La segunda unidad se llama Enes Kanter

no debe de ser el jugador más feliz de Portland últimamente. Si, como nosotros, se ha dirigido al game log de ESPN, habrá comprobado que las sospechas que ha ido acumulando noche tras noche son ciertas: sus acciones van a la baja.

Empezaba la temporada (sophomore) como el recambio natural de Jusuf Nurkic. Como pick 10º del anterior Draft, todos esperaban que, tras el año normal de adaptación, su aportación fuese in crescendo mes a mes. Los hechos… qué desgraciada contradicción.

Empezó octubre con Terry Stotts otorgándole confianza plena, y él respondiendo. Más de 20 minutos de promedio para 11,1 puntos y un 65% en tiros de campo.

Pero la línea no tardó en dibujar una pendiente decreciente. 18,5 minutos (nov), 18 (dic), 17,9 (ene) y en febrero el desplome… 11,7. Pero es que es más; hasta el 21 de febrero –notable consuelo– el pívot no se había un sólo partido de RS.

No fue coincidencia. Un día antes, los anunciaban un importante refuerzo en forma de fichaje interior: . El susodicho y fatídico 21 de febrero, el turco disputaba 20 minutos y anotaba 18 puntos y capturaba 9 rebotes. Y desde entonces, la narrativa es esta. Como con la llegada de Buzz al reino de Woody, me permito citar al Señor Patata: “¡Ah, te han sustituido..!

Ataque inigualable

Collins ha disputado tres de los cinco partidos posibles en marzo, pero casi habría sido mejor permanecer todos ellos en el banquillo. Sus promedios son de cero puntos y 3,7 rebote en 14 minutos. 0/8 en tiros de campo. Ayer, ante los Suns, falló los cinco lanzamientos que intentó. Son momentos difíciles para la ex estrella de Gonzaga.

Y con boxscores como el de anoche la dinámica no sólo no va a cambiar, si no que en todo caso es susceptible de seguir agravándose. Porque Kanter lo volvió a hacer. Los Blazers vencieron 127-120 con un espectacular C.J. McCollum (26 puntos con 11/14 en su carro de tiro).

La victoria se cimentó (como casi siempre) sobre los titulares. Porque el +/- de los suplentes es poco menos que criminal. -12 de Labissierre en sus 4 minutos de garbage time, -20 de Leonard, -8 de Layman, -11 de Simons, -6 de Seth Curry (a pesar de sus 22 tantos)… wait… ¿+16 de Kanter?

Correcto. Una vez más, el center fue pura eficiencia en sus controlados minutos en cancha. 12 tantos y 8 rebotes con un 5/7 en tiros para un parcial sensacional en el tiempo en que formó parte del quinteto.

Collins (no todo va a ser negativo), curiosamente fue el segundo mejor hombre de banquillo (+9); la suerte de coincidir la mayor parte de sus minutos con Kanter. Pero su 0/5, a lo que sumó tres pérdidas (el que más del equipo) no le dejaron un buen poso final.

Rumbo playoffs

Kanter está lejos de ser una atalaya en defensa (ayer DeAndre Ayton le hizo el lío cada vez que quiso), pero en ataque su rendimiento es una total barbaridad.

Collins dispone de un mes para recuperar la confianza en ataque y demostrar que atrás su defensa puede negar tantos puntos a sus rivales como los que aporta Kanter en hierro opuesto. Si no, huele a banquillazo perpetuo en playoffs.

(Fotografía de portada de Al Bello/Getty Images)