La carrera de Derrick Rose, en peligro


¿Volveremos a ver a Derrick Rose jugando un partido en la NBA? Esa es la pregunta que empieza a tomar forma entre los ejecutivos de la Liga.

Tras un año en el que aún disfrutó del rol de estrella en New York Knicks, el MVP de 2011 llegaba a Cleveland para unirse a LeBron James y luchar por el anillo. Lo hacía rebajando su caché de 21,3 millones de dólares a 2,1 –mínimo salarial–, con la intención de demostrar en un contender que aún podía tener un papel protagonista. “La próxima vez me tendrás que pagar”, dijo.

El resultado no ha podido ser peor. Nuevamente perseguido por las lesiones, esta vez con el tobillo como articulación afectada, Rose llegó incluso a plantearse la retirada a finales de noviembre. No lo hizo, pero desde su reaparición tuvo un papel testimonial que no se libró de una de las anécdotas de la temporada: Tyronn Lue le llamaba para entrar a la cancha y él se encontraba en el baño…

Eso fue como decimos un hecho aislado, pero sin duda sirve de ejemplo para una campaña que comenzó mal y ha concluido –por ahora– aún peor. Traspasado de Cleveland a Utah, los Jazz no dudaron en cortarle. Una vez liberado, pronto surgieron posibles destinos. Se habló de Minnesota, que poco después aseguraba no estar interesado; y lo mismo ocurrió con Washington, que optó por probar con Ramon Sessions.

No decimos que aún no esté a tiempo de firmar un contrato este curso, pero varios ejecutivos de la Liga consultados por Bleacher Report señalan que lo más probable es que deba esperar al siguiente. Y en ese panorama es inevitable que se piense en si su carrera ha terminado. Sí, tiene solo 29 años, pero el hecho de verse sin opciones en ningún equipo que compita por algo podría acabar por cerrar el círculo.

No a los 10 días

Centrándonos en el presente, el citado medio ha podido saber que Rose solo ha recibido un par de ofertas de contratos de 10 días. No es algo que le convenza. Rose está buscando una oportunidad que pueda suponer un enfoque a largo plazo y en la que el equipo esté listo para ganar ahora. Una exigencia lógica dado su estatus, pero no tanto por su baloncesto, que en las últimas campañas ha ido cayendo hasta que los que deciden qué fichar, los que están en la oficina, no confían en ofrecerle un contrato. Puede que el fin esté cerca.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.