Las zapatillas de baloncesto, en problemas