construyendo en los próximos años.

De hecho, Memphis ha ido más lejos en post-temporada que cualquier otro octavo clasificado de la Conferencia Oeste haya conseguido jamás. Y lo han hecho sin , otrora jugador-franquicia y segundo máximo anotador esta misma temporada. Puede pensarse, y en realidad ya se argumenta, que quizá la vuelta de Gay al equipo rompa el equilibrio y la sintonía que éste ha demostrado durante su ausencia, pero, ¿no sería más lógico pensar en cómo un jugador de la talla de Gay puede aportar nuevos inputs que hagan de los Grizzlies un equipo todavía más fuerte?.

Gracias a estos Playoffs, Memphis Grizzlies borra para siempre del recuerdo común el ser un equipo que jamás había conseguido una victoria en post-temporada (fueron barridos en 2004, 2005 y 2006). No en vano, no bastó con eliminar por sorpresa a los primeros clasificados de su conferencia (Spurs) en primera ronda, sino que llevaron a Oklahoma City hasta el límite de tener que superarles en el séptimo y último partido de la serie.

, recientemente distinguido como el primer jugador de la franquicia de Tennessee en ser incluido en un All-NBA team (concretamente, en el tercero), ha hablado sobre la pista: más de 30 puntos y 10 rebotes en cuatro partidos de estos Playoffs, y siempre anotando canastas en los momentos más calientes. Pero una vez eliminado, también ha hablado fuera de ella, e incluso mejor: “acabamos de poner los cimientos del futuro de la franquicia. Debemos empezar a construir en base a esto que hemos hecho, entendiendo a partir de ahora que podemos ganar a cualquiera”.

Y es que, honestamente, los Grizzlies han estado a una sola derrota (sí, la del Game 4 contra los Thunder, la ya histórica de las tres prórrogas) de las Finales del Western. Algo que absolutamente nadie hubiera dado por cierto tanto en Octubre, como en Abril.

Rudy Gay anotaba 19,8 puntos por partido de media hasta que se lesionó de gravedad su hombro izquierdo el pasado 15 de febrero. Lo que tiene Gay además de una innata capacidad para anotar, es un tiro exterior lo suficientemente fiable como para descargar de presión ofensiva a Randolph y , el dúo responsable de que con 51,5 puntos en la pintura por partido, Memphis lidere la NBA en ese aspecto del juego. Gay es, además, el cuarto jugador en la historia de la franquicia en cuanto a triples anotados se refiere, con lo que hubiera venido muy bien su precisión ante, ni más ni menos, que Kevin Durant.

Gay es parte importante del joven conjunto de talentosos jugadores que tanto el propietario de los Grizzlies, Michael Heisley, como su GM, Chris Wallace, han puesto a la disposición del revalorado coach, . El alero firmó un suculento contrato multianual el pasado mes de julio; selló una extensión de su contrato con los Grizzlies a razón de cinco temporadas y 40M$ en noviembre; y Zach Randolph amplió su vínculo contractual (por cuatro años más) con Memphis tan solo dos días después de eliminar a San Antonio en primera ronda.

En esa última negociación, los Grizzlies prometieron a Z-Bo que renovarían a Marc Gasol, que será agente libre restringido este verano. Los 15 puntos y 11,2 rebotes por partido de Marc en estos Playoffs no solo son números significativamente mejores que en regular season. También son un dulce atractivo para sus ya muchos pretendientes en la Liga. Memphis tendrá la opción siempre de igualar el contrato que cualquier otra franquicia le ofrezca a Gasol. Convertir la posibilidad en un deber será quizá el primer movimiento de reafirmación de lo que pretende ser un equipo que aspire a todo desde el próximo año.

Aunque , pieza clave desde su llegada en el trade deadline de Febrero, será un jugador costoso de mantener este verano, , y no solo tienen contratos en vigor, sino un amplio margen de mejora en su juego. A OJ Mayo, un jugador que juega para los Grizzlies tan solo porque su petición de traspaso en Febrero llegó minutos tarde a la Liga, todavía le queda un año de contrato, mientras que a Tony Allen le restan dos.

La obtención este verano de un mejor base suplente así como de más ayuda exterior serán objetivos a cumplir a la hora de reforzar el núcleo duro del equipo. Pero habrá uno de todavía mayor: cumplir con las nuevas y grandes expectativas que ahora se focalizarán sobre Memphis Grizzlies. La temporada que viene todos esperaremos de Memphis algo que hace un año ni nos planteamos, y que será mayor que lo que hemos visto en esta excelente campaña. Así funcionan las cosas y, además, habrá muchos nuevos ojos centrados en lo que hagan los de Lionel Hollins.

Aunque el FedEx Forum solo se llenó en cuatro partidos de la regular season, no ha habido encuentro allí en estos Playoffs en los que se pudiera obtener una entrada antes del inicio del mismo. Sold Out tras Sold Out. Dicen algunas crónicas que algo más de 1.200 seguidores fueron a recibirles al aeropuerto tras la derrota en el Game 7 en Oklahoma City, algo nada usual en Estados Unidos.

Orgullo y presión. Uno define el sentimiento generalizado del equipo y la organización por lo conseguido esta temporada. El otro, entra por la puerta grande en escena a partir de ahora en la franquicia de Memphis. Saber mantener el primero así como aprender a sobrellevar el segundo, será clave para hacer de esta reciente derrota, la más dulce de las victorias.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.