El Bogdan Bogdanovic que necesitan los Hawks


Dos jugadores en la actual NBA responden al apellido Bogdanovic y el que mejor estado de forma ha demostrado recientemente tiene su hogar en Atlanta.

La temporada de Bogdan Bogdanovic ha sido escrita en tres capítulos muy bien delimitados, cada uno con su propia intrahistoria personal. El alero serbio inició la campaña con muchas ganas pero poco nivel de acierto. Un proceso de adaptación a un nuevo entorno que se vio interrumpido de forma súbita por una fractura de menisco.

Cuando regresó, casi dos meses y 24 partidos más tarde, la situación era completamente distinta. El deterioro interno del vestuario había obligado a Travis Schlenk a tomar medidas drásticas: despido de Lloyd Pierce y posterior ascenso de Nate McMillan al puesto de head coach interino. Una resolución fulminante pero necesaria. Y, finalmente, productiva: desde el cese de Pierce, los Hawks presentan un récord de 16-5 y se sitúan ya en la cuarta posición de la Conferencia Este.

Uno de los jugadores que más se ha beneficiado de este cambio de cromos en el liderazgo del banquillo ha sido Bogdanovic. El alero firmó el pasado domingo su tope de anotación de la temporada tras sumar 32 puntos ante Charlotte Hornets. Tres días después lideraría una nueva victoria, ante Toronto, con 23 tantos. En el último mes, sus guarismos han crecido hasta los 18,6 puntos, con un acierto en triples del 49,1%, 3,8 rebotes y 3,6 asistencias en quince partidos. En los quince anteriores, estos apenas reflejaban unos escuetos 8,5 puntos con un pobre 30,6% en triples.

A estas alturas de la película nadie va a descubrir a uno de los mejores francotiradores de la NBA. Bogdanovic es un tirador muy peligroso, capaz de armar el brazo muy rápido y taladrar el aro con una mecánica de lanzamiento exquisita, aún con un defensor delante. Un seguro de vida en el perímetro que justifica gran parte del contrato que firmó con Atlanta tras aquel escándalo previo con los Bucks: cuatro años y 72 millones de dólares.

Sus virtudes, no obstante, van más allá de su tiro en el catch-and-shoot, donde es el mejor de su equipo con 6,7 puntos por partido y un acierto del 42,7% en tiros de tres puntos. Bogdanovic es un perfil muy móvil sin el balón capaz de aprovechar los bloqueos de sus compañeros para generar espacio. Además, dispone de una buena visión de juego para encontrar a su compañero y se desempeña con garantías desde el pick-and-roll.

Ni mucho menos consume el mismo volumen (20,5%) de posesiones que Trae Young en ese tipo de situaciones (55,2%), pero su efectividad está a la par: 0,97 puntos por posesión con un 43,3% de acierto por los 0,98 puntos y un 42,8% de efectividad del base. Y con un porcentaje mucho menor de pérdidas de balón: 7,7% por el 14,4% de Young.

Una virtud que emana de una buena toma de decisiones y de una productividad máxima en sus posesiones. Porque Bogdanovic acapara el balón en sus manos lo justo y necesario: es sexto en Usage (20%), en pases y en toques de balón por encuentro en Atlanta.

En una reciente entrevista para el medio The Athletic, Bogdanovic elogió el nuevo rumbo tomado por el equipo tras el ascenso de McMillan. El alero destacó la insistencia del técnico en involucrar a todos los jugadores e incidir en la circulación del balón, pero también a la hora de tomar responsabilidades. Un sistema mucho más definido y rígido, aunque colaborativo, que choca frontalmente con la mayor libertad que ofrecía Pierce. Una libertad que, a su vez, se traducía en falta de ideas en los momentos calientes de los encuentros ante la ausencia de pizarra.

Esta mayor concordancia colectiva afecta a Bogdanovic de dos formas directas. Primero, sus propios intentos a canasta. El 87% de sus aciertos con Lloyd Pierce fueron asistidos por sus compañeros. Una cifra que ha caído hasta el 68% actual, fruto de esta mayor relevancia desde el pick-and-roll. Un papel de organizador secundario que cobra todavía más valor cuando no coincide en pista con Trae Young, el principal catalizador de la ofensiva: liberar de responsabilidad y descargar de presión al All-Star. Además, otros generadores como Danilo Gallinari o Lou Williams convierten a los Hawks en una amenaza constante durante todo el encuentro.

Este nuevo escenario abre más vías de actuación en Georgia. McMillan ha sabido dar con la tecla exacta. Hasta las primeras semanas de marzo, Bogdanovic estaba acostumbrado a ser casi un mero espectador a la espera de lo que dictara el mariscal Young. Así, los Hawks mantenían su producción con ambos en pista aunque esta decaía notablemente cuando el base descansaba en el banquillo. Una situación que se ha revertido en las últimas dos semanas: los Hawks han anotado 117 puntos por cada 100 posesiones en un contexto global, 121 con Bogdanovic en cancha y 125,3 en aquellos momentos en los que el serbio no ha coincidido con Trae Young. La muestra es pequeña y muy complicada de prolongar en el tiempo, pero ejemplifica muy bien el paso adelante dado por el alero en la creación y su confianza para diversificar su aportación ofensiva.

No obstante, los Hawks estarán obligados a hacer ajustes. Bogdanovic ha sido el principal referente en los últimos dos partidos ante Charlotte y Toronto, pero en ambos el equipo contaba con las ausencias de Trae Young, Danilo Gallinari, John Collins, De’Andre Hunter, Cam Reddish y Tony Snell. Se espera que todos ellos se vayan reincorporando a lo largo de las próximas semanas, lo que disminuirá el papel reciente de Bogdanovic y le empujará a un rol mucho más delimitado y definido. Quizá al de ese perfil de 3-and-D con capacidad de creación que protagonizó en Sacramento.

Así, el último mes de regular season resultará clave en varios frentes: tanto en el del jugador para completar su adaptación definitiva al equipo y, como equipo, para amarrar una plaza en playoffs y allí demostrar las expectativas que persigue el proyecto.

(Fotografía de portada de Jacob Kupferman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.