Los Knicks quieren a Leonard… y los Spurs a Porzingis

En el lapso que va de las Finales al Draft, tanto en nbamaniacs como en la mayoría de portales especializados, dejamos de ejercer de embajadores de la verdad para convertirnos, más que nos pese, en porteadores de rumores.

En estos largos días de espera las franquicias no sueltan prenda; inmersas en sus despachos, estudian todas las variantes posibles y sus teléfonos no se cansan de cimbrear. Confeccionar una plantilla que ilusione al tiempo que el gasto no se vaya por las nubes, no es algo fácil de cuadrar. Sin embargo, cualquier mareta que involucre a una estrella y su presunto deseo de cambio de aires, activa la alerta.

El caso de es el arquetipo perfecto. Un jugador carne de MVP, abiertamente a disgusto en su equipo, los San Antonio , y con solo 25 años de edad. El tabique de carga en torno al que casi cualquier franquicia desearía edificar su futuro.

Y una de ellas, una que necesita un golpe de efecto tras la salida de Carmelo y el adiós a muchos años de intentarlo en vano, son los New York .

El inevitable precio a pagar

Todos hablan de Los Ángeles, y de la declaración de intenciones que al parecer habría emitido Leonard de puertas a dentro. Le encanta California (y a quién no) y particularmente los . La franquicia oro y púrpura, con tremendo margen salarial, estaría en condiciones de cubrir casi cualquier pretensión económica del forward, y además seguir teniendo hueco para rodearle de otros grandes jugadores (¿James?).

Obviamente, con un año de contrato todavía por delante, los Spurs no dejarían escapar a su estrella gratis. Los angelinos tienen varias piezas de lo más prometedoras, pero se mostrarían de lo más reacias a soltar a Brandom Ingram, el nombre que más suena como requisito imprescindible para cualquier conato de negociación.

Algo parecido sucedería en el caso de la Big Apple. Ya lo decimos; si en San Antonio están apocados a perder a lo mejor que les ha sucedido desde su Big Three, no lo harán a precio de almoneda. Quieren, como es lógico, algo que les permita reiniciar una reconstrucción.

De acuerdo a fuentes de Ian Begley, periodista de ESPN, es precisamente New York el destino que más tilín hace a Leonard tras Los Ángeles. El muchacho, tras tantos años de austeridad mediática, parece, tiene hambre de focos.

¿Presente por futuro?

Pero señalan desde Real GM que para sentarse a la mesa y sopesar el traspaso, los tejanos imponen otro nombre a cambio. El de . El letón entra en su último año de contrato rookie, por valor de 5,6 millones de dólares, y al igual que Kawhi en San Antonio, Porzingis es lo más emocionante que ha sucedido en el Madison en bastantes años, erigiéndose desde su curso de novato en la esperanza de los knickerbockers para volver a la élite de su conferencia.

Este año Porzingis, 22 años, ha promediado 22,7 puntos y 6,6 rebotes en 48 partidos disputados —grave lesión de ligamento cruzado en febrero— y 32,4 minutos de media.