Los 5 mejores jugadores de la historia de Washington Wizards


Cerramos el repaso de los mejores jugadores de las franquicias de la NBA con uno de los equipos clásicos de la competición, Washington Wizards; un equipo que vivió los mejores momentos de su historia en la década de los 70, cuando llegó a disputar cuatro finales para ganar la de 1978. Hoy hablamos de los mejores jugadores de la historia de Washington Wizards.

Elvin Hayes

La lista de jugadores históricos de los Wizards –y no solo los del top-5– está llena de nombres tan ilustres como es el que da inicio a este repaso: Elvin Hayes.

Comenzando su carrera con cuatro temporadas en los Rockets (primero en San Diego y posteriormente en Houston) su llegada en 1972 a los por entonces Bullets supuso un enorme salto en su carrera a nivel colectivo, ya que enlazaría hasta ocho campañas consecutivas disputando los playoffs para llegar a las Finales en tres de ellas y proclamarse campeón en 1978. Aquel título se puede catalogar en parte de sorpresa. La franquicia, ya en Washington, había ganado solo 44 partidos en temporada regular –son el campeón con peor récord en regular season–, lo cual no les impidió ir superando a equipos que había logrado más triunfos que ellos durante el curso hasta plantarse en la eliminatoria definitiva ante Seattle Supersonics. En ese momento, en el de la verdad, se impusieron a los del Oeste por 4-3 tras tener que remontar un 3-2 en contra. Elvin Hayes se iría hasta los 20,7 puntos, 11,9 rebotes y 2 tapones por noche, si bien el MVP recaería en Wes Unseld. Un año después, en 1979, repetirían Finales ante los Sonics, pero en esta ocasión caerían 4-1.

Hayes fue sin duda protagonista de la época más gloriosa de los ahora Wizards. Hall of Fame desde 1990, sería el máximo reboteador de la NBA en 1974 con 18,1 rebotes por partido, le elegirían en tres ocasiones para formar parte del mejor quinteto de la NBA y sería seleccionado 12 veces como All-Star. Además, en lo que concierne únicamente a la historia de la organización capitolina, es el máximo anotador de la misma tanto en temporada regular como en playoffs (15.551 y 1.558 respectivamente), así como quien más tapones ha colocado (1.997 y 212 respectivamente). Una auténtica leyenda.

El dato. Un jugador con una fortaleza física excepcional; tanto es así que en sus 16 años en la NBA nunca disputaría menos de 80 partidos en una temporada regular.

Wes Unseld

Seguimos con otro mito. Wes Unseld llegó a los Bullets en 1968 como número 2 del draft para pasar toda su carrera defendiendo la misma camiseta, algo que en el presente parece imposible salvo por contadas excepciones. En las 13 temporadas que vivió entre Baltimore y Washington disfrutó de 12 carreras de playoffs para disputar cuatro Finales (1971, 1975, 1978 y 1979) y hacerse con el anillo en la del 78, siendo además elegido MVP al promediar 9 puntos, 11,7 rebotes y 3,9 asistencias.

Con toda una carrera dedicada al mismo equipo, Unseld es el jugador que más veces ha vestido la camiseta de los entonces Bullets al hacerlo 984 veces en temporada regular y otras 119 en la postemporada. Sin ser un gran anotador, su fortaleza bajo los aros le hizo ser el máximo reboteador en la campaña 1974-75 con 14,8 por noche, así como el que más ha logrado en total para Washington con 13.769. Un cinco veces All-Star que ha fallecido recientemente dejando tras de sí un legado casi insuperable como miembro de la franquicia de la capital de Estados Unidos.

El dato. Unseld es uno de los dos jugadores de la historia que ha logrado el premio de MVP en su año de novato. Lo hico en la campaña 1968-69 al promediar 13,8 puntos, 18,2 rebotes y 2,6 asistencias. El otro: Wilt Chamberlain.

