Westbrook & Beal: la química empieza a existir


Russell Westbrook y John Wall confluyen bastante, tanto por su talento para firmar grandes cheques nominales como por sus formas de ejecutar el baloncesto sobre la pista (veloces, agresivos, buenos en el pick and roll y atentos al tirador abierto). Pero con una salvedad: que John no es Russ y Russ no es John. Y esto, en lo que concierne a Bradley Beal, afecta bastante.

En primer lugar porque los caracteres, el IQ y la percepción de sí mismos en pista distan de ser idénticos, incluso similares. Y en segundo lugar, y más importante, que Beal se ha pasado siete temporadas compartiendo curva exterior con el actual point guard de los Houston Rockets, mientras que con Westbrook apenas lleva haciéndolo un par de meses.

Por ello, y siendo seguramente la variable ‘tiempo’ la más importante de todas las a tener en cuenta, no deja de sorprender lo rápido que emergieron las primeras voces que exigían el traspaso de Russ, por rendimiento infructuoso, e incluso los primeros rumores que lo empezaban a colocar fuera de Washington. La tensión se acentuaba porque no era solo que el equipo perdiese con Westbrook en él… sino que las pocas victorias coincidían justamente con sus noches de ausencia.

Pero las cosas –sea el factor tiempo el que se ha resuelto (de un modo extraordinariamente rápido), o que, simplemente, haya coincidido un pequeña racha de juego y resultados– parecen estar cambiando. No sólo a nivel visual, es decir, de esa armonía creciente que detectas en pista cuando ves los partidos, sino a nivel numérico. Y, particularmente, en dos de las categorías más solícitas: victorias, y relevancia en ellas del dúo dinámico.

Cuatro seguidas

Los Washington Wizards llevan cuatro partidos ganados de forma consecutiva (el último la pasada madrugada ante los Blazers de Dame Lillard). Cuatro victorias de una tacada era algo que no se venía en esta franquicia desde… 2018. Palabras mayores que hablan de lo mal que les ha ido sin John Wall, y lo sugerente de que esto justo haya vuelto a ocurrir cuando por fin vuelve a ver otro playmaker de alcurnia en pista junto a Bradley.

Y junto a ello, el dato que más esperáis. El que si miramos a vista de pájaro dice una cosa pero el que, si limitamos el diámetro de enfoque a estos cuatro últimos choques (e incluso más, porque el tuit de Hughes en NBCSports fue previo al triunfo ante Portland), cuenta otra bien distinta.

Que Westbrook casi esté promediando un triple-doble es tan impactante como que ayer llovió en Vigo. De percibirse como algo estratosférico (y de ahí su MVP) a acunarse como el pan de cada día, pues este enfermo del boxscore encadenó esta misma hazana tres años seguidos en OKC, pero sin conseguir que tal despliegue individual terminase como determinante en lo colectivo.

Sociedad, admiración y respeto

Sin embargo, sí resulta más interesante ver cómo está haciendo de enlace con el que máximo anotador de la competición, que casualmente es su compañero de backcourt y el motivo por el que esta dupla causó cierta expectación en el momento del traspaso.

Bradley Beal, de acuerdo con NBA.com, ha anotado tras asistencia de Westbrook un total de 47 veces esta temporada (su mayor facilitador, siendo Ish Smith el segundo, con 16), y estas –pues lo que nos importa es el cómo y no tanto el cuánto– están llegando no en estático –ya sabemos lo mucho que le gusta a la NBA sumar como asistencias, transiciones que ni de broma contarían como tal en Europa– sino con un Beal proactivo off ball y encontrando tiros abiertos que incrementan el acierto en sus porcentajes.

“Él sabe como anotar y encontrar sus tiros, pero mi deber es asegurarme de que logra hacerlo cada noche de la mejor manera posible”, asevera Westbrook. “Nuestra química ha crecido. Es fácil para mí porque no soy un jugador que necesite tener siempre la pelota en sus manos. Soy capaz de leer el juego de mis compañeros y moverme sin balón. Y siento que eso es justo lo que estoy haciendo con Russ. Le doy oportunidades para crear, para postear y para atacar en 1 contra 1”, añade, por su parte, Beal. “Lo único que tengo que seguir haciendo es moverme bien sin balón, confiar en mis compañeros, salir fuerte de las pantallas y ponerlas para ellos, haciendo que que las defensas rivales se desajusten”.

Actualmente, los Wizards exhiben, con 27 partidos a sus espaldas, un Offensive Rating de 110,2 (22º de la NBA) y un Defensive Rating de 115,3 (24º). Nada que ver con su historial más reciente; en estos últimos cuatro partidos, traducidos en cuatro victorias (y no ante rivales cualesquiera, sino frente a Celtics, Rockets, Nuggets y Blazers), los datos hablan de un 120,7 de Off. Rating (mejor que el de los Nets, actuales líderes en este apartado) y 112 en Def. Rating (mitad de la tabla).

Tiempo para que ‘algo’ ocurra

Lo dijimos, el presi llegó a la capital, y un hecho así no puede ignorarse como si tal cosa ni caer en saco roto a las primeras de cambio. Les está costando, les costará (la plantilla es corta), pero una dupla así, sólo por su talento y, por encima de ello, su carácter competitivo, no puede pasar como un poltergeist por la Conferencia Este en fase regular. Están ya antepenúltimos (suena a risa, pero es un gran avance respecto a unas pocas semanas atrás) y con un balance de 10-17 están ya a sólo cuatro partidos de playoffs.

En estas, además, Beal ha sido premiado (aunque el premio no convenciese a Elio en su Extra dominical) con un puesto como ‘2’ titular en representación del Este, y el shooting guard no ha dudado a la hora de dirigir sus agradecimientos. “La forma en que abordo los partidos cada una de las noches, con la mentalidad a punto, se lo atribuyo a Russ. Él aporta un enfoque ambicioso y directo. Y yo me retroalimento de ello”.

Aún queda mucho te esta atípica y algo más breve fase regular. Tiempo de sobra para demostrar que en Washington, además de un Bertans que por fin las mete, hay un titular del All-Star 2021 y un doble MVP (del All-Star) de 2015 y 2016 con mucho todavía que dar. William Wesley (más le vale a Tommy Sheppard) tendrá que esperar para cumplir su knickersueño.

(Fotografía de portada de Will Newton/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.