Lo mejor y peor del All-Star 2016

Los destacados

: El All-Star es el escaparate perfecto para todo el que acude pero también puede convertirse en la tumba de muchos de ellos ya que su marca se expone al mundo entero. La nueva estrella de New York Knicks no se amedrentó ante su primera experiencia y fue la estrella del partido del viernes, anotando triples, taponando, haciendo mates y jugando con un punto más de energía que el resto, algo que no es difícil por otra parte. El letón acabó con 30 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias y se quedó a un solo punto del MVP que se llevó LaVine. Evidentemente se habría llevado el trofeo si su equipo hubiese ganado, pero el combinado del resto del mundo sucumbió finalmente. Maravilloso presente y espectacular futuro el que se le presenta con una imagen mucho más valiosa tras lo que hizo.

: Mejor jugador del partido del viernes con 30 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias que no hacen sino demostrar que LaVine es un escolta anotador y no un base. Seguramente no fue el mejor del partido pero sigue dejando ver que tiene puntos de sobra en las manos y calidad a raudales, y que se adapta perfectamente a este tipo de partidos sin defensa y con transiciones rápidas.

Además revalidó su título como ganador del concurso de mates la noche del sábado batiendo a en uno de los mejores concursos que se recuerdan. Lo cierto es que su victoria fue dudosa y quizás debió quedar segundo, además de que se le vio demasiado sobrado y confiado y que parece que no se preparó mucho los mates ya que pensaba que iba a ganar con poco esfuerzo, pero no hay que quitarle mérito al que es el mejor matador de la NBA y ya uno de los mejores de la historia. En años venideros todos querrán ver este duelo de nuevo pero es difícil porque ambos gastaron casi todas sus balas.

Aaron Gordon: Vencedor moral del concurso de mates y uno de los ganadores de todo el fin de semana, curiosamente sin llevarse ningún trofeo. Posiblemente sea el jugador que más ha elevado su imagen de cara al mundo. Muchos ya conocían su calidad en los mates de su época universitaria pero para muchos era un desconocido en estos lares. Nos dejó un enfrentamiento para el recuerdo con el escolta de Minnesota y uno de los mejores mates de todos los tiempos. Su único handicap fue quedarse sin ideas y no saber muy bien qué hacer en el último intento, donde perdió el concurso. Ojalá vuelva el año próximo y de guerra pero necesita ideas nuevas para volver a sorprender.

: Discreta actuación en el partido de las estrellas pero genial concurso de triples ganando en la final a Stephen Curry, actual campeón y al novato Devin Booker. Se corona como el mejor triplista de la NBA y posiblemente como el mejor tirador puro de toda la liga y lo demostró con 27 puntos en la final. Será el gran favorito el año que viene y más ante la posible baja de Stephen Curry, que quizás no vuelva a participar.

: Su último All-Star y posiblemente el que menos olvidará Kobe. La NBA es experta en homenajear a la gente que lo merece y esta vez se lo han rendido a él de una forma maravillosa y muy merecida. Todo el fin de semana ha estado centrado en él y en su adiós. Todas las condiciones se unieron para su felicidad con Pau Gasol a su lado y Gregg Popovich, una de sus debilidades en el banquillo, el cual tuvo un gesto genial retirando del campo a Bryant cuando faltaba poco más de un minuto para finalizar el choque y donde todo el pabellón se puso en pie. Su partido fue discreto evidenciando su decadencia en el juego pero solo podemos decir gracias y hasta siempre.

: Nunca antes un jugador de manera individual había ganado el MVP del partido de las estrellas dos años seguidos hasta este año. El base de Oklahoma volvió a conseguir el galardón aprovechando que el mejor jugador del partido, , estaba en el equipo perdedor. Westbrook acabó con 31 puntos, 8 rebotes 5 asistencias y 5 robos con 7 triples anotados. Su imagen sigue creciendo y vuelve a demostrar que es el jugador perfecto para este tipo de partidos por su potencia, su velocidad y su dinamismo, además de no importarle en absoluto tirarse más de 20 tiros. No hay que descartar que vuelva a revalidarlo en el futuro.

