Grizzlies y Thunder, dos caminos muy diferentes después de traspasar estrellas

Terminada hace unos días la eliminatoria entre y , toca echar la vista atrás por un motivo muy sencillo. Ambas franquicias realizaron dos de los traspasos más sonados de la temporada en los que se desprendieron de dos jugadores considerados como estrellas de la NBA, capaces de promediar 20 puntos por partido.


La decisión de Oklahoma City

Los Thunder dieron la campanada en octubre, traspasando a un jugador clave para su equipo como . El escolta había sido uno de los baluartes de Oklahoma City, los subcampeones de la NBA durante la anterior campaña, pero terminaba contrato el 30 de junio de 2013 y los Thunder no querían pagarle la cantidad máxima a la que aspiraba el jugador.

El cómo se desarrolló el traspaso de Harden ya lo explicamos en un post gracias a las informaciones de Adrian Wojnarowski. Básicamente los Thunder querían que Harden, un jugador con potencial All-Star, siguiera siendo suplente y cobrara menos dinero que en cualquier otro equipo.

La decisión de la franquicia de traspasarle se ha revelado como negativa deportivamente a corto plazo. La lesión de ha dejado a solo ante el peligro, sin que el juego interior formado por y (aproximadamente 21 millones de dólares comprometidos entre ambos para la próxima temporada) haya podido compensar en parte la ausencia del base.

Como resultado, los Thunder, el mejor equipo de la temporada en el Oeste, han sido eliminados en Semifinales de Conferencia de forma clara, con un balance de 3-6 desde que Westbrook cayó lesionado para el resto de la temporada.


La decisión de Memphis

Por otro lado, los Grizzlies movieron ficha en el mercado de invierno traspasando a a Toronto a finales de enero. Gay era en ese momento el máximo anotador de los Grizzlies, pero también un jugador con un sueldo altísimo y unos números que no eran el súmmum de la eficiencia.

Ese traspaso de Gay también lo explicamos en su momento en nbamaniacs, quedando claro que Memphis no buscaba sólo ahorrar dinero, sino también mejorar resultados.

Entre otras cosas, los Grizzlies con Gay eran el peor equipo de la NBA en anotación en el último cuarto de los partidos, así que una vez que se encontró a una franquicia que deseara quedarse con él y su contrato (aproximadamente 45 millones de dólares por dos temporadas y media si permanece en Toronto hasta la 2014/15), el CEO del equipo, Jason Levien, apretó el gatillo y se deshizo del alero.

Unos lo criticaron y otros lo defendieron, pero visto que las dos mejores temporadas de la historia de los Grizzlies han sido sin el concurso de Gay – se perdió todos los Playoffs de 2011 -, parece que acertaron.

  • Temporada 2010/11: 46-36, Semifinales Conferencia (4-3 ante OKC)
  • Temporada 2012/13: 56-26, Finales Conferencia (como mínimo)

Un último apunte sobre los Thunder. La franquicia de Oklahoma City ha sido alabada por conseguir reunir un gran equipo en poco tiempo, pasando de ser una comparsa de la liga a uno de los grandes aspirantes al título mejorando año a año.

Oklahoma City, últimas 5 temporadas

  • Temporada 2008/09: 23-59 (28%) Sin Playoffs
  • Temporada 2009/10: 50-32 (61%) Primera Ronda
  • Temporada 2010/11: 55-27 (67,1%) Finales Conferencia
  • Temporada 2011/12: 47-19 (71,2%) Finales NBA
  • Temporada 2012/13: 60-22 (73,2%) Semifinales Conferencia

Pero la campaña recién concluida debe servir para hacer reflexionar a la directiva. Con Harden, tal vez se hubiese podido llegar más lejos, o al menos no agotar a Kevin Durant – exhausto ante los Grizzlies – y dar más guerra que el 4-1 encajado.





Canal Telegram
Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.