Subastadas unas zapatillas usadas de Michael Jordan por 104.765 dólares

Las zapatillas que utilizó en el “Flu Game” han sido subastadas por 104.765 dólares, una cifra que bate todas las marcas de precio de venta de unas zapatillas usadas en cualquier deporte.



Según ESPN, el anterior récord pertenecía a unas Jordan que Michael Jordan usó en su temporada de novato en la NBA, vendidas el mes pasado por 31.070 dólares.

GreyFlannelAuctions.com fue la empresa que llevó a cabo la subasta de las Air Jordan 12 de 1997, recibiendo quince pujas tras un precio de salida de 5.000 dólares. El lote incluía los calcetines que Jordan utilizó el día del “partido de la gripe”.

Las Air Jordan 12 subastadas pertenecían a Preston Truman, un antiguo recogepelotas de Utah que consiguió que Jordan le regalara y firmara las zapatillas después de jugarse el quinto partido de las Finales de la NBA de 1997.

Pero fue meses antes cuando se comenzó a fraguar que Truman pudiera conseguir las codiciadas zapatillas.

¿Cómo consiguió las zapatillas de Jordan?

Durante la temporada regular 1996–97, los visitaron Salt Lake City y Truman fue el encargado de conseguir uno de los alimentos que Jordan tomaba antes de los partidos, puré de manzana. Ese día no había en el vestuario de los Bulls y Jordan dijo que si no se le traía puré no habría ningún autógrafo para nadie. Truman se recorrió de arriba a abajo el entonces llamado Delta Center para conseguir el puré hasta encontrar un bote de gran tamaño que trasladó al vestuario.

Meses después, cuando los Bulls regresaron a Salt Lake City para disputar el tercer partido de las Finales de la NBA, Truman se encargó de que en la taquilla de Jordan hubiera galletas y puré de manzana sin que fuera necesario que el jugador lo pidiera. Cuando Jordan lo vio le dijo “¿Te acordaste? Ese es mi tipo”.

Días más tarde, el 11 de junio de 1997, se debía disputar el crítico quinto partido de las Finales con un resultado hasta ese momento de 2–2 entre ambos equipos. Para más inri, Jordan había pasado toda la noche y el día con fiebre y vomitando, por lo que no estaba en las mejores condiciones de encarar un partido de ese calibre. Según reveló su preparador personal, Tim Grover, Jordan había sido envenenado con una pizza en mal estado pedida al servicio de habitaciones del hotel en el que los Bulls se hospedaban.

Aún así, Jordan salió a la pista, sacó fuerzas de flaqueza y disputó 44 minutos para anotar 38 puntos gracias a unos espectaculares segundo y cuarto cuartos. Los Bulls llegaron a estar 16 puntos por debajo en el marcador, pero la brillantez de Jordan, su deseo innato de ganar y su espectacular triple que rompió el empate a 85 a segundos del final, obraron el milagro y Chicago consiguió una victoria que allanó su camino hacia el quinto título en siete años. Aquel partido se recuerda como una de las grandes hazañas de la carrera de Michael Jordan.

Las zapatillas de aquel día

Tras prácticamente desfallecer en la pista y ser sacado de ella apoyado en , ya en el vestuario Truman reunió el valor suficiente para pedir a Jordan sus zapatillas y la estrella de los Bulls se las dio no sin antes firmárselas, una forma de devolver el favor del puré de manzana que el recogepelotas nunca olvidaría.

Truman guardó entonces con mucho celo las zapatillas en una caja de seguridad de un banco y 16 años después decidió venderlas para que el preciado par pudiera ser disfrutado o expuesto en algún lugar mejor que una caja fuerte.

“Habré visto las zapatillas como cuatro veces desde que las puse en la caja de seguridad hace 16 años”, dijo Truman a ESPN. “He pasado años sin acordarme de ellas… Simplemente no veía sentido tener algo tan chulo y parte de la historia de la NBA guardado en mi banco durante más tiempo”.

Truman dijo que los beneficios de la subasta no serán destinados a “algo excitante”, sino al fondo de ahorro para la educación de sus hijos y para pagar su coche.

 Video: el partido de la gripe de Michael Jordan