El jueves, día clave para el futuro de Paul George y Gordon Hayward

La NBA anunciará este jueves a los elegidos para entrar en los tres mejores quintetos de 2016-17. Un aperitivo para los premios individuales de temporada, con el MVP como pieza mayor. Por primera vez, la liga organizará una ceremonia para anunciar a los ganadores, a celebrarse el 26 de junio. Este mismo viernes, como adelanto, la NBA publicará la lista de finalistas (tres por galardón) para cada una de las categorías en juego.

Pero para y , el día importante es este jueves. Bajo el nuevo convenio, ambos aleros podrán ser elegibles para firmar una extensión de contrato con Indiana y Utah, respectivamente, con un contrato “supermáximo”, antes reservado solo a jugadores con al menos 10 años de experiencia en la liga. Si George o Hayward entran en alguno de los tres mejores quintetos de la temporada, su salario inicial en caso de extensión sería por valor del 35% del tope salarial, en lugar de un 30% si no fuera el caso.

Extensión o traspaso

La diferencia no es pequeña, especialmente multiplicado por cinco años (duración de contrato que solo el equipo original puede ofrecer). En ambos casos, entrar en alguno de los mejores quintetos y firmar una extensión en julio por 5 años les permitiría superar ampliamente los $200 millones totales de salario. Quedarse fuera no solo limitaría su próximo sueldo, sino que haría más atractiva la opción de explorar el mercado como agente libre.

Paul George no entraría en el mercado hasta 2018, pero rechazar una extensión de contrato sería una señal casi inequívoca para los sobre su necesidad de traspasarle, o arriesgarse a perderle en un año sin recibir nada a cambio. Si entrara en alguno de los mejores quintetos, la diferencia contando el año extra que Indiana podrá ofrecerle sería de unos $75 millones respecto a lo que podría firmar en otro equipo. Si no lo hace, se reduce a $45 millones. Un precio que quizás George esté dispuesto a pagar para jugar en un equipo ganador o más cercano a sus orígenes.

El peculiar caso de Hayward

El caso de Gordon Hayward es más complejo. Para aprovechar este nuevo contrato “supermáximo”, tendrá que hacerlo entrando en su octava temporada como profesional, sin cambiar de equipo desde su último contrato firmado. El alero tiene una opción de jugador para 2017-18. Si la aplica, y entra en su octavo año en la NBA, será elegible para la extensión siempre y cuando entre en uno de los mejores quintetos de la temporada. Si la rechaza, podría todavía renovar por Utah, pero sin poder aspirar al contrato de alrededor de $220 millones que podría firmar como extensión en verano.

Por tanto, Hayward podría considerarse virtualmente renovado a largo plazo si entra en alguno de los tres mejores quintetos de la temporada, y decide mantener su año de contrato. Tras completar su mejor temporada, siendo incluso All-Star por primera vez, el alero sería uno de los jugadores más codiciados de la agencia libre. Conformarse con los $16,7 millones que cobraría en la próxima campaña sería solo el primer paso para firmar una extensión que le convertiría a partir de 2018 en uno de los jugadores mejor pagados de la NBA.

Durísima competencia

Las opciones de George y Hayward de entrar en alguno de los mejores quintetos, votados por periodistas especializados elegidos por la NBA, son complejas. Una talentosa lista de “forwards” (entran dos por cada quinteto) crean una competencia muy fuerte para ambos aleros. En concreto, jugadores como LeBron James, Kawhi Leonard, Kevin Durant, Draymond Green, Jimmy Butler, Giannis Antetokounmpo o incluso Anthony Davis, si no es considerado como pívot, complicarán la candidatura de ambos jugadores. Más allá del orgullo de ser un All-NBA, George y Hayward tendrán un ojo puesto en el anuncio de la liga.





NBA 2K18 ya disponible
La nueva entrega de la saga 2K ya está disponible en Amazon.
No olvides seguirnos en nuestros perfiles de Twitter, Facebook y Telegram.