La encrucijada de Jrue Holiday y J.J. Redick

Los New Orleans siguen a la espera de su nuevo mesías, Zion Williamson; de que el joven de 19 años rescate algo positivo de su ahora torcida temporada 2019-20. Que aunque estén anclados en las catacumbas de la Conferencia Oeste (14º puesto, récord de 6-21) no todo ha sido una tortura china. La recuperación deportiva de Brandon Ingram —25,0 puntos, techo de su carrera— es una noticia de la que podrán sacar amplio rédito en el futuro. Lo que ocurre es que no se puede negar que los resultados no acompañan. Nada de nada.

Llegaron a colocarse con un balance de 6-9 tras tres victorias seguidas pasado el ecuador del mes de noviembre, pero, desde entonces, doce derrotas seguidas. La nulidad más absoluta en todos sus resultados, aunque no siempre actuaron de manera tan desacertada como para no ganar un solo envite desde hace casi un mes (22 de noviembre).

El objetivo de la presente temporada no eran los playoffs, pero sí que se esperaba estar algo menos hundidos. A la espera de que el debut de Zion Williamson limpie algo la marcha, al menos la emocional, los Pelicans tendrán también que torear el interés de otras franquicias por alguno de sus jugadores más importantes, como nos hicimos eco en la mañana de este lunes.

y son dos piezas que causan no poco deseo en terceras franquicias. Y la premisa debe estar clara en los Pelicans: si nada raro ocurre, no hay motivos para mover ficha por ninguno de los dos. Lo mejor para la estructura es que se queden, que sumen y ejerzan como docentes de lujo para la generación que ahora rompe el cascarón.

Holiday ha manifestado siempre su deseo de seguir en New Orleans pese a tratarse de un proyecto que redacta ahora sus primeros estatutos. El periodista Adrian Wojnarowski (ESPN) advertía eso sí, de que el escolta está llegando a un punto de su carrera (29 años) en el que podría no estar cómodo pasando demasiados meses sin victorias y rodeado de jugadores con experiencia profesional reducida.

“Simplemente es algo que apesta”, podía manifestar el propio Holiday (declaraciones al The Times Picayune) respecto a largas rachas de una derrota detrás de otra. Puede entonces que esa sea una de las claves para su permanencia o no en New Orleans; que el equipo pueda levantar los brazos deportivamente en próximos partidos. Si el equipo de Alvin Gentry insiste en tropezar una vez detrás de otra, podría ser el propio jugador el que traslade su cada vez menos holgada identificación con el proyecto. No está, a estas alturas de su carrera, para ganar 15-20 partidos de cada 82.

Dicho sea de paso, tanto Jrue Holiday como Redick resultan dos piezas con muy buena prensa en la Liga y que encajarían a medida en un aspirante a todo.

Sus contratos

Podrían los Pelicans escuchar ofertas por ambos pero la realidad dicta que no existe urgencia por traspasar a ninguno. Holiday posee garantizadas esta y otra temporada más, con una opción de jugador (27,1 millones de dólares) de cara a la 2021-22. No urge, pues, mover su contrato en las próximas fechas por estar próximo a caducar. Tampoco es un caso demasiado urgente el de Redick, que fichó este pasado verano por los Pelicans para dos temporadas a razón de 13 millones en cada una de ellas.

De ese modo, no hay ningún tipo de premura por parte de New Orleans en traspasar sus contratos, pero dada la edad de ambos jugadores, si resultados más amables no llegan pronto sí podría hacerlo la iniciativa personal de querer jugar en otro equipo. En caso de que los Pelicans no levanten cabeza en las próximas semanas, habrá que ver si tanto Holiday como Redick no desean apostar por un lugar donde conseguir aspiraciones un poco más optimistas. Jugar los playoffs, dicho de otro modo. Y ya sabemos que en los últimos tiempos, un jugador no juega donde no quiere hacerlo.

(Fotografía de portada: Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

San Antonio Spurs, ¿la reconstrucción es inminente?

Kawhi Leonard y el paradigma del jugador NBA con su destino

Siguiente