Donovan Mitchell y las llaves de los Jazz


Donovan Mitchell y los Jazz han confirmado su compromiso a largo plazo con una renovación por el máximo dentro de la escala de novatos. El nuevo contrato recoge una duración de cinco temporadas –que comenzará a ser efectivo durante la temporada 2021-22– y una cantidad de 163 millones que puede incrementarse hasta los 195 millones si se cumplen ciertas condiciones.

Para que se active este super-máximo, el escolta tendrá que ser incluido en alguno de los mejores quintetos de la temporada durante la vigencia del contrato. Si extrapola a este su versión de los playoffs, este plus será pan comido.

Más allá de las cuantiosas bolsas de dinero que inundarán su cuenta corriente particular, este acuerdo presenta una cantidad de consideraciones que hay que tener en cuenta pues marcarán el devenir a corto y medio plazo de la franquicia de Salt Lake City.

Un ‘problema’ menos

La renovación de Mitchell permitirá a los Jazz centrar su atención en Rudy Gobert y su extensión de contrato. Ambas partes han mantenido conversaciones y los Jazz le han trasladado al internacional francés el deseo de contar con él a largo plazo. La relación de Mitchell y Gobert ha mejorado significativamente desde aquel episodio en marzo y la burbuja de Orlando sirvió como punto de inflexión.

Los Jazz confían en que las dos estrellas puedan prosperar juntas a largo plazo para seguir, así, construyendo alrededor de ambos durante el próximo lustro.

En cuanto a Gobert, Dennis Lindsey y Justin Zanik no están preocupados por la duración del nuevo acuerdo. El pívot tiene 28 años y se encuentra en su prime, por lo que los directivos creen que este contrato coincidirá con la mejor versión del pívot. Ahora, solo queda por ver si ambas partes alcanzan un acuerdo, así como los términos del mismo.

Jugador franquicia y… ¿base titular?

La evolución natural de Donovan Mitchell alcanzará su clímax muy pronto. Los Jazz ven en su máxima estrella a su base titular cuando Mike Conley finalice su último año de contrato. Él mismo ha repetido en distintas ocasiones que está trabajando muy duro para asumir el rol de director de orquesta e involucrar lo máximo posible a sus compañeros.

Es muy posible que en numerosos tramos de la temporada 2020-21 veamos a este nuevo Mitchell, aunque esta empezará con Conley como el base titular. Pero la construcción de esta nueva tendencia irrumpirá a partir del 22 de diciembre. Un Mitchell mucho más dinámico y organizador, al que habrá que rodear de aleros defensivos que la sepan enchufar, pero que también sepan jugar desde el bote. Hablamos de una versión mormona de James Harden pero sin barba y con menor apuesta por el triple.

Mitchell se ha ganado por mérito propio el ser considerado una de las grandes estrellas emergentes de la NBA desde que fuera adquirido en la noche del draft de 2017. Los novatos no suelen despertar especial interés en Quin Snyder pero el de Nueva York conquistó al técnico desde el primer momento. Desde entonces se ha ganado el cariño de la afición, su serie de primera ronda ante los Nuggets de Jamal Murray maravilló a toda la liga y se ha erigido como el rostro de la franquicia.

Fuera de la cancha, además, es todo un líder y su voz ha sido de las que más fuerte ha sonado dentro del movimiento Black Lives Matter en la NBA.

Años cruciales

Los próximos cuatro años se presentan como un periodo crítico y decisivo en el devenir de los Jazz.

Todo lo realizado en Salt Lake City durante la agencia libre y lo que se llevará a cabo a partir de ahora tendrá como referencia el nuevo contrato de Donovan Mitchell. Su próximo acuerdo lo firmará como agente libre sin restricciones, lo que supone una amenaza si el rumbo del proyecto no está cercano al éxito. Y no serán pocas las franquicias que llamarán a su puerta en ese caso.

En los despachos de Utah lo saben y ya esta temporada confían en competir. Han mantenido la columna vertebral del equipo, han cerrado la incorporación de un viejo conocido como Derrick Favors y las decisiones durante la noche del draft apuntan a reforzar en un futuro las posiciones más necesitadas.

Mitchell será el principal catalizador del juego, Gobert aglomerará todo el peso defensivo y actores secundarios como Bogdan Bogdanovic, Joe Ingles, Jordan Clarkson o Royce O’Neale aportarán su granito de arena a la estructura general del equipo.

Los Jazz esperan que Donovan extrapole su monumental juego de la burbuja a esta temporada mediante dos grandes alicientes: esos 32 millones que separan el máximo de un super-máximo y aspirar a cotas más altas que una primera ronda en una Conferencia Oeste cada vez más competitiva.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.