Los 5 mejores jugadores de la historia de Golden State Warriors


Hoy hablamos de Golden State Warriors y de los 5 mejores jugadores de la historia de la franquicia, encabezados por ya sabéis quien.

Stephen Curry

Cómo no iba a estar en este grupo de elegidos. A sus 32 años y con 11 temporadas en el equipo, Stephen Curry es el emblema de unos Warriors que batieron el récord de las 72 victorias de los Bulls de Jordan (73-9 en la 2015-16), que han disputado las últimas cinco Finales y que han conseguido tres anillos (la mitad de los seis que tiene la franquicia). Habilidoso, veloz, anotador, carismático. Don Stephen lleva varias campañas regalando actuaciones increíbles a la vez que convierte esos excelsos despliegues de talento en premios individuales y colectivos.

Récords no le faltan, y no solo en los Warriors, donde es el jugador con más triples tanto en regular season (2.495) como en playoffs (470), sino en la historia de la NBA. A estas alturas de su carrera Curry es el jugador que más lanzamientos de tres puntos ha anotado en una temporada (402), quien más puntos ha conseguido en una prórroga (17) y quien más triples ha anotado en un partido de las Finales (9). Sí, sin duda su fortaleza está en su muñeca, esa que le permite anotar tiros increíbles –prácticamente de dibujos animados– y que saca una sonrisa a todos los que le ven jugando.

En cuanto a sus números en sus tres Finales ganadas, y pese a no ser MVP en ninguna de ellas, promediaría 26 puntos, 6,3 asistencias y 5,2 rebotes en 2015, 26,8 puntos, 9,4 asistencias y 8 rebotes en 2017 y 27,5 puntos, 6,8 asistencias y 6 rebotes en 2018. Números de locura.

Elegido dos veces MVP de la NBAprimero unánime en toda la historia— seis veces como All-Star y tres veces en el mejor quinteto de la NBA, Curry es ya uno de los mejores jugadores de la historia de la Liga; condición que puede seguir alimentando en las próximas temporadas junto a su splash brother, Klay Thompson.

El dato. Es el segundo jugador que ha conseguido el MVP de la temporada para los Warriors tras Wilt Chamberlain. En el caso de Curry fue en los años 2015 y 2016.

Rick Barry

Seguimos a ritmo de leyendas. Elegido en la segunda posición del draft de 1965, Rick Barry poco tardó en hacerse con los mandos de un equipo al que condujo a cinco carreras de playoffs en ocho campañas para lograr el campeonato de 1975. En aquellos playoffs la franquicia californiana batiría primero a Seattle Supersonics (4-2), sufriría en las finales de conferencia frente a los Chicago Bulls (4-3) y barrería en las Finales a los por entonces Washington Bullets por 4-0. En aquella postemporada este chico de New Jersey se iría hasta los 28,2 puntos, 6,1 asistencias, 5,5 rebotes y 2,9 robos de promedio. Por supuesto fue MVP de las Finales yéndose hasta los 29,5 puntos por noche (el segundo jugador que más anotó fue Jamaal Wilkes con 11,5).

Su legado en la organización es enorme, pero pudo haber sido aún más grande si en 1967 no hubiese cambiado la NBA por la ABA al no llegar a un acuerdo con la franquicia de San Francisco. Fue sorprendente. Barry acababa de llevar al equipo a las Finales de ese año para promediar en ellas 40,8 puntos y 8,8 rebotes y caer ante los Philadelphia 76ers de Wilt Chamberlain por 4-2. No fue suficiente para seguir en el equipo. Hasta 1972, con el equipo ya en Golden State, no regresaría a la NBA.

Acabando su carrera en 1980, Barry, miembro del Hall of Fame, se retiraría tras ser ocho veces All-Star, haber aparecido cinco veces en el mejor quinteto de la NBA y ser MVP del All-Star de 1967. Un mito de los Warriors.

El dato. Es el único jugador que ha liderado en anotación la NCAA (37,4 puntos en la 1964-65), la NBA (35,6 puntos en la 1966-67) y la ABA (34 puntos en la 1968-69).

Wilt Chamberlain

Vamos ahora con uno de los grandes jugadores de la historia de la NBA. Wilt Chamberlain inició su carrera en la Liga con los por entonces Philadelphia Warriors, equipo que lo seleccionó en 1959 en lo que se conocían como elecciones territoriales. Su impacto fue tremendo. En su primer año en la competición demostró que había llegado para dominar sobre las pistas como nadie lo había hecho al promediar 37,6 puntos y 27 rebotes. Tras seis campañas, y con el equipo ya en San Francisco, se marcharía a los 76ers dejando una media de 41,5 puntos y 25,2 rebotes (no se contabilizaban entonces los tapones).

Si a nivel individual brilló como nadie, en el colectivo se topó con el infranqueable muro que eran los Boston Celtics de Bill Russell en los 60. Ante ellos caería en las finales de conferencia de 1960 (4-2) y 1962 (4-3), así como en las Finales de 1964 (4-1). En dicha serie definitiva promediaría 29,2 puntos y 27,6 rebotes. No fue suficiente para sumar un anillo con los Warriors, y es que en ese verano pasaría a formar parte de los Philadelphia 76ers.

Como jugador de la franquicia californiana sería MVP en 1960 antes de serlo otras tres veces durante su carrera. Además, el que sigue siendo en el presente máximo anotador histórico de los Warriors disputaría 13 veces el All-Star (cuatro con los de San Francisco) y MVP del All-Star de 1960. Un Hall of Fame que tiene retirado su dorsal ’13’ con el equipo y que es el máximo reboteador de la historia de la NBA.

