Los jornaleros más destacados del curso 2021


Ante el final inminente de la presente temporada regular vamos a analizar a los ‘jornaleros’ más destacados de este curso 2021. Sírvase como ejemplo la columna realizado por ESPN donde ha hecho su propia selección, y en NBAmaniacs hemos escogido a nuestros favoritos.

Alec Burks (Knicks)

Desde que en 2018 abandonara la disciplina de Utah Jazz, Alec Burks, ahora en los New York Knicks, ha pasado por cinco equipos distintos, siempre demostrando que es una anotador fiable desde la segunda unidad.

Este año ha tomado un rol distinto a las órdenes de Thibodeau y, además de ejercer de jugador microondas, también ha manejado la batuta de los suyos en determinados momentos del juego. Ahora mismo está un peldaño por debajo de su rendimiento debido a la ausencia que tuvo por COVID-19, pero en términos generales ha tenido una campaña bastante notoria, y a buen seguro que el presidente Leon Rose le ofrece la renovación.

“Hace de todo por nosotros”, destacó Thibs a los micrófonos de ESPN.

En 47 encuentros oficiales (5 como titular) ha promediado 12,6 puntos, 4,5 rebotes, 2,2 asistencias y un 41% en triples. Ha alcanzado la veintena de anotación en once jornadas, y su máxima puntuación fueron los 30 tantos en la victoria de la pasada noche ante los Spurs.

Bruce Brown (Nets)

Uno de esos jugadores que, sin hacer excesivamente ruido, ha protagonizado un papel fundamental en los esquemas del debutante Steve Nash, y que ha rendido cuando las principales estrellas de Brooklyn se han ausentado por lesión.

Brown llegó procedente de los Detroit Pistons por prácticamente nada a cambio, y no ha sido un curso sencillo para él, ya que empezó fuera de la rotación tras unas malas sensaciones en la pretemporada. “Simplemente no me sentía cómodo todavía”, reconoció Brown.

Nash quería meterle en cancha, pero al principio no sabía cómo. Sin embargo, logró emparejarlo con Irving y Durant como complemento exterior, aprovechando su buena predisposición defensiva y su buen olfato reboteador.

“Es un tipo fuerte como el pegamento. Cambia constantemente de forma”, dijo su entrenador de la Universidad Jim Larrañaga. “El mejor base reboteador que he tenido nunca”, destacó.

Con esfuerzo y ahínco se ha ganado el respeto y el cariño de sus compañeros. Y también el de su entrenador. En 62 partidos oficiales ha promediado 8,6 puntos, 5,2 rebotes y 1,5 asistencias con un 54% en tiros de campo.

Cameron Payne (Suns)

¿Quién no recuerda sus bailecitos en Oklahoma City o su nefasto paso por Chicago Bulls? Pues bien, la vida deportiva de Cameron Payne ha dado un giro de 180 grados en Phoenix donde se ha destapado como un jugador bastante eficiente.

Todo un número 14 del Draft 2015 y que en 2019 se quedaba sin equipo. Y desde entonces ha vivido pegado a una maleta. Cleveland, Toronto, Shanxi Loongs de China, los Texas Legends de la GLeague y finalmente el Desierto de Arizona en junio de 2020.

“Por todo esto no puedes dar las cosas por sentadas en la NBA”, admitió Cameron Payne. “Aprecia los pequeños momentos porque pueden desaparecer muy rápidamente”, dijo tras jugar en la liga de China y sellar posteriormente su retorno a los Estados Unidos en la Liga de Desarrollo.

Una cura de humildad que le ha sentado de maravilla. En los Legends recuperó la confianza con un promedio de 24 puntos y 8 asistencias antes del parón de la competición debido al estallido del COVID-19.

No obstante, su esfuerzo no tuvo la recompensa esperada, y Trey Burke, traspasado previamente desde Nueva York, logró el último puesto. Y es entonces cuando recordó una conversación con Westbrook en su curso de novato: “Si quieres jugar, gánatelo en el gimnasio”.

La segunda oportunidad le llegó en Phoenix durante la Burbuja NBA de Orlando. Allí pudo disputar 8 partidos con un promedio de 10,9 puntos por jornada y un destacado 51% en triples. En su segundo año se ha asentado en la rotación y en 58 encuentros ha cosechado unos guarismos de 8 puntos, 2,3 rebotes y 3,5 asistencias con un 47,6% en tiros de campo y un 43% en triples.

