Draft NBA 2020: ¿quiénes son los jugadores más importantes?


La pandemia global por el COVID-19 nos ha dejado un Draft NBA 2020 muy poco usual, y que por estas causas excepcionales ha sido pospuesto hasta este mes de noviembre, casi a la par con el inicio de la temporada universitaria de baloncesto.

Prácticamente todos los expertos coinciden en que este Draft NBA 2020 no tiene el talento ni la fuerza de ediciones anteriores. Y no les falta razón. No es un draft donde vayamos a encontrar al próximo Zion Williamson, al nuevo Luka Doncic ni a jugadores jóvenes con el potencial de un Jayson Tatum. Pero es un draft con chicos interesantes, con jugadores que tienen mimbres para llegar a ser importantes en la Liga, y que al ser un draft tan abierto podemos encontrar mil y una sorpresa y posibles robos.

Desconozco si puede llegar a ser un draft de jugadores con múltiples presencias en el All-Star Game, pero pienso que la particularidad más interesante de este es que podemos encontrar a jugadores de perfiles muy diferentes que pueden llegar a ser muy útiles a prácticamente cualquier franquicia NBA. No sé si futuras estrellas de la liga, pero sí muy buenos segundas o terceras espadas, jugadores de rol específico o jugadores importantes en la rotación de las franquicias.

Si miramos un poco más allá de lo que nos han vendido desde Estados Unidos —«uno de los peores draft de los últimos veinte años», llegué a leer en algún artículo— podemos encontrar a una generación de jugadores listos para aportar en el siguiente nivel, y que por seguro estarán con ganas de demostrar que son jugadores muy válidos para cualquier franquicia NBA.

La lotería

El pasado 20 de agosto tuvo lugar el ya tradicional evento de la lotería del Draft NBA, y que por motivos de salud se realizó de manera telemática junto a los 14 representantes de las franquicias NBA implicadas en el sorteo.

Golden State Warriors, Minnesota Timberwolves y Cleveland Cavaliers partían como los grandes favoritos para alzarse con el tan preciado pick número 1 del Draft NBA, todos con un 14% de probabilidades, siendo la franquicia de Minneapolis representada por su jugador D’Angelo Russell los que finalmente acabaron llevándose el gato al agua. Los Warriors lograron mantener su pick número 2, pero los Cavaliers no tuvieron tanta fortuna como ellos y acabaron cediendo algunas posiciones hasta elegir definitivamente con el 5.

Entre medias se han colocado los otros dos grandes vencedores del sorteo junto con los Timberwolves. Los Charlotte Hornets dieron la sorpresa ascendiendo hasta el número 3, ya que partían con el octavo peor registro de probabilidades, mientras que los renovados Chicago Bulls tendrán el honor de elegir en el número 4 después de partir desde el séptimo puesto antes del sorteo.

Pocos cambios en el resto de elecciones de lotería, que han quedado designadas finalmente del siguiente modo:

  1. Minnesota Timberwolves
  2. Golden State Warriors
  3. Charlotte Hornets
  4. Chicago Bulls
  5. Cleveland Cavaliers
  6. Atlanta Hawks
  7. Detroit Pistons
  8. New York Knicks
  9. Washington Wizards
  10. Phoenix Suns
  11. San Antonio Spurs
  12. Sacramento Kings
  13. New Orleans Pelicans
  14. Boston Celtics (via Memphis Grizzlies)

Los candidatos al primer puesto

Como dije anteriormente, nos encontramos ante un Draft NBA muy abierto y con múltiples opciones de elección en las posiciones altas de lotería, y eso incluye el primer puesto del draft. Incluso, se ha hablado mucho de que podría estar incluido en alguna propuesta de traspaso, así que podemos esperarnos casi cualquier cosa.

Tres grandes nombres son los favoritos para ser número 1 del Draft NBA 2020:

Anthony Edwards (SG – Georgia). El favorito para muchos en las quinielas. Pese a su juventud, es uno de los jugadores más hechos a nivel NBA y que podría aportar desde el primer momento en la franquicia que decida contar con sus servicios. Es sobre todo un escolta capaz de aportar ofensivamente a todos los niveles, agresivo con el balón en sus manos y físicamente muy hecho para pelear frente a otros exteriores NBA. Quizás la parte táctica y técnica es la que menos domina, pero por seguro tendrá tiempo suficiente para evolucionar en esos campos.