El dato. El 2 de marzo de 1962 y con New York como escenario, Chamberlain lograría el famoso partido de los 100 puntos con un 36 de 63 en tiros de campo y un 28 de 32 en tiros libres.

Paul Arizin

Tiempo ahora para un jugador hasta cierto punto desconocido y que lideró a los Warriors campeones de 1956. Paul Arizin llegó a la NBA en 1950 para pasar toda su carrera con los Warriors, un equipo que con él a la cabeza disputaría ocho veces los playoffs para tocar el cielo en la única final de su carrera, la mencionada de 1956. En aquellos playoffs los Warriors ganarían a Syracuse por 3-2 y en las Finales a Fort Wayne por 4-1. En esa eliminatoria definitiva Arizin promediaría 27,6 puntos, 8 rebotes y 2,8 asistencias; eso sí, no sería MVP ya que por entonces no se otorgaba tal premio.

Aunque seguiría jugando hasta 1962 a gran nivel, tal y como demuestra que se retirase promediando 22,8 puntos y 8,6 rebotes por encuentro, caería en tres ocasiones en semifinales de conferencia antes los Celtics de Bill Russell en los años 1958, 1960 y 1962. Siendo el cuarto jugador que más partidos ha disputado en la historia de la franquicia con 713, fue durante su carrera 10 veces All-Star (MVP en 1952) y además elegido en hasta tres oportunidades para el mejor quinteto de la NBA.

El dato. De los 16.266 puntos que lograría para los Warriors hasta 5.010 llegaron desde la línea de tiros libres, faceta en la que lidera a la organización californiana.

Kevin Durant

Cerramos lista con un jugador que ha pasado solo tres años en el equipo pero que ha sido clave para que los Warriors, tras la dolorosa derrota de 2016 por 4-3 ante Cleveland Cavaliers, consiguiesen los anillos de 2017 y 2018. Tan es así que fue el MVP de ambas Finales. En la primera, saldada con 4-1 para Golden State, promediaría ni más ni menos que 35,2 puntos, 8,2 rebotes y 5,4 asistencias. En la segunda, en la cual barrieron de nuevo a los Cavs por 4-0, conseguiría 28,8 puntos, 10,8 rebotes y 7,5 asistencias. En ambas ocasiones, números espectaculares.

Si bien hay otros jugadores que han pasado más años en la franquicia, y que incluso tienen a su nombre récords de la misma, prácticamente ninguno ha conseguido un impacto como el suyo. Cierto es que los Warriors ya habían ganado antes, pero no es seguro que hubiesen seguido haciéndolo sin él. Y tampoco sabemos si con él sano habrían logrado el triunfo también en las Finales de 2019, en las cuales caerían ante Toronto Raptors por 4-2.

Resumiendo, un 10 veces All-Star y otras seis integrante del mejor quinteto de la NBA que ha puesto bastante más que un granito de arena para que los Warriors del último lustro puedan ser llamados los mejores de la historia de una franquicia que echó a andar allá por 1946.

El dato. En 2018 se convirtió en el jugador con más puntos en una finales de la Conferencia Oeste al firmar un total de 213 puntos en los siete encuentros disputados frente a Houston Rockets.

Otros jugadores en consideración

Llega la hora de echar un ojo a esos otros muchos jugadores que han sido más que relevantes en la historia de los Warriors. Empezando casi por los primeros años de la franquicia nos encontramos con Neil Johnston, quien sería integrante del equipo campeón de 1956. Junto a él estaba en aquella plantilla Guy Rodgers, aún líder de asistencias de la organización con un total de 4.855 pases de canasta. Poco después, y saltando a los 60, no podemos pasar por alto a Nate Thurmond, líder de rebotes en la historia de la franquicia con 12.771 y que perdería las Finales de 1964 y 1967; Finales estas últimas en las que también estuvo Jeff Mullins, que jugaría con los del Pacífico un total de 716 encuentros.

Saltando ya a los 80 nos encontramos con Joe Barry Carroll, pívot que durante siete años promediaría 20,4 puntos y 8,3 rebotes y que en 1987 caería eliminado por los Lakers de Magic Johnson. En aquel año también estaba en el equipo Chris Mullin, quien pasaría hasta 12 campañas con el equipo para ser uno de los jugadores más destacados en la historia de la organización; no en vano pasó hasta seis de esas campañas superando los 20 puntos de promedio, algo que por contra no le sirvió para pasar nunca de semifinales de conferencia. Y eso que desde 1989 contó con la compañía de un enorme base como Tim Hardaway y ya yéndonos a 1992 con la aportación de Latrell Sprewell. Sin duda un equipo muy talentoso que nunca llegó a conseguir los resultados esperados.

Pasamos ya al siglo XX. Aquí lo cierto es que la primera década fue tan dura como para que solo llegasen a playoffs en una ocasión, exactamente en 2007. Aquella campaña 2006-07 fue la última de Jason Richardson y la segunda de Monta Ellis, quien estaría hasta 2012 para compartir backcourt con Stephen Curry en hasta tres temporadas. Y sí, llegamos ya al mejor equipo de la historia de los Warriors para nombrar con todo merecimiento a jugadores como Andre Iguodala, MVP de las Finales de 2015, Klay Thompson, un francotirador desde la línea de tres puntos que llegó a hacer 60 puntos en solo tres cuartos, y Draymond Green, ese chico que ha marcado la diferencia con una intensidad y empuje que hace dar un paso al frente a todos sus compañeros.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: Phoenix Suns. Próximo equipo: Detroit Pistons.

(Fotografía de Jonathan Ferrey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.