Larry Nance Jr., feliz por jugar para el equipo de toda su vida

Cleveland revolucionó su plantilla sobre la bocina, tanto que hasta 10 jugadores cambiaron de equipo en apenas unas horas. Ante esa cascada de movimientos los focos apuntaron a Isaiah Thomas, quien se iba tras jugar poco más de una decena de partidos con los de Ohio, y también a Dwyane Wade, quien volvía a Miami Heat. Sin embargo, entre tanta llamada y cambio de ciudad quien más feliz estaba seguía en la sombra:

Ser protagonista de un traspaso nunca suena bien a priori, pero en el caso de este chico al que vimos en el Concurso de Mates hay un matiz que lo cambia todo, él estaba volviendo a casa. Natal de Akron –sí, igual que –, Larry Nance Jr. dejaba Los Ángeles para afrontar un nuevo reto, uno que le provocada una natural sonrisa. Iba a Cleveland y lo hacía para luchar por el anillo.

“Koby Altman (general manager Cavs) dijo que estaba llorando y fue algo exagerado, pero sí que estaba emocionado. No creo que nadie quiera ser traspasado, pero si tienes que ir a algún sitio, no hay nada mejor que ir a casa y jugar para un aspirante al anillo. Sabía que era algo bueno para el futuro, así que me emocioné. Hombre, nací y crecí en Akron, Ohio, así que he sido aficionado de los Cavs y de LeBron desde que tengo memoria. Tener la oportunidad de volver a casa y ponerme la camiseta del equipo al que animé toda mi vida es genial.”, señala en una entrevista concedida a HoopsHype.

Pero la relación de Nance Jr. con Cleveland y los Cavaliers va mucho más allá. Allí, en la Cleveland Clinic, le diagnosticaron la enfermedad de Chron, la cual hacía que siempre estuviese cansado y débil, y dieron con el tratamiento correcto para que su carrera como deportista pudiese despegar a los 16 años. Por si fuese poco, su padre jugó siete temporadas para los Cavs y tiene retirada su camiseta con el número 22.

“No estaría aquí sin esos médicos. Volver a Cleveland Clinic y volver a trabajar con ellos será genial. No puedo imaginar una mejor situación para mí en cuanto a la salud”, comenta antes de explicar lo que supone el legado de su padre, quien ha llegado a afirmar que le gustaría que usase el ’22’ que en su día él lució.

“No hemos hablado mucho sobre eso. Es algo que yo no he logrado aún. Quiero que siga manteniendo ese honor. Quiero que todos vengan a The Q para ver al equipo y vean su camiseta ahí arriba. Quiero que vean a Larry Nance, número 22, ahí arriba y digan: ‘Su padre tiene retirada la camiseta’. Es algo increíble”.

Jugar con LeBron

LeBron James impresiona. Desde que llegó a la NBA se palpó que no era la clásica estrella, sino alguien que sobresalía. Ahora Nance Jr. tiene la oportunidad de jugar con él y no puede sino alabar su liderazgo. “Solo jugué dos partidos con él, pero creo que la gente no llega a darse cuenta de lo mucho que habla y manda a ambos lados de la cancha. Él avisa de todas las ayudas en defensa y sabe dónde deben situarse todos en ataque, así que si estás equivocado puede ayudarte y llevarte al lugar correcto. Ha sido divertido verle dominar por completo los partidos”.

De lotería a contender

Los son uno de los conjuntos más laureados de la historia de la NBA con hasta 16 títulos, pero ello no evita que el presente mande. Nance Jr. ha dejado un conjunto en reconstrucción por otro que puede ganar ya. “Es muy emocionante. Obviamente, todos los jugadores y equipos quieren estar en los playoffs, por lo que tener la oportunidad de hacerlo este año será muy divertido. Y tener la oportunidad de hacerlo con un contendiente al título lo hace aún más. Parece que todo lo que estamos haciendo y todo lo que está por llegar es para preparar la postemporada; eso es muy emocionante”.