Los ‘rookies’ de los Pistons presentan sus credenciales


La clasificación está muy lejos de acompañarles pero motivos para el optimismo sobran en Detroit. En apenas un año, las salidas de Andre Drummond y Blake Griffin confirmaron el adiós a un proyecto que ofreció mucho ruido y pocas nueces.

Sin entrar en los motivos concretos del descalabro, el nuevo punto de inflexión lo estableció la contratación de Troy Weaver como nuevo general manager en junio de 2020. La incorporación de Jerami Grant tras poner 60 millones de dólares estableció su hoja de ruta a corto plazo mientras allanaba el camino del futuro del proyecto.

En el draft dispuso de tres selecciones de primera ronda entre los veinte primeros puestos. Y sin ser ninguno de ellos los nombres más citados de la camada, la visión del ejecutivo ha demostrado, al menos hasta el momento, ser un acierto: Killian Hayes (séptimo pick), Isaiah Stewart (16º) y Saddiq Bey (19º).

Precisamente fue esta tripleta la que se encargó de asegurar el triunfo de este lunes ante Cleveland. Un duelo en el que no estuvo presente Jerami Grant y en el que el young core demostró estar más que preparado para asumir galones y seguir creciendo.

Fiel a sus formas y estilo, los tres rookies se fueron alternando durante distintos tramos del partido para ir desgranando el triunfo y cerrar la velada. Bey estableció la hoja de ruta desde el perímetro, Stewart dominó la pintura con 16 rebotes y Hayes aportó criterio, verticalidad y creatividad al juego. Todos, además, partiendo desde un frente común: intensidad, entrega y disciplina.

“Troy ha hecho un gran trabajo al traer aquí a muchachos que son amantes del gimnasio”, había declarado el head coach Dwane Casey antes del partido. “Les encanta trabajar. Ha sido bastante fácil este año y se puede ver en el crecimiento que han tenido.”

Bey estrenó la velada con 18 de sus 20 puntos en el primer cuarto. Cinco de sus seis triples ocuparon un lapso de apenas tres minutos. Esta precisión permitió a los Pistons abrir una brecha de quince puntos en los primeros doce minutos.

Estos seis triples un nuevo récord de franquicia en un mismo cuarto, superando los cinco que él mismo había establecido anteriormente. Sus 126 triples totales suponen además el máximo registro de la historia para un novato de los Pistons. Y seguirá aumentando.

Cuando la franquicia de Michigan seleccionó a Bey procedente de la Universidad de Vilanova eran conscientes de su sólido tiro exterior. Sin embargo, la gran efectividad mostrada en este curso ha superado cualquier tipo de expectativa previa.

“Sabíamos quera un buen tirador en la universidad, pero no sabíamos que era tan bueno como ha demostrado”, afirmó Casey. “No creo que nadie pudiera predecir que sería un gran anotador exterior. Ha hecho un excelente trabajo en su salto desde la universidad a los profesionales.”

Cuando el alero se enfrió, Isaiah Stewart salió al rescate en el momento que más apretaban los de Ohio, quienes recortaron las diferencias de forma paulatina. El center aportó ocho puntos entre el segundo y el tercer cuarto, y permitió a Detroit mantener su ventaja en el rebote. Así, no demuestra solo su potencial como defensor incisivo y versátil, sino también un interesante rango de tiro capaz de dibujar jugadas.

En sus últimos partidos, Stewart, de 19 años, ha promediado 15,5 puntos y 14,3 rebotes con un 69% de acierto en tiros de campo. Aunque gran parte de sus aciertos se producen a menos de tres metros del aro, ha demostrado ser eficiente desde el mid-range (52%) y el triple (42,9%). El interior encarna esa intensidad y garra que tanto gusta entre la afición de los Pistons, con un juego que se adapta a los estándares actuales de la NBA.

“Muchos equipos lo pasaron por alto en el draft”, continuó Casey. “Me encanta como jugador. Está hambriento y motivado. Me encanta. Este chico te da cada gramo que tiene.”

El tercero en discordia quizá es el que más talento puro atesora en sus 196 centímetros de estatura. Un desgarro muscular sufrido en enero le obligó a perderse 41 partidos, limitando mucho su adaptación en comparación a sus compañeros de promoción.

En sus primeros partidos se le vio muy errático y nervioso, pero tras su regresó ha mostrado una mayor comodidad y control sobre su juego. Sabe cómo sumar a su equipo sin entorpecer el ritmo del juego y ha mostrado una mejoría en el control de los tiempos. La anotación sigue siendo su mayor hándicap hasta el momento, aunque en sus últimos cinco partidos ha protagonizado una leve mejoría: 8,5 puntos con un 44,7% en tiros de campo. Eso sí, el lanzamiento exterior (25%) se presenta como una asignatura obligatoria a superar.

Ante los Cavaliers supuso potenciar sus virtudes y no caer en la frustración. Aprovechando su velocidad desde el pick-and-roll, fue agresivo atacando la canasta y buscando la anotación desde la media distancia. Además, se entendió muy bien con Stewart. No le tembló la mano en el clutch cuando los Cavaliers se colocaron por delante.

Sus 12 puntos y 9 asistencias fijaron los máximos de su incipiente carrera en ambos apartados. Más importantes que los números fue demostrar su capacidad para descubrir cómo, dónde y cuándo ser más eficiente, a nivel individual y colectivo.

Este lunes, los aficionados de los Pistons pudieron presenciar una pequeña muestra de lo que pretenden construir Troy Weaver y Dwane Casey. El equipo está lejos de ser un producto terminado pero este encuentro demostró que la espera puede valer la pena. Así lo cree la leyenda de la ciudad del Motown Ben Wallace: “Eso es lo que los aficionados de Detroit están acostumbrados a ver: a jugadores que lo dan todo cada vez que pisan la pista. Parece que este equipo tiene a ese tipo de muchachos. Esto los preparará para el éxito futuro si continúan construyendo en esta dirección.”

(Fotografía de portada de Hannah Foslien/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.