Las casas de apuestas hacen sus quinielas para la 2016-17

En este escenario ya hay dinero de por medio, y el hecho de que la cartera tenga bastante que opinar, hace que la discrecionalidad y el subjetivismo jueguen un papel infinitamente más pequeño. Adiós a las perspectivas impunes de Sports Illustrated o ESPN, carentes de responsabilidad. Bienvenidos al inclemente mundo de las casas de apuestas.

En este caso recurrimos al pastor del rebaño. El Westgate Superbook en Las Vegas, una de las casas de apuestas referencia en tierra de casinos y meca del juego norteamericano, se pronuncia.

Por supuesto, sus predicciones están estrechamente relacionadas con las creencias de los apostadores de lo que va a ocurrir esta nueva temporada en la NBA, con sus inherentes márgenes de beneficio y cálculos estadísticos que hacen de todo esto un negocio productivo. Pero el chocolate aquí es bastante espeso y los vaticinios gélidos y claros, pues, cuando hay rectángulos de papel verde en juego y no hemos desempolvado el Monopoly, el forofismo nos lo guardamos en el bolsillo de atrás.

Los Warriors, líderes sin récord

Así pues, los beneficios para el que decide apostar comienzan cuando juega a que, el equipo que indique, va a estar por encima/debajo del número de victorias que indica la tabla que os mostramos a continuación.

EQUIPOVICTORIAS PREVISTAS
Golden State Warriors66,5
Cleveland Cavaliers56,5
San Antonio Spurs56,5
L.A. Clippers53,5
Boston Celtics51,5
Toronto Raptors49,5
Utah Jazz47,5
Portland Trail Blazers46,5
Oklahoma City Thunder45,5
Detroit Pistons45,5
Atlanta Hawks43,5
Indiana Pacers43,5
Memphis Grizzlies43,5
Washington Wizards42,5
Minnesota Timberwolves41,5
Houston Rockets41,5
Dallas Mavericks39,5
Charlotte Hornets39,5
Milwaukee Bucks39,5
New York Knicks38,5
Chicago Bulls38,5
New Orleans Pelicans36,5
Orlando Magic36,5
Miami Heat36,5
Denver Nuggets34,5
Sacramento Kings32,5
Philadelphia 76ers27,5
Phoenix Suns26,5
Los Angeles Lakers24,5
Brooklyn Nets20,5

Algunas reflexiones

En azul hemos coloreado todos aquellos equipos que, de cumplirse estos augurios, pisarán zona Playoff acabado su partido número 82. En rojo, las franquicias que desde mayo ya podrán bajar las maletas del altillo para iniciar antes de lo deseado sus vacaciones.

Comenzando por el tejado, vemos que en lo más alto de la casa los Golden State Warriors “sólo” aglutinarán unas 66 victorias con Durant al aparato; siete derrotas por debajo del récord recientemente conseguido. Un listón jugoso para los apostadores.

El aficionado y las matemáticas confían en que Pau Gasol será suficiente para suplir el hueco dejado por Tim Duncan y Boris Diaw. Tanto San Antonio Spurs como los vigentes campeones, los Cleveland Cavaliers, terminarán cómodamente y a rebufo del conjunto de La Bahía.

En las antípodas ya no llueve sobre Philadelphia. Hay por fin cambio de terna, y ahora los chubascos amenazan sobre cielo neoyorkino. Pero no cubre toda la ciudad; más bien sólo el distrito de Brooklyn —bueno; monzón junto al chaparrón—. A pesar de Bojan Bogdanovic, el hombre más optimista de la galaxia NBA, las creencias generales atan a los Nets a lo más profundo de las catacumbas del básquet.

Los Sixers, aún sin salir a la superficie, toman aire. 27,5 victorias son 7,5 más de las previstas para el curso pasado —17 más de las que realmente consiguieron—. Sin volverse locos, la confianza en el resurgir de los 76ers brota de los hombros de los debutantes Ben Simmons y Joel Embiid. Aunque yo comparto la visión de CBS: “28 victorias para los Sixers, parece el Kilimanjaro”.

Los Wolves, la revelación

En Hollywood se apuntan a lo de despacito y con buena letra. Sin urgencias en los Lakers. Al ritmo de Russell, Clarkson, Randle e Ingram (como futuro de la franquicia), en Los Angeles deberán asumir que toca otro año sin Playoffs y conformarse con un puesto por encima del colista. Veo money ahí.

Y en la zona templada  —y la más candente al mismo tiempo—, vemos como los Timberwolves, una docena de años después, despuntan como la linda sorpresa del campeonato, mientras que Knicks, Bulls, Bucks o Rockets abrazan un descalabro no programado en su radar.

Los Utah Jazz son el equipo con más hype de la casa de apuestas. Desmedido. Thunder —sin KD— y Hawks —con Howard pero sin Teague ni Horford— sobreviven excesivamente bien en las alturas en mi opinión. Por otro lado, tengo buenos pálpitos con Suns —Bledsoe, Knight, Len, Booker— y Pelicans —’La Ceja’, no hace falta añadir nada más— quienes creo que tendrán algo que decir al severo juicio aquí emitido.

Muchas reflexiones pueden emanar de este post. Pero allí, en Las Vegas, insisto, recordad que hay algo más que una captura de pantalla en juego.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los médicos le dijeron a Bosh que su carrera estaba acabada

Los Nets, cautos con la recuperación de Caris LeVert

Siguiente