Earl Monroe

Momento de hablar de Earl ‘The Pearl’ Monroe. Sí, cuando avisábamos hace algunos párrafos de que la lista de jugadores que íbamos a nombrar era impresionante, no estábamos bromeando. Monroe fue otro de esos chicos que aparecieron en la NBA como tocados por una varia mágica para jugar a esto. Tras ser elegido en el draft por los Bullets como el número 3 de 1967, en su años de debut ya deslumbraría para ser nombrado Novato del Año promediando 24,3 puntos, 5,7 rebotes y 4,3 asistencias. Un año después, en 1969, ya era All-Star (lo sería cuatro veces en su carrera) y además era elegido para el mejor quinteto de la Liga.

Serían solo cuatro años en Baltimore, cierto; pero en todos ellos dio un enorme rendimiento para superar siempre los 21 puntos de media. Especial sabor tuvo la campaña 1970-71, ya que en la misma llevaría al equipo hasta las Finales junto a Wes Unseld y Gus Johnson firmando en los playoffs 22,1 puntos por noche. Pedería 4-0 ante los Bucks de Kareem Abdul-Jabbar, pero no por ello pierde peso su recuerdo. Una pena para los Bullets que la falta de entendimiento con la dirección de la franquicia propiciase que pidiese el traspaso y acabara yéndose a los New York Knicks.

El dato. Durante su etapa con los Bullets firmaría hasta 10 partidos alcanzando los 40 puntos, siendo su tope los 56 que lograría el 13 de febrero de 1968 contra Los Angeles Lakers; curiosamente en su año de rookie.

Gus Johnson

Continuamos con los clásicos para hablar ahora de otro excelente jugador interior como fue Gus Johnson. Arribando a Baltimore en 1963, justo el año en el que el equipo empezó su andadura en tal ciudad, este jugador nacido en Akron –sí, donde LeBron James– se hizo con el mando del equipo desde su llegada firmando en su primera campaña una excelente hoja estadística de 17,3 puntos, 13,6 rebotes y 3,2 asistencias por noche. Esos números le sirvieron para ser elegido en el mejor quinteto de novatos; un gran punto de partida para una fantástica carrera en los Bullets que viviría su mejor momento en 1971 al alcanzar las Finales.

Compartiendo equipo con dos leyendas como Wes Unseld y Earl Monroe, Johnson sería igualmente clave para que el equipo acabase en siete con Philadelphia 76ers y New York Knicks antes de citarse en la eliminatoria definitiva con Milwaukee Bucks. Pese al buen trabajo de todos los jugadores, Johnson no pudo poner el broche de oro a su carrera con el anillo. A sus 33 años vio como un intratable Kareem Abdul-Jabbar les pasaba por encima con Oscar Robertson a su lado.

Johnson, tercer máximo reboteador de la historia de la organización, dejaría el equipo en 1972 tras haber sido cinco veces All-Star y haber cerrado su andadura en el equipo con un genial promedio de 17,4 puntos y 12,9 rebotes. Por supuesto, su camiseta con el número ’25 fue retirada por Washington.

El dato. Fue elegido en dos años consecutivos para formar parte del mejor quinteto defensivo de la Liga (1970 y 1971).

John Wall

Momento de poner un toque de presente con John Wall. Aunque en las últimas campañas las lesiones lo han lastrado –no juega desde febrero de 2019– su recorrido con los Wizards puede ser catalogado como sobresaliente salvo por el hecho de que aún no ha sido capaz de conducir al equipo más allá de las semifinales de la Conferencia Este.

Elegido como número 1 del draft de 2010, su evolución en la capital fue constante hasta convertirse en un asiduo del All-Star entre 2014 y 2018 para acumular hasta cinco elecciones. Esos fueron sin duda los mejores momentos de la franquicia desde los 90; tanto es así que en un lustro vivieron cuatro carreras de playoffs para caer en segunda ronda en hasta tres ocasiones. La más dolorosa, por lo cerca que tuvieron el meterse en finales de conferencia, fue en 2017, cuando cayeron 4-3 frente a Boston Celtics pese a que Wall promedió 25,1 puntos, 10,3 asistencias, 3,4 rebotes, 1,7 robos y 1,6 tapones.

