Los Wolves dejan escapar su oportunidad en Dallas

El conjunto de Tom Thibodeau estaba en plena racha positiva —tres victorias consecutivas— y nada como un encuentro frente a un equipo hoy —más que nos duela— modesto como son los Dallas . El conjunto de Rick Carlisle, que a principio de temporada aspiraba a Playoffs, sobrevive en una situación complicada en el Oeste, donde bogan penúltimos; una situación muy similar a la que están sufriendo los Minnesota .

En los diez últimos partidos ambos conjuntos presentaban un récord de 4-6; negativo pero esperanzador. Los de Minneapolis aterrizaban en Texas con la moral por las nubes tras vencer a dos equipos punteros como Thunder y Rockets; en el caso de los Mavs, se ha comenzado a ver un lavado de cara justo con la vuelta del jugador que allí es la institución, Dirk ‘Eterno’ Nowitzki.

Y un dato más que debíamos tener en cuenta antes del arranque del choque. Los de Dallas, que hoy jugaban en casa, presentaban un balance de 8-11 como locales. En el American Airlines Center han venido casi todas sus victorias del presente curso. En el caso de los visitantes, por el contrario, su balance fuera del Target Center no era muy halagüeño: 5-14. Con esta premisa, las probabilidades sonreían más de antemano a los Mavs, y tras el último cuarto no cambiaba el semblante; 87-98 y alegría para el elenco tejano, que aún está muy a tiempo de salir del pozo.

Dirk, infinito

https://www.youtube.com/watch?v=Is0-v6Uti5g

Aún a sus 38 años, esperamos a un que anote; lo que no se espera para nada era un Dirk que tapone. Pues en la tarde de hoy el alemán ha anotado 17 puntos —con una nuevo repertorio de lanzamientos con arcos imposibles—, ha cogido 6 rebotes y ha colocado 3 tapones. Incombustible en sus 28 minutos. Hasta cinco jugadores le han acompañado en la ofensiva alcanzando los dobles dígitos. (19), Deron Williams y Harrison Barnes (13) y J.J Barea, que está cuajando una gran temporada desde el banquillo, con 15 tantos.

Nulo banquillo lobuno

Los Wolves por su parte saltaban a la madera con una noticia, a priori, positiva. (11) volvía a la rotación tras ser baja por varios partidos; lo hacía desde la titularidad, donde venía sustituyéndolo en los últimos envites y con gran acierto Brandon Rush. El ex de los Warriors, como si Tommy Lee Jones le hubiera pasado su desmemorizador de Men in Black al coach de Minny, volvió al ostracismo, debiendo resignarse con tres minutos de juego.

Y ya con el cinco titular habitual, fue el menos habitual quién lideró al quinteto en anotación —no, Ricky no—. terminó con 22 puntos y 8 rebotes en una serie de 10/12. Wiggins sumó 19 y Towns aportó otros 18. En el caso del español, que aunaba su mejor momento al de su equipo, se quedó en 8 tantos y 10 asistencias.

Y si tenemos que hablar de los suplentes es suficiente con nombrar sólo a uno de sus integrantes; a Nemanja Bjelica, que sumó 10 puntos. Porque ahí terminó la contribución del banquillo y explica en gran medida su derrota de hoy. Negada, absolutamente negada estuvo el resto de la rotación. Sin contar al serbio, los otro cinco suplentes que saltaron al parqué se juntaron para terminar con un 0/12 en tiros de campo.

Lo próximo

Sin tiempo para relajarse ni relamerse en el regocijo o el chasco, vamos con la siguiente jornada. Los Wolves repiten fuera de casa pero sin desplazarse demasiado; intentarán dar la sorpresa el martes ante San Antonio Spurs. Por parte de los Mavs, saltan a la carretera para enfrentarse ese mismo día a los Chicago Bulls.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Raptors se pasean en Toronto ante los Knicks

Isaiah Thomas niega insultos a la madre de Dennis Schroder

Siguiente