D-League: Quinn Cook, el MVP sin sitio en la NBA

En Nueva Orleans, en mitad de la vorágine propia de un de la NBA, siempre hay sitio para pequeñas historias. Una de ellas bien podría ser la de (Washington D.C., 1993), base de los Canton Charge, el equipo afiliado de los Cavaliers en la . Es sábado 18 de febrero y Cook sonríe a los fotógrafos, a la televisión, mientras sostiene un premio que le acredita como el MVP del de la D-League.

El Este ha vencido al Oeste por 105-100 y Cook ha sido clave en esa victoria, con 18 puntos, 12 asistencias y 7 rebotes. El base, campeón de la NCAA con Duke en 2015, sí se ha ganado esta vez de primeras su presencia en el duelo donde, teóricamente, juegan los mejores de la D-League. En 2016 también vivió esa realidad, pero no entró directamente, sino como sustituto del lesionado DeAndre Liggins.

Ahora, en Nueva Orleans, es parte capital del cuadro del Este merced a un curso 2016/17 de altísimas prestaciones. Antes del parón del propio All-Star, Cook es segundo en la lista de anotadores de la D-League (26,0) y quinto en la de asistencias (6,8). Los Canton Charge,  con 19-15, luchan por las caras plazas de playoffs de la Conferencia Este.

No es por tanto una mala situación para el base formado en Duke, un mito en los Blue Devils, que se siente como en casa en Canton, donde ha desarrollado toda su carrera deportiva. Cook no ha jugado partido oficial profesional con otro equipo que no hayan sido los Charge ni ha vivido en otra competición que no haya sido la D-League. Aquí, precisamente, fue Novato del Año 2016. Ahora, a esos galardones, le suma el de MVP del All-Star, cuyo rey vigente hasta Nueva Orleans era Jimmer Fredette, quien lo obtuvo en 2016 en Toronto.

Y sin embargo…

Pero a las franquicias de la NBA nada de esto les llama la atención en exceso. Se supone que el mejor de la D-League, una competición pensada para el desarrollo y la proyección de jugadores hacia cotas mayores, tendría que acabar tarde o temprano en uno de los treinta equipos de la Liga. Y sin embargo…

“Algunos chicos no quieren tener el compromiso de defender. Los chicos que no están en la NBA no se pueden permitir no tener ese compromiso, porque puede ser la tarjeta de presentación que haga que les llamen. Anotar 25-30 puntos por partido no ha ayudado todavía a Cook o Vander Blue a saltar a la NBA”.

Palabras de Jerry Stackhouse, exjugador de la NBA, entrenador de los Raptors 905 y que dirigió en el All-Star a Cook. Le conmina a que defienda, a que se esfuerce atrás, porque anotadores compulsivos hay muchos, pero la diferencia la marcan otros aspectos. Sin defensa no hay NBA.

Cavaliers, Pelicans y Ligas de Verano

Cook es joven, cumplirá 24 años este marzo, por lo que está a tiempo de seguir apurando posibilidades de NBA, sin volverse loco, sin necesidad, todavía, de dar un giro radical. Si su apuesta es subir a una de las 30 franquicias, proseguirá con la hoja de ruta diseñada desde junio de 2015. Entonces, y tras no ser elegido en el Draft, se puso el mono de trabajo de los Cavaliers y de los Thunder para servir en las Ligas de Verano. Algo bueno tuvo que hacer para que la propia franquicia de Cleveland le firmara un contrato con vistas a la pretemporada. No fue más allá del training camp y tampoco lo logró un año después con los Pelicans.

Nueva Orleans, a diferencia de ahora, sí puso sobre la mesa malas noticias para él antes del comienzo del curso 2016/17. A pesar de llegar a los 20 puntos y 8 asistencias en un duelo de pretemporada frente a los Rockets y  de que muchos le daban sitio en la plantilla de los Pelicans, por los problemas personales y familiares de Jrue Holiday, no se ganó un puesto para la campaña 2016/17.

Cook, que repitió experiencia veraniega en Las Vegas 2016, con el equipo de la D-League, sigue edificando su camino, mientras cada vez más gente se pregunta qué pasa con él, por qué no tiene ni siquiera la ocasión de merodear la gloria con algún contrato de 10 días.

“Trato de ser yo mismo, busco seguir siendo un líder, hacer grandes números, buscar tiros abiertos”, declaraba un exultante Cook nada más abrazar su MVP del All-Star.

“Cada viaje, cada historia, es diferente. Una vez que tienes la oportunidad, debes aprovecharla al máximo. No sé por qué todavía no he llegado a la NBA. Si lo supiera, estaría allí”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Shabazz Muhammad, ¿el reserva que necesita Washington?

Joakim Noah seguirá de baja; Willy, titular ante Cleveland

Siguiente