James Wiseman (C – Memphis). Junto a Edwards es el otro gran favorito para ocupar el trono de este Draft NBA 2020. Sí que es verdad que Wiseman cuenta con un hándicap que juega mucho en su contra: únicamente jugó tres partidos en la NCAA con Memphis antes de que decidiese dejar la universidad, por lo que tampoco se le pudo ojear lo suficiente. Eso sí, ha dejado muestras de ser un pívot poco usual, un chico de 2,16 metros que se mueve en la pista con una agilidad increíble, que puede correr la pista sin problemas, con un físico imponente que ha seguido trabajando en verano y con mucho potencial tanto en el lado ofensivo como defensivo del juego. ¿Valdrá la pena arriesgarse?

LaMelo Ball (PG – Illawarra Hawks). Creo que a estas alturas sobran las presentaciones con el pequeño de los Ball. Desde la irrupción en sociedad de su hermano Lonzo le hemos seguido la pista por High School, en Lituania y más recientemente en Australia, con su siempre inquietante padre LaVar como mayor estandarte. Parece que su valor ha caído en estas últimas semanas, pero dispone de muchos adeptos que le consideran también como favorito para pugnar por ese pick 1, un base de 203 centímetros que juega a ritmos de juego altos, muy versátil y de gran control de balón, pero al que siempre se le ha achacado una mala cabeza para el tiro y un físico poco moldeado.

Los favoritos a ser top-10

Deni Avdija (SF – Maccabi Tel-Aviv). El alero israelí ha ido evolucionando notablemente con el paso de los meses hasta ser uno de los favoritos en las quinielas de este Draft NBA. Puede ser catalogado como un verdadero ‘point-forward’ gracias a su capacidad en el manejo de balón y su versatilidad posicional, siendo un magnífico finalizador, y ha llamado la atención de varias de las franquicias ubicadas en los 5 primeros puestos. La defensa, profundizar en su tiro y su evolución física deben de ser los aspectos en los que seguir trabajando. Y también hacer olvidar a la gente esas absurdas comparaciones con Luka Doncic.

Killian Hayes (PG – Ratiopharm Ulm). Junto al propio Avdija son los dos grandes prospects europeos a seguir en este Draft NBA 2020. Es uno de los jugadores más jóvenes de esta generación de draft, y ha despertado gran interés entre los analistas hasta el punto de que algún Mock de draft lo sitúa incluso como presumible primer puesto. Base francés de buen control de balón y un gran distribuidor, ofreciendo mucha seguridad con el balón en sus manos. Sus casi dos metros de altura le proporcionan cierta base a nivel defensivo, aunque es en ataque donde muestra un mayor número de virtudes. Si termina de evolucionar físicamente y se termina de acoplar bien a la competición, hay base para rato en la NBA.

Onyeka Okongwu (PF/C – USC). Empezó a ser conocido hace unos años por ser la pareja de baile de LaMelo Ball en Chino Hills, y desde entonces su evolución ha sido meteórica. Interior de origen nigeriano, es junto a Wiseman la otra gran baza interior de este Draft NBA 2020 en los primeros puestos, un jugador potente físicamente, de gran control de su cuerpo, fantástico al pick-and-roll y de grandes fundamentos defensivos. Su altura le limita un poco para ser pívot (209 centímetros), pero tiene talento y agresividad en la pista a raudales. En su único año en USC confirmó su potencial.

Obi Toppin (PF – Dayton). Toppin ha sido una de las grandes sensaciones de la última temporada universitaria, obteniendo gran parte de los galardones universitarios. Entre ellos, el A-10 Player of the Year y el National Player of the Year, venciendo en la contienda a Luka Garza. Ya de cara a su futuro NBA los analistas presentan algunas dudas más por su edad (22 años) y porque a nivel posicional no queda claro dónde jugará. En cualquier caso, es un jugador que se ha ganado el cariño del público por su fuerza y garra en la pista, por su poderío físico y por sus acciones espectaculares cerca del aro. Su versatilidad puede llevarle muy lejos en la competición.

Tyrese Haliburton (PG – Iowa State). Internacional en categorías inferiores con la selección norteamericana, Haliburton puede ser -quizás- el base más completo de este Draft NBA 2020. Dispone de unas condiciones físicas idóneas para un base NBA con sus casi dos metros de altura y una envergadura de brazos tremenda, al que hay que unirle una visión de juego espectacular, un juego al pick-and-roll de los mejores de esta generación y con un gran potencial ofensivo y defensivo. Físicamente es donde más podría sufrir en sus primeros años en la NBA, y si termina de ganar más consistencia en su tiro exterior podemos hablar de uno de los grandes nombres de esta generación.

