Un All-Star 2017 alternativo

Ya se conocen las alineaciones completas del Partido de las Estrellas del 2017 en la NBA. Serán veinticuatro participantes en el encuentro, a disputarse el 19 de febrero en el Smoothie King Center de Nueva Orleans, que premia a los jugadores más destacados de la primera parte de la temporada.

Nosotros os proponemos un All-Star alternativo. Otros veinticuatro jugadores que han hecho méritos destacables en este tramo de temporada pero no han contado con el beneplácito del voto popular, de periodistas y jugadores para ser titular o con el de los entrenadores para ser suplente.

No os llevéis a engaño, son simplemente los jugadores que han estado cerca de la frontera. Cada lector decide si ha estado más o menos cerca de traspasar esa frontera. En ningún caso es un sustitutivo de las alineaciones reales y oficiales.

Aquí están, distribuidos entre ficticios “titulares” y “suplentes”.

Conferencia Este

TITULARES

  • Derrick Rose (NYK). Para empezar, dejemos el tema de la espantada aparte. Centrándonos en los números, el equipo que le han dado para dirigir no está dirigido. En el aspecto individual sigue destacando, y dando muestras de estar sin miedo y con confianza, pero falta comunión, grupo, integración. Madera de show como el que se presenta, pero los atributos no son los correctos en esta ocasión.
  • Dwyane Wade (CHI). Su vuelta a Chicago no está siendo como él esperaba. Un equipo con mucho gallo suelto. Sigue como la temporada pasada, en su segunda juventud, pero por detrás venía alguien que ya está delante: Jimmy Butler.
  • Carmelo Anthony (NYK). Ver a Melo fuera del partido que reúne a los principales jugadores de la liga es casi un oxímoron. Y en un año en el que está tirando del carro de verdad, jugueteando como puede con la pugna extradeportiva que existe en su entorno por ver si sigue o no sigue. En lo que continúa, una de las grandes ausencias, y no sólo por tirón y galones sino también porque los números siguen cuadrando.
  • Jabari Parker (MIL). Todos estamos ensimismados por el efecto que está produciendo Antetokounmpo, pero tiene en JP a un escudero de lujo. Ambos suponen una amenaza de fuera hacia dentro como pocas veces se han visto en dos jóvenes tan altos, y en el caso de Parker ya se llega al nivel que de él se esperaba en un principio.
  • Joel Embiid (PHI). La esperanza de casi todos los aficionados ha sido destrozada, el efecto de estampar contra el suelo un regalo hecho con todo cariño. Embiid representa muchísimas cosas y acaba de llegar, y precisamente eso último es lo que nos priva de verle en el gran partido: es novato. Los técnicos han decidido, quién sabe con qué criterio, que al ser su primer año ya tendrá su oportunidad en otra ocasión. Es una excusa de cuarta. Un equipo que está resurgiendo de lo más hondo que ha visto esta liga y del que este carismático tipo es el pilar fundamental se merecen algo más que una palmadita en la espalda. Y, por si fuera poco chasco, al chico le fastidian la cita con Rihanna. Algunos no tienen corazón…

SUPLENTES

  • Elfrid Payton (ORL). Es la elección más sentimental si nos atenemos al dato numérico. De su equipo, que ya es calamitoso, él no es ni el que más puntos anota ni el que más rebotes coge. Pero está destacando cuando Vogel le pone como titular y cuando no, y lo hace metiendo puntos, cogiendo rebotes y llevando la batuta de un equipo al que aún le falta mucho para llegar a ser competitivo siquiera en el Este. Ah, y ese pelo no se ve todos los días.
  • Dennis Schröder (ATL). Atlanta, ese equipo. Todo ha cambiado, el estilo, los jugadores referentes, y el base alemán representa lo que había antes y lo que hay ahora. Y lo representa con victorias, porque ha cambiado el estilo que él maneja pero poco ha cambiado el rédito que se llevan al mirar el marcador al final de los partidos. Aún le falta, sobre todo para ser un base integrador, pero el paso que ha dado está dejando huella.
  • Avery Bradley (BOS). Como pasa con algunos nombres de esta lista, los “segundos nombres” detrás del nombre principal son altamente damnificados. En Boston lo saben bien. El fenómeno bárbaro que está suponiendo Isaiah Thomas para los verdes está solapando la temporada de la confirmación de Bradley como un two-way player excelso, de esos a los que darle la llave del reino.
  • Bradley Beal (WAS). Por seguir con lo dicho del anterior contendiente, que Wall y Beal congenien más o menos no está siendo impedimento alguno para que los Wizards impongan su juego por las buenas o por las malas. Están ganando y el escolta de los de Washington se ha quedado fuera mientras supera la veintena de puntos de media por encuentro. No hay sitio para todos, esa es la razón.
  • Nicolas Batum (CHA). Sin hacer ruido, como siempre trabaja él, y bajo el paraguas de la sorpresa que ha dado Kemba Walker al colarse en la lista de elegidos está Nic. Los chicos de Steve Clifford siguen rondando el 50% de balance con Batum siendo el que más juega y rozando el 15/7/6 de media, que está más que bien.
  • Brook Lopez (BKN). Su equipo está que da pena, no merece la pena ocultarlo. Ya repasamos en este espacio cómo de hundido se encuentra la franquicia, pero el que evita que el cataclismo pase a ser de dimensiones bíblicas es él.
  • Hassan Whiteside (MIA). Si había que poner a alguien de Miami, Goran Dragic es el otro candidato. Pero Whiteside lleva manteniendo un nivel regular durante todos los partidos que ha disputado, con 17/14/2 por encuentro. Atributos notabilísimos en un pívot que aún está oteando su propio horizonte.

