Los Warriors quieren más: ofertas a Green, Thompson y el Draft

Haber ganado tres campeonatos en cuatro años no va a saciar ni frenar a los . En las oficinas de la franquicia de California ya se trabaja a toda máquina en el futuro del equipo para seguir a la vanguardia de la NBA, el único objetivo que se plantean.

Un hombre lidera todo este plan, el mismo en las últimos temporadas. , el propietario de los Warriors que fue abucheado por su propio público por haber traspasado a Monta Ellis, solo entiende el éxito como el fruto del trabajo constante y los lamentos nunca han sido parte de su credo.

Así pues, horas antes de que los Warriors pudiesen alzar el título de campeones de la temporada 2017-18, Lacob se reunió con su hijo , asistente del general manager, para saber todo lo que se cocía en las oficinas de la franquicia de La Bahía respecto al Draft.

“Va a estar contento unos cinco minutos y después se va a poner a gritarnos preguntando por el Draft. Lleva preguntándonos toda la semana”, dijo Kirk Lacob este sábado a ESPN respecto al pensamiento del propietario sobre el presente y futuro inmediato de Golden State.

Ofertas de renovación en camino

Pero, evidentemente, no solo con acertar en el Draft se puede asegurar competir por los siguientes títulos de la NBA. Sí, Stephen Curry, , llegaron a través del Draft. Incluso Jordan Bell, un novato que ha aportado 5,8 puntos, 3,3 rebotes y 1 asistencia en 13,5 minutos por partido en las Finales, también llegó vía Draft a golpe de talonario.

Sin embargo, la continuación de lo que parecen los inicios de una dinastía pasa por asegurar que los mejores jugadores permanezcan en la plantilla. Ya se hizo el pasado año con Stephen Curry mediante un impresionante contrato y también con Andre Iguodala. Ahora tocan los otros tres del ‘Quinteto de la muerte’.

Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green pueden ser renovados este mismo verano y los Warriors van a trabajar para ello. Kevin Durant ya ha asegurado esta semana que seguirá con los californianos aunque no sepa los detalles de su contrato respecto a temporadas y dinero. Los otros dos hombres clave aún deben pensar en su futuro y económicamente les renta esperar a ser agentes libres —Thompson en 2019; Green en 2020— para negociar contratos mayores.

En cualquier caso Joe Lacob no deja nada al azar y hace unos días ya avisó que planea ofrecer extensiones de contrato a ambos este verano. La de Steve Kerr también está en camino. “Las cosas buenas cuestan mucho”, dijo Lacob a ESPN. “Vamos a tratar de firmar extensiones a Klay y Draymond este verano. Se han ganado el derecho a hacer lo que quieran. A lo mejor quieren esperar a la agencia libre. No puedo controlar eso. Pero haremos lo que sea posible para mantenerles”.

“Hemos demostrado que si creemos que vamos a competir por el campeonato pagaremos el impuesto de lujo. Nadie quiere hacerlo, pero nosotros pensamos que lo haremos. Todo lo que te puedo decir es que nos vamos a sentar para hacer planes en cómo mejorar el equipo para el futuro y cómo prepararnos para el futuro. Y puede ser de diferentes maneras”.

En esas “diferentes maneras” es donde entran las posibles decisiones de Green y Thompson y cómo afectarán a lo que se pueda hacer en Golden State. Porque si ambos jugadores demandan contratos por el máximo esperando alguno de ellos a terminar su actual vinculación y Durant también decide no perdonar millones de dólares, la cantidad de dinero que haya que abonar en impuesto de lujo en unos años puede que sea simplemente inasumible y haya que buscar otra hoja de ruta.

Cultura Warriors

En cualquier caso la directiva de los campeones se prepara para cualquier contingencia ya que la autoevaluación constante es considerada parte troncal de la cultura de los Warriors. “La gente siempre trata de copiar a los ganadores”, dice Joe Lacob. “Puede que eso sea lo correcto o no lo sea, porque las situaciones siempre cambian. Creo que hay que hacer un repaso cada año y ver qué es lo que quieres hacer para el futuro”.

Los Warriors no están saciados. Ni los que juegan, ni los que entrenan, ni los que dirigen. Lógico que haya otras grandes mentes de la NBA que estén obsesionadas con vencer a los Warriors. Porque si los Warriors no se desintegran desde dentro solo queda ir al límite para aspirar a superarles.