El primer contacto entre Toronto y Leonard ha sido positivo

Nadie imaginaba a jugando en Toronto –ni él mismo–, pero así ha sido. Las circunstancias han querido que lo que él esperaba que fuese un calido traslado a Los Ángeles se haya convertido en uno gélido a Canadá. Sí, Toronto ofrece garantías deportivas para pelear en la Conferencia Este, pero no por ello es fácil sacar una sonrisa al ex de San Antonio, quien poco despues de conocerse el traspaso habría filtrado que no quiere jugar para los .

Suena duro, pero puede ser una primera reacción en caliente. Leonard tenía en su mente un futuro que no se ha cumplido –por ahora–, y adaptarse a ello no es sencillo tras vivir todo un año entre rumores e historias varias que a veces incluso pusieron en juicio su lesión. Pero no es el final. Como es lógico, los Raptors entienden que tienen ante sí una gran posibilidad de brillar más que nunca. Han sido los mejores de su costa en temporada regular, pero con Leonard ven más factible que nunca antes brillar en playoffs, su asignatura pendiente. Por ello, nada más hacerse oficial el intercambio se pusieron en contacto con su nuevo jugador para ir creando cierta sintonía. La respuesta de éste, lejos de lo que algunos podían esperar, ha sido buena.

Según fuentes de Toronto Star, los dirigentes canadienses han tenido varias conversaciones con Leonard que se han saldado con un balance positivo. Tras hablar, nada queda de la falt de voluntad inicial para jugar en Toronto; es más, Leonard se habría mostrado mentalmente abierto de cara a sus primeros pasos como raptor.

Camino correcto

No es una sorpresa. Más allá de lo que vaya a hacer en verano de 2019, Leonard necesita demostrar que sigue siendo el jugador que era, por lo que atrincherarse en una postura de rebeldía carecería de sentido, sobre todo porque no haría sino arremeter contra su propio futuro en la NBA. Además, dentro del panorama de la Liga no ha caído ni mucho menos en el peor escenario. Con los Raptors tiene la posibilidad de pelear por entrar en las Finales y volver a mostrarse como un jugador franquicia. Renunciar a eso por una cuestión de preferencia no tendría lógica alguna.