Los Wizards tiran los dados con John Jenkins

Solo tiene 27 años, y quién sabe si aún no sea demasiado tarde para despegar. Los números, no obstante, no están de su lado. Con decir que el año con más minutos de en la NBA fue el de novato, ya está dicho casi todo.

Sin embargo, el ex combo guard de los Commodores de Vanderbilt es de los que persevera. Un fijo en la academia de alto rendimiento de Drew Hanlem que no se resigna a dar por concluida su etapa en la NBA.

A caballo casi desde su llegada entre la liga número uno del mundo y la de desarrollo, en 2017 probaba suerte durante una temporada en España, en el San Pablo Burgos, para volver a la siguiente a Norteamérica, con el afiliado de los Knicks (Westchester) en la G League, su equipo hasta hoy.

Su último partido al máximo nivel data de la 2015-16 (además de sus recientes apariciones en las ventanas FIBA con el combinado USA), con la camiseta de los Suns, y ahora vuelve a subirse a este difícil tren bajo un contrato de 10 días con los Washington –fuente de Shams Charania, de The Athletic– a quienes se les agotan las ideas y los experimentos con los que conformar un grupo que alcancen, al menos, los playoffs.

Todo un primera ronda

Número 23 del Draft de 2012 (doce puestos por delante de Draymond Green, como el ala-pívot bien recuerda) sus promedios NBA en un total de 145 encuentros, son de 5,1 puntos en 12,8 minutos de juego.

(Fotografía de portada de Marcelo Endelli/Getty Images)


Apoya a nbamaniacs y consigue acceso a contenido extra varias veces por semana. Aquí te contamos cómo hacerlo.