Isaac Okoro (SF – Auburn). Si con Haliburton teníamos —probablemente— mejor base de esta camada, con Okoro podríamos ampliar un poco más el espectro y encontrarnos con el jugador exterior más completo de este Draft NBA 2020. Es verdad que no ha atraído tantos focos como otros freshmen de su generación, pero a lo poco que le veas en acción te das cuenta de que estamos ante un jugador capaz de aportar en prácticamente todas las facetas del juego en la pista, y en muy pocas de ellas se desenvuelve mal. Si a ello le añadimos un potencial y un techo muy altos, una gran ética de trabajo y que todavía tiene 19 añitos, Okoro es una de las grandes perlas de este Draft NBA 2020 por el que las franquicias se acabarán peleando.

Devin Vassell (SG/SF – Florida State). Su valor ha crecido como la espuma desde que terminó la temporada universitaria, siendo un jugador que inicialmente contaba para ser de mediados-finales de primera ronda y ahora prácticamente ningún Mock de draft lo sitúa fuera de posiciones de lotería. En su segundo año en Florida State destapó realmente su potencial NBA, siendo un jugador que destaca por su inmenso trabajo en la pista, como finalizador tanto desde cerca del aro como atacando desde larga distancia y por su polivalencia. Pero donde más interés despierta Vassell es especialmente en el lado defensivo, donde se ha desmarcado como uno de los más notables de este Draft NBA 2020 y es el motivo por el cual muchas franquicias quieren atarlo cuanto antes mejor.

Precious Achiuwa (PF – Memphis). Inicialmente no partía tan favorito en las quinielas por ser uno de los jugadores más destacados de la NCAA por tener en su equipo a James Wiseman, pero la marcha del pívot del equipo le permitió a Achiuwa ser el nuevo líder del equipo de Penny Hardaway, y su juego y su potencial han crecido tanto en los últimos meses como para ser considerado uno de los jugadores más prometedores de este Draft NBA 2020. El nigeriano tiene dos grandes bazas bajo el brazo que le permitirá granjearse un gran futuro en la NBA: una contundencia atlética espectacular y una polivalencia que le permitirá jugar hasta en tres posiciones distintas. Si termina de evolucionar en su tiro y a nivel táctico, tendremos a un jugador sumamente especial.

Posibles elecciones de lotería

Aaron Nesmith (SG – Vanderbilt). Una lesión esta última temporada le apartó de los focos en el momento más importante del año, pero es indudable que la calidad y el talento de Aaron Nesmith pasaran desapercibidos en este draft. El escolta formado a las órdenes de Jerry Stackhouse es quizás la mejor muñeca de este Draft NBA 2020, y es el gran argumento para ser elegido en posiciones altas de este draft, ya que no es una edición en la que abunden los tiradores natos. Este es su gran valor, pero también su gran inconveniente si no trabaja otras facetas, ya que puede acabar siendo un jugador unidimensional.

Saddiq Bey (SF – Villanova). No es algo nuevo que Jay Wright acabe siendo un mentor de lujo a la hora de formar y preparar a jugadores para la NBA, y Saddiq Bey será su última perla que exporte a la mejor liga del mundo. El alero ha evolucionado notablemente en los Mocks de draft con el paso de los meses del mismo modo que lo ha hecho Nesmith, una necesidad entre las franquicias que no ha sido cubierta hasta el momento: el jugador con rol de 3-and-D. Y esto es básicamente lo que ofrece Bey, un jugador de gran versatilidad ofensiva que además es capaz de desempeñar una labor encomiable en defensa y polivalencia en todos los aspectos del juego. Ahora ha subido mucho su stock, pero era un claro robo de draft hasta hace no mucho tiempo.

Kira Lewis Jr. (PG – Alabama). Otro jugador que ha estado en bocas de todos durante estas últimas semanas es el menudo base Kira Lewis Jr., formado en la universidad de Alabama, y que ha recibido interés de varias franquicias ubicadas en la lotería del Draft NBA 2020. Es un base rapidísimo, explosivo, de gran capacidad de creación de juego como de crearse sus propios tiros y aportar notablemente en el apartado ofensivo. Su corta estatura y su falta de capacidad atlética son un hándicap para que no suba más posiciones en este draft, pero el feedback que está recibiendo de las franquicias NBA está siendo muy positivo, por lo que no hay que descartarle entre los primeros 14 puestos.

