D-League: Troy DeVries, un rookie a los 34 años

“Trabajé una semana con los Houston Rockets  y de verdad creí que mi momento para jugar en la NBA había llegado. Pero el equipo eligió a otros jugadores y acabé yendo a Turquía. Si me hubieran dado la oportunidad, habría demostrado que tenía lo necesario para jugar en la NBA, pero estoy igualmente agradecido por todo lo que he aprendido en mi carrera y por todos los lugares en los que he estado”.

Abril de 2016. (Washington, 1982) lleva un par de meses en su destino, el Oporto de la competición nacional de Portugal. Hasta ahí ha llegado después de una larguísima trayectoria que recoge sitios tan diferentes como España, Venezuela, Ucrania, Alemania, Turquía o Australia.

El escolta estadounidense firmaba por el Oporto de Moncho López el pasado febrero, después de estar hasta ese momento inédito en la 2015/16 por culpa de una lesión. DeVries pertenecía al Konyaspor turco, donde había llegado en 2013. La parada en el país otomano era la continuación de una vuelta por el mundo, precedida de su estancia exitosa en España.

En Girona, en Lleida pero principalmente en Melilla, DeVries se convirtió en uno de los mejores jugadores de la LEB Oro entre finales de la década pasada y principios de la presente. Sus capacidades anotadoras le valieron un contrato en ACB, con el Unicaja, y la posibilidad de, en la frontera de los 30 años, jugar en la Euroliga y prolongar su estancia en España hasta el citado 2013, donde abandonó Manresa para poner una nueva cruz en su mapa.

Un estadounidense nunca olvida la NBA

Un trotamundos como DeVries, que ha paseado su baloncesto por diversos continentes, no había jugado sin embargo jamás al baloncesto profesional en el país que le vio nacer. Formado en la Universidad de Portland State y en la de Nuevo Mexico, debutó profesionalmente en 2005 en la Bundesliga alemana. Antes de llegar a España en 2008, pasó también por Ucrania y Australia. Con el transcurso de los años, la NBA siempre quedaba ahí, como anhelo, como posibilidad, de reojo. Y ejemplo de esta realidad  fue esa semana de entrenamientos con los Rockets, en 2013, lo más cerca que DeVries, máximo anotador en Oro en 2011/12 hasta que lo adquirió Unicaja y quinto máximo encestador de la ACB en la 2012/13, estuvo del basket profesional estadounidense.

Hasta ahora, que a los 34 años, se ha unido a , el afiliado de los Lakers en la D-League. En 2013 DeVries, que no quiso continuar en Manresa, tuvo ofertas del Guipúzcoa Basket o de Israel, pero él prefirió luchar por su sueño americano. Se despertó pronto, apenas a la semana, pero lo buscó y lo intentó. Hace un mes, volvía a la carga.

¿Por qué a los 34 años?

DeVries ganó la Liga de Portugal 2016 con el Oporto. Tenía buenas ofertas para continuar en el baloncesto luso, del propio Oporto pero también del eterno rival, el Benfica, y sin embargo, al igual que en 2013, decidió mirar a su país natal.  Se apuntó a las pruebas de Los Angeles D-Fenders y tras superar el tryout, entró a formar parte de la plantilla dirigida por Coby Karl y que cuenta con otro viejo conocido del baloncesto español, como es Travis Wear. En los D-Fenders está, aunque no juega mucho, David Foster, junto con Tavares el hombre más alto de la competición. También podemos ver a Vander Blue, uno de los máximos anotadores del torneo y que ha disfrutado de cortas experiencias en la NBA con Celtics y Lakers.

En una D-League más destinada a jugadores jóvenes que buscan escaparte y el fin último y máximo de una llamada de la NBA, DeVries afronta su primera experiencia profesional en los Estados Unidos. “Allí, en los D-Fenders, tiene ese rol fijo de jugador con experiencia, tirador. Seguramente busque esa oportunidad (NBA) o un nuevo gran contrato en Europa. Aquí, en Portugal, disponía de buenas propuestas en todos los sentidos, pero las rechazó”, afirma uno de los máximos expertos en el mundo de la canasta portugués, Luís Cristóvão.

En el primer mes de competición, DeVries promediaba 10,1 puntos, 2,5 rebotes y 1,9 asistencias en 24,6 minutos. De los 15 partidos en los que había tomado parte hasta el 20 de diciembre, el escolta había sido titular en 9, con un tope de 26 puntos firmados el 29 de noviembre. Ese día registró 6/8 en triples (42% en la campaña), una de sus especialidades para un tirador que puede convivir sin demasiados apuros en una competición así, explotando sus cualidades de cañonero.

Mientras lo hace, este admirador de Curry, al que considera el mejor anotador del baloncesto actual y del que toma su inspiración, sigue cuidando al máximo sus hábitos alimenticios en beneficio de una carrera longeva, que se puede coronar con la guinda de algunos minutos en la NBA. Cosas más complicadas se han visto.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!