Curry resurge y los Warriors destrozan a los Rockets

Todo va según lo previsto para Golden State. Ganaron uno de los dos encuentros en Houston y llegaron a su feudo, a Oakland, con un sabroso 1-1 en las Finales del Oeste. Anoche, avanzaron un poco más para colocarse en sus cuartas Finales de la NBA consecutivas tras barrer a los por un claro 126-85. Los , que vuelven a jugar en casa este martes, están a solo dos partidos de coronarse campeones del Oeste.

Curry resurge

Estaban siendo unas malas Finales de Oeste para , que no tiraba bien de tres, que llevaba 2/13 desde esa distancia y que en ninguno de los dos primeros duelos había llegado a los 20 puntos. Eso, para Curry, era poco. Él aseguró no estar preocupado, Kerr defendió su labor y todo terminó por fluir en el Game 3. Curry acabó con 35 puntos, 5/12 en triples, y una segunda mitad portentosa, donde registró 26 tantos.


El de los Warriors, tras un inicio de duelo discreto en el tiro, nunca dejó de lanzar y tras el descanso lanzó definitivamente a los suyos hacia el 2-1. Y es que tras los primeros 24 minutos Golden State ganaba por 54-43, una renta que creció más en los posteriores 12 minutos, merced a un parcial de 34-24, con 18 puntos de Curry, quien acertó todos sus tiros a canasta. La cosa, tras esta tormenta, quedó muy mal para Houston (88-67). Ahí estuvo la vía de agua total para los de Texas.

Curry llegó a su cuarto duelo de playoffs con 35 o más puntos en 35 minutos sobre la pista o menos. El escolta, quien estuvo sobre el parqué 34 minutos y 21 segundos, supera a Shaquille O’Neal (3) como el jugador con más partidos así en toda la historia de la competición en un contexto de post temporada, informa NBA.com.

Un efectivo quinteto inicial

Claro que con Curry solo a los mandos no habría sido suficiente. Una de las estrellas de los Warriors, que atacó constantemente el lado débil de los Rockets en defensa, esto es , tuvo el perfecto acompañamiento del resto de titulares, todos por primera vez en dobles dígitos desde que empezara la post temporada. Andre Iguodala, 10 puntos, Klay Thompson, 13, Kevin Durant, 25, y Draymond Green, 10 y 17 rebotes, resultaron determinantes.

Golden State obtiene su 16ª victoria seguida en casa en unos playoffs y supera el récord absoluto de 15 establecido por los Bulls de Michael Jordan entre el 20 de abril de 1990 y el 21 de mayo de 1991.

Por parte de los Rockets, Harden y sus 20 puntos fueron lo más destacado del cuadro de los de Mike D’Antoni. Los 41 puntos de diferencia son la cuarta derrota más abultada de la historia de unas Finales de Conferencia. Para los Warriors, es su triunfo más holgado en el mismo escenario.

Pero como estos son playoffs, lo que cuenta a secas es el triunfo. La forma en cómo se produzca no evita que el siguiente duelo se inicie con 0-0. Eso sí, otra cosa es el golpe de superioridad asestado por los Warriors, al estilo de Game 1 en Houston.