Juan Toscano-Anderson (Warriors)

Como ya contó mi compañero Mariano Galindo en un artículo aquí en NBAmaniacs, la vida de Juan Toscano-Anderson podría catalogarse de novela. De jugar en la Liga de México a llegar a la NBA y ganarse un contrato garantizado previo paso por los Santa Cruz Warriors de la G League.

Y es que en la cabeza de Juan solo cabe una palabra: trabajo. Una actitud que le ha hecho erigirse como uno de los jugadores mexicanos más destacados de su generación y que ha aprendido de la mano de los mejores, Stephen Curry y el técnico Steve Kerr.

Pero lo cierto es que Toscano-Anderson estuvo muy cerca de abandonar el baloncesto tras promediar apenas 3,8 puntos en sus cuatro años de universidad en Marquette. “Podía jugar al baloncesto, pero lo cierto es que perdí el amor por este deporte”, destacó.

Sentado en el sofá de su casa en Oakland sin saber qué hacer con su vida, hizo caso a los consejos de su madre que le instó a jugar en la liga de su país natal. “Allí encontré nuevamente el amor por este deporte. Fue el botón de reinicio de mi carrera”, reconoció el pívot.

Y en 2018 decidió probar suerte en el equipo afiliado de los Warriors y, por recomendación de Ryan Atkinson logró hacerse un hueco entre las 30 invitaciones. Y tras dos años en Santa Cruz y un paso muy breve por los Warriors, este año ha podido asentarse en la liga.

En 51 encuentros (15 como titular) ha promediado 5,5 puntos, 4,4 rebotes y 2,7 asistencias en 20,5 minutos. Su mejor noche fueron los 20 tantos, 7 rebotes y 3 asistencias que cosechó el 16 de abril, ganando a los Cavaliers por 119-101.

Yuta Watanabe (Raptors)

Otro caso parecido al de Juan Toscano-Anderson, pero que no empezó desde tan abajo. El japonés llegaba a la franquicia canadiense tras sendos acuerdos duales con Memphis Grizzlies. Y lo hacía mediante uno ‘no garantizado’ que le permitía disputar la pretemporada a las órdenes de Nick Nurse.

“Sabía que para ganarme los minutos, debía esforzarme en defensa”, reconoció el japonés.

Pero su juego defensivo y coral no le bastó en Memphis, y ha tenido que trabajar mucho su lanzamiento exterior para pasar de un errático 12,5% en triples en su primera temporada, al 40% que ha rondado durante este.

En los Raptors, aun con minutos limitados, Watanabe ha aprovechado cada oportunidad que le han brindado, pero todavía no ha alcanzado su techo, tal como reconoce: “Todavía tengo mucho que demostrar. El año que viene no está garantizado. Pero espero que este solo sea el comienzo”.

En 49 partidos (3 como titular) ha cosechado unos promedios de 4,4 puntos, 3,2 rebotes y un 40,4% en triples en 14,6 minutos de juego.

Malik Monk (Hornets)

Cierra este particular ranking, aunque no por ello menos importante, con Malik Monk, el tirador de Charlotte Hornets, quien ha dado un paso importante en su carrera tras ser sancionado el año pasado tras violar el programa antidrogas de la liga.

“Lo que más nos preocupaba es que Monk pasara por todo ello solo”, admitió su entrenador James Borrego.

La NBA levantó la suspensión, y los Hornets realizaron su particular Burbuja NBA en septiembre, a la cual no faltó a la cita pese a varios positivos de sus compañeros. “Iba a hacer todo lo posible por recuperarme”, admitió Monk.

Cabe mencionar que no ha sido un año sencillo para él. Tras la sanción de la NBA, posteriormente se contagió de COVID-19, y también su abuela. Él logró superarlo, pero su abuela fallecía a los siete días posteriores de contraer la enfermedad.

“Tuve que crecer muchísimo. Llegué a la NBA con apenas 19 años, y seguía viviendo como un chico de 19 años”, explicó.

Monk disputó únicamente cuatro partidos en el primer mes de competición, y se vio obligado a parar debido al virus. Una vez recuperado, ha demostrado una gran evolución con varios partidos consecutivos por encima de los 20 puntos, y mejorando su porcentaje en triples con un 41,5% respecto al 32% que atesoraba en cursos anteriores.

Una inoportuna lesión de tobillo frenó su progresión el mes pasado; sin embargo, regresó a los parqués el 2 de mayo en la victoria ante los Pistons por 107-94 donde obtuvo 11 puntos y un 2 de 3 en triples.

En el presente curso ha jugado 39 jornadas con unos guarismos de 12,3 puntos, 2,5 rebotes, 2,2 asistencias y un 41,5% en triples en 21,6 minutos de juego.

(Fotografía de portada: Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.