Paul George: El mejor jugador del partido del domingo y toda una sorpresa al no esperarse que fuese él ya que llegaba un poco justo de forma. 41 puntos y 5 rebotes del jugador franquicia de Indiana Pacers además de 9 triples anotados, récord en un partido de las estrellas superando los 8 que anotó Carmelo Anthony el año pasado. Ademas se quedó a un sólo punto de igualar a Wilt Chamberlain con la mejor marca anotadora en un All-Star, dejando una imagen curiosa en el último minuto del partido, ya que George se desmarcaba para conseguir otra canasta, y Popovich mandó a dos jugadores a su marca para evitar que anotase. Claro MVP del partido que perdió el galardón al sucumbir el este en el resultado final.

Las decepciones

: Penosa imagen del base de los Celtics en el partido de jugadores jóvenes. Partía como titular en el equipo de EE.UU. y como el único jugador de su combinado que estaba en puestos de Playoffs. Quizás eso le pasó factura al no querer forzar y evitar así lesiones, o puede que su perfil de jugador de corte defensivo no se acople para nada a este partido sin defensa, pero su triste tarjeta de 3 puntos en 22 minutos con 1 de 8 en tiros es para pensarse si debía haber acudido o no, además de devaluar un poco más su imagen, ya de por si dudosa.

: Un año más se demuestra que para competir en el concurso de triples debes ser un tirador, no un jugador quee tiene buenos porcentajes desde el triple. Es indudable que el alero de Milwaukee Bucks es buen jugador y puede anotar sin problemas desde siete metros pero volvió a evidenciar que no es el mejor para este tipo de concurso. Se quedó con 13 puntos en la primera ronda y redujo a eso su participación en el fin de semana. Seguramente si le plantean ir en años venideros, rechace la propuesta.

: A pesar de que limpió un poco su imagen en el partido de las estrellas con 16 puntos y 13 rebotes, su participación en el concurso de mates fue poco más que irrisoria. No es el primer año que la NBA comete el error de invitar a un center a concursar. Cuando sale la noticia todo el mundo se echa las manos a la cabeza creyendo que es un error. El día del concurso las esperanzas renacen esperando una sorpresa pero la realidad vuelve de golpe evidenciando que es una mala decisión. Este año Drummond fue el peor parado con dos mates malos en primera ronda y convertirse con Barton en espectadores de lujo del verdadero concurso. Si quieres sorprender a la gente y cambiar su opinión no puedes tener sólo un buen mate preparado, que además no salió, y dejar el segundo en las manos de Steve Nash, que es muy bueno con los pies, pero no concursa.

: El jugador de los Nuggets se convirtió en la otra gran decepción. Es cierto que LaVine y Gordon eran superiores, pero en el año 2000 Vince Carter y Tracy McGrady dieron mucho espectáculo, con Steve Francis dando guerra también. Barton no puedo convertirse en el tercer bastión y defraudó con dos mates discretos y numerosos errores. Una pena para un jugador que es una de las sorpresas agradables de la temporada y que tenía la oportunidad de relanzar su imagen ante el mundo.

: Tercer All-Star para el jugador de Atlanta Hawks, muy merecido como los anteriores aunque haya opiniones que digan lo contrario pero tercera vez que defrauda y pasa sin pena ni gloria por el partido de las estrellas, dejando claro que no es una de las máximas figuras de la liga. Tiene un estilo de juego lento y además tiene poca velocidad en las transiciones, sumando a ello que no se siente muy motivado por jugar este tipo de choques. Todo ello hace que sea el jugador al que peor le va este juego y volvió a evidenciarlo este año con 3 puntos y 1 de 6 en tiros en 19 minutos. Sentimientos contrapuestos al merecer estar pero seguramente pocos espectadores quieran verle allí.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!