Conferencia Oeste

TITULARES

  • Chris Paul (LAC). No ha sido elegido a causa de una lesión que no le permite llegar al partido, por lo que sería una causa arriesgarse en caso de haber sido escogido. No hubiera estado de más una mención a su espectacular temporada, salvaguardando el honor de unos Clippers que apuntaban alto en el inicio. Las lesiones han vuelto a hacerle la puñeta, tanto a él como al equipo, pero es de ley destacar a este pequeño todoterreno como una star en el sentido etimológico de la palabra.
  • Damian Lillard (POR). El gran olvidado. No pasa un año sin que dejarle fuera sea motivo de debate. ¿Por qué? Porque los méritos, los números, la implicación, el brillo, la capacidad de emocionar están ahí. Sí, Portland está mucho más dubitativo esta temporada que en las pasadas, eso ha podido jugar en contra suya, pero la discriminación —y no es exagerado— que el también rapero sufre una vez que llega esta parte del calendario es para que quede patente. Es el primer jugador en 30 años que se queda fuera cuando está promediando 25 puntos por partido, por lo que ya se acaban (aún más) los argumentos para dejarle fuera.
  • LaMarcus Aldridge (SAS). Es el tapado de San Antonio Spurs, que a su vez son el tapado de su conferencia. Un bucle. Ya lo era la pasada campaña, Kawhi Leonard se salía pero él, recién llegado, le iba a la zaga. Con la bajada de minutos de Parker, Ginóbili y Gasol y las nuevas piezas que quiere meter Gregg Popovich en el engranaje, Aldridge es de los que más está dando de sí, demostrando que todavía tiene madera de jugador de All-Star.
  • Karl-Anthony Towns (MIN). El mismo caso que Embiid pero con números aún más impresionantes. El dominicano ya ha explotado, es líder y sustento de lo que quiera que hagan sus Wolves, pero se ve que no es suficiente para los que lo deben validar.
  • Rudy Gobert (UTA). Mucho se está comentando sobre si el francés, por comparativa de datos y tipología, debería haber entrado en lugar de DeAndre Jordan. Por ránking de equipo ya está bien que lleven a Hayward, pero Gobert está haciendo doble-doble cada dos por tres y es la sobriedad personificada en ambos aros. Si sigue así, o le dan el DPOY o la temporada que está haciendo va a quedar sin premiar de una forma un tanto injusta.

SUPLENTES

  • Eric Bledsoe (PHX). Poniendo de relieve que su equipo es de los peores de la liga, el salvavidas es él. La explosión anotadora de Devin Booker va acompañada de rachas propias de su edad y de la posición en la que juega, todo dentro de la lógica, pero el que está fallando poco es Mini-LeBron. Por lo menos da la cara en un equipo en el que no se sabe cuál es la cara ni quién debe darla.
  • Mike Conley (MEM). Si alguno que lea esto es de los que piensa que Gordon Hayward es el jugador más infravalorado de la liga, podría pensar que ha cedido el cetro de dicho honor. Conley puede ser el nuevo poseedor. El premio para Memphis era para uno, y Marc Gasol es la opción lógica. No obstante, como ya tocamos aquí, no se entiende el éxito de estos Grizzlies sin uno ni otro ni los demás.
  • Lou Williams (LAL). Es un caso digno de alabanza. No es el que más minutos juega, no es el que más tiros se juega, no es el que más focos acapara pero es el más regular, consistente y productivo del equipo de Luke Walton. Esos Lakers que empezaron por encima del 50% del balance ya se han ido pero el que se ha quedado es Louis, que sigue en lo alto de la lista de jugadores que más puntos anota saliendo como suplente.
  • Eric Gordon (HOU). Si alguien le tose al anterior seleccionado en el premio a Sexto hombre del año es éste. Le ayuda lo bien que está jugando su equipo, el colchón de victorias que están logrando y lo que le favorece el estilo, ya lo explicamos en una dedicatoria necesaria a este parto doloroso que se ha convertido su carrera profesional. Y Harden ya hizo campaña por él, aunque no haya surtido efecto.
  • C.J. McCollum (POR). Decimos de Lillard, pero en los partidos en los que su compañero de backcourt ha faltado a lo largo de la temporada (que han sido más que otros años) el que se ha destapado como anotador obseso es McCollum. Y cuando están juntos sigue siendo ese tipo que pisa la línea marcada y obedece a pies juntillas. Con su equipo más o menos acertado, que es lo que siempre te da o te quita para estar en esta pelea por el puesto, el seguro está echado si en la cancha está C.J.
  • Harrison Barnes (DAL). Ha ido a una franquicia en la que se puede desarrollar plenamente como estrella emergente y lo está haciendo muy bien. Auspiciado por el gran Dirk pero muy sólo en cuanto a aportaciones de calidad, el lastre que supone el récord de los Mavs hasta le viene bien para mejorar en facetas del juego en las que no podía participar con los Warriors del 73-9.
  • Zaza Pachulia (GSW). ¿Qué buena manera de cerrar, eh? Es broma. Así como la pasada temporada hubo chance real de meter al georgiano en las listas de destacados por mérito propio, este año no ha sido más que una extensión de aquello pero por hacer la gracia. Eso y que Georgia le tiene tomada la medida al voto popular (y nadie sabe cómo). Sólo por el hecho de que haya sido el responsable de que la liga haya cambiado el sistema de votación ya es para tomarlo en cuenta. Esto sí que no lo olvidaremos fácilmente.

EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los equipos con 4 jugadores en un All-Star

Al Harrington no ve a Carmelo lejos de los Knicks

Siguiente