R.J. Hampton (PG/SG – New Zealand Breakers). Su trayectoria ha sido relativamente similar a la de LaMelo Ball, un base de cinco estrellas de su generación que decidió optar por la vía profesional antes que decidirse a estudiar en la universidad, llevándole hasta Nueva Zelanda. El texano ha dado el salto de nuevo a los Estados Unidos para quedarse, y es que si bien su rango de elección va desde la lotería hasta finales de Primera Ronda es un jugador que solo por potencial de mejora puede salir elegido muy arriba. Es un jugador de buenas condiciones físicas que despunta especialmente en el lado ofensivo del juego, siendo un buen activo en el pick-and-roll y un gran finalizador, aunque tiene mimbres de buen defensor. Si mejora en su tiro, puede ser hasta un posible robo.

Patrick Williams (SF/PF – Florida State). Compañero de Devin Vassell en los Seminoles este último año, no ha traído tanta expectación como su compañero pero los expertos aseguran que puede tener un valor muy alto a menudo que pase el tiempo, por lo que no se le descarta para ser una elección de lotería. Se mueve a caballo entre las posiciones de 3 y 4 gracias a sus buenas condiciones físicas, y sin ser un especialista en una categoría determinada puede ayudar en múltiples facetas sobre la pista. Su gran inconveniente es que es un jugador todavía por hacer que no ha demostrado en la universidad de todo lo que es capaz. Sin duda uno de los grandes candidatos a ser ‘boom-or-bust’ de este Draft NBA 2020.

¿’Robos’ del Draft NBA 2020?

Cole Anthony (PG – North Carolina). Quizás el gran exponente como ‘robo’ de este Draft NBA 2020 sea el joven Cole Anthony, un jugador que solo por talento merece ser top 5 o top 10 de esta generación, pero que ha caído de manera notable en los Mocks hasta que hoy en día se le ve rozando finales de primera ronda. Una lesión durante buena parte de la temporada universitaria unida a una adaptación cuestionable a la NBA que pronostican los expertos le hacen un candidato perfecto para liderar este apartado.

Vernon Carey Jr. (C – Duke). El pívot formado en la universidad de Duke fue uno de los grandes protagonistas de la temporada de los de Durham este último año, pero las exigencias físicas a la que la NBA somete a los grandes interiores de la competición unido a la facilidad con la que Carey tiende a coger peso le han hecho caer en las previsiones. Eso sí, su versatilidad y movilidad para ser interior es de primer nivel.

Jaden McDaniels. (SF – Washington). Al igual que Cole Anthony fue considerado como un top 5 del draft de esta generación, pero el hype generado y su irregular temporada con los Huskies le ha hecho caer puestos sin parar, hasta el punto de que más de un Mock lo sitúa ya en segunda ronda. Bien es cierto que sus continuas comparaciones con Kevin Durant no le han favorecido nada, pero es un jugador que por condiciones, potencial y talento nato puede salir mucho más arriba de donde se le pronostica actualmente.

Nico Mannion. (PG – Arizona). El hijo de Pace Mannion es otro de los jugadores de gran talento que han caído muchas posiciones en los Mocks, y en este caso sin razón aparente más allá de la evolución de otros jugadores. Es un base de la vieja escuela, de los que les gusta dirigir, asistir y organizar y que no desentona en el plano ofensivo, pero su poco favorecedora capacidad atlética y su poca incidencia defensiva le han hecho estancarse un poco.

Reggie Perry (PF – Mississippi State). Reconozco que es más una apuesta personal que otra cosa, pero las condiciones de Perry para poder jugar en la NBA son patentes. Sin embargo, no se explica del todo su fuerte caída en los Mocks pese a ser un ala-pívot muy versátil que ha ido poco a poco puliendo su tiro, y que físicamente está a la altura de los mejores jugadores interiores de esta generación. Si acaba siendo seleccionado en segunda ronda tal como se pronostica, puede ser un caramelo muy dulce para la franquicia que lo elija.

El Draft NBA 2020 se celebrará el 18 de noviembre de 2020, madrugada del miércoles al jueves en España.

Bryan García es analista de college basketball y NBA Draft y será firma invitada de nbamaniacs durante el mes de noviembre.

(Fotografía de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.