Entre sus logros personales está el ser ya parte de la historia de Washington, equipo del que es máximo asistente con 5.281 pases de canasta, así como quien más robos a acumulado con 976. Regresar siendo el que era de la rotura del tendón de Aquiles que sufrió marcará si es capaz de superar o no a quienes le preceden en esta lista.

El dato. Con las 831 asistencias que logró en la temporada 2016-17 batió el récord que tenía establecido Rod Strickland en la franquicia al hacer 801 en la campaña 1997-98.

Otros jugadores en consideración

Si hasta ahora solo hemos hablado de estrellas de la Liga, la cosa poco va a cambiar a partir de este momento. El primer nombre que aparece es Walt Bellamy, un jugador que solo estuvo dos años pero que promedió 27,6 puntos y 16,6 rebotes para ser All-Star con los Bullets en 1964 y 1965. Pocos años después, exactamente en 1971, llegaría al equipo Phil Chenier, quien sería All-Star en tres ocasiones y formaría parte del equipo campeón de 1978; además, tiene retirado su número ’45’ por parte de la organización. También en el único anillo de los por entonces Bullets estuvo Bob DanDridge, quien en las Finales promediaría hasta 20,4 puntos por noche. Y por supuesto no podemos dejarnos por el camino a Greg Ballard, quien jugaría hasta 643 partidos con los Bullets promediando más de 13 puntos en seis campañas consecutivas.

Saltando a ese grupo de jugadores que echó a caminar por Washington en los 80 tenemos a Jeff Ruland, quien viviría cinco excelentes años en el equipo para promediar 18,7 puntos y 10,8 que le llevaron a ser All-Star en 1984 y 1985; a Jeff Malone, quien estaría cinco cursos consecutivos con el equipo por encima de los 20 puntos siendo All-Star en 1987 y 1988; y a Moses Malone, que pese a contar con 31 años cuando llegó al equipo, disputó dos campañas en las que su promedio estuvo por encima de los 20 puntos y 11 rebotes.

Una década después, ya en los 90, aparecen otros chicos como Rod Strickland, que pasó los mejores años de su carrera con los Wizards para realizar temporadas tan completas como la 1997-98, en la cual entró en el segundo mejor quinteto de la NBA al promediar 17,8 puntos, 10,5 asistencias, 5,3 rebotes y 1,7 robos por noche. Tampoco podemos dejar fuera de este grupo a Chris Webber, quien debutaría como All-Star con los Wizards en 1997; ni a Juwan Howard, quien pasaría seis campañas y media en el equipo siendo igualmente All-Star en 1996; eso sí, disputando en una sola ocasión los playoffs.

Ya en el siglo XX no podemos empezar por otro jugador que por Michael Jordan, quien cerraría su carrera NBA en la capital de Estados Unidos jugando entre 2001 y 2003 para ser en ambas campañas All-Star mientras promediaba, rozando los 40 años, más de 20 puntos por encuentro. Justo tras su marcha llegarían al equipo Caron Butler, quien desarrollaría el mejor baloncesto de su carrera con los Wizards; Antawn Jamison, quien promedió 20,8 puntos y 8,9 rebotes con la organización; y Gilbert Arenas, quien se ha quedado a las puertas del top-5 tras vivir siete grandes temporadas en la organización para ser tres veces All-Star y tener además el récord de anotación en un partido con 60 puntos. Por último, no podemos dejar sin su sitio a Bradley Beal, otro chico que podría haber entrado entre los cinco mejores y cuyo nivel no ha parado de mejorar hasta ser All-Star en 2018 y 2019 promediando más de 22 puntos por noche.


Anterior equipo: Charlotte Hornets.

(Fotografía de Rob Carr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.