Resultados: Kuzma y Ball cambian sus cuerpos

Nos acercamos al tramo final del verano; las persianas se elevan y las digievoluciones hacen su aparición. Tras meses de multipower, mancuernas y generosas raciones de avena, es el momento de contrastar resultados y recoger los frutos de lo entrenado.

El 22 de junio titulábamos ‘Kyle Kuzma se machaca en el gimnasio’. Hoy, su jefe en las oficinas pasa revista y se muestra satisfecho con lo que ve entre barracones. El salto físico del alero (23 años) es un hecho.

De acuerdo con Harrison Faigen, de SB Nation, Rob Pelinka no tiene sino buenas palabras para dos de los sophomores más mediáticos de su equipo. Porque no es solo con Kuzma. , también ha recibido su ración de elogios.

“A Lonzo, claro, no se le ha permitido todavía jugar 5 vs 5 porque venía de la artroscopia en su rodilla, pero el modo en que se ha dedicado a trabajar su cuerpo, asegurándose de que está listo para enfrentarse a bases fuertes, como Russell Westbrook, los cuáles tienden a ser agresivos y buscan, de manera natural, el choque… Lonzo será capaz de resistir esas embestidas e incluso de devolverlas. Lo veréis en su físico”.

No nos pilla de sorpresa. A los miembros de esta web, ya nos llamó la atención la foto que colgaba el mayor de los Ball en su perfil de Instagram cuando apenas junio cruzaba su ecuador. Trapecios suficientes para cargar tres mochilas el primer día de colegio.

 

View this post on Instagram

 

“Grind everyday like it ain’t no tomorrow” – @lilbaby_1

A post shared by Lonzo Ball (@zo) on

En cuanto a Kuzma, comprobamos que tampoco está dispuesto a dar tregua a su propio hype, el cuál lleva alimentando desde que fuera seleccionado en el puesto 27 del pasado Draft.

“Cuando salte a pista en el partido de apertura de la temporada, os daréis cuenta cómo de completo es el cambio en su cuerpo. Su espalda es fuerte, sus hombros, amplios. Ha pasado, además, unas cuantas sesiones entrenando con Kobe [Bryant] su juego de pies en el Condado de Orange” son las palabras que dedica el general manager de los Lakers a sus jóvenes pupilos.

Preparados para LeBron

Queda claro, por lo tanto, que la parcela física ha sido clave ese verano en tierras angelinas, espoleada aún más si cabe por la llegada de LeBron James y sus 113 kilogramos de masa magra. Un físico que no necesita presentación y para el cual, más que nunca, deben estar listos sus compañeros de vestuario.

Y es que la de los Lakers, por su historia, su uniforme y su enclave es una franquicia que, de por sí, enciende y saca lo mejor de las 29 rivales; con la llegada de LeBron James, efecto multiplicador, todas y cada una abordarán el Staples con deseos de dar la campanada. Ganar a los Lakers. Ganar a LeBron. Satisfacción doble.

Y para resistir las embestidas de la marea, nada como ir cultivando una propicia barricada corporal.

Gunnar Peterson, otro de los grandes fichajes de Magic&Pelinka de hace un año, puede estar satisfecho con sus muchachos.

De Brandon Ingram ya hablamos en profundidad por aquel entonces. Hoy era el turno de Kuzma y Ball. El trabajo abraza y se une así al talento en Lakerland.