Bradley Beal, ansioso por volver a jugar junto a John Wall


La NBA ha establecido la apertura de la temporada 2020-21 en el mes de diciembre. A la espera de confirmarse la organización de una segunda burbuja en Chicago, las ocho franquicias no invitadas a Orlando anhelan regresar al habitual ritmo competitivo de la liga. Pero hay una de las presentes en Disney World que también tiene la vista fija en el próximo curso.

Los Washington Wizards aterrizaron de rebote en Florida gracias al formato de 22 equipos propuesto por la NBA para finalizar la temporada. La de los capitalinos está siendo una participación estéril, pues viajaron sin sus principales estrellas y han confirmado prácticamente su adiós a los playoffs tras un par de jornadas. No obstante, hay espacio para el optimismo.

Si todo prosigue su curso natural, los de Scott Brooks iniciarán la próxima campaña con Bradley Beal y John Wall a pleno rendimiento. O, al menos, sin ningún tipo de contratiempo físico. Mención especial merece el caso del base, quien no ha disputado ningún partido oficial desde que fuera sometido a una cirugía para reparar la rotura del tendón de Aquiles sufrida en febrero de 2019. Dos años en el dique seco suponen demasiado tiempo para un jugador, especialmente cuando este lapso de tiempo coincide con el que debería ser el prime de su carrera.

Mientras tanto, Beal ha liderado a los Wizards en ausencia de su compañero de back-court. Y ahora que la temporada 2019-20 ofrece sus últimos coletazos, el de San Luis está mirando también hacia el próximo año y ha admitido el entusiasmo que supondrá volver a jugar junto a Wall.

“No puedo mentir, estoy muy ilusionado”, reconoció el dos veces All-Star al medio NBC Washington. “Estoy muy feliz principalmente por él. No ha estado en la pista durante mucho tiempo. Podrá recuperar su lugar de paz, su musa, su amor y su alegría. Definitivamente estoy ansioso por volver a jugar con él. Creo que será genial.”

Más allá de su propio anhelo personal, Beal ha compartido suficiente tiempo con Wall a lo largo de los años como para comprender cuánto significará para él el regresar a las canchas de la liga. No solo a nivel deportivo sino también emocional. Será el primer partido del base desde la muerte de su madre debido al cáncer. Y también el primero que jugará frente a su hijo Ace.

Así, es muy posible que la perspectiva de Wall ante la vida y el deporte haya cambiado. Diversos informes alentadores y vídeos suyos en entrenamientos sugieren una explosividad cercana a la de sus mejores años. Aunque la verdadera prueba de fuego no llegará hasta que vuelva a vestirse de corto en un partido oficial de la NBA.

A su vez, Beal ha aprovechado todo este tiempo para sufrir una transformación igual de significativa. El escolta se ha convertido en uno de los mejores escoltas de la NBA y ha añadido un amplio repertorio de habilidades a su juego, obligado a ello ante la ausencia del base.

Aunque han jugado juntos durante siete temporadas, existe cierta intriga y misterio sobre cómo rendirán cuando vuelvan a reunirse. Ambos deberían ser jugadores y personas muy diferentes respecto a su último duelo juntos. El propio Wall declaró hace unos meses que “ambos se mejoran mutuamente”, mientras que Beal ha hecho frente a una frustrante temporada fruto del elevado número de derrotas cosechado y las carencias del roster.

Ahora, la responsabilidad de ambos no girará únicamente a la obtención de victorias, sino también al apoyo del desarrollo y la evolución de jóvenes como Rui Hachimura, Thomas Bryant o Troy Brown Jr. “Podemos hacer crecer a nuestro equipo y las jóvenes estrellas que tenemos”, agregó Beal. “Estoy muy emocionado y sé que los aficionados también lo están. Estoy deseando que vuelva.”

(Fotografía de portada de Rob Carr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.