Maurice Ndour y su sitio en estos Knicks

Son varios los casos de jugadores que, sin haber brillado en determinadas competiciones, sin haber tenido ni tan siquiera trascendencia en la rotación de sus antiguos equipos, llegan a la y encuentran más oportunidades de las que disfrutaron en el pasado. Que en la mejor liga del mundo puedan gozar de minutos perfiles que pasaron sin pena ni gloria por otros torneos es una de las características de la y un aspecto que marca ciertas diferencias con el resto.

es un buen ejemplo de todo esto. Hace un año, tras quedarse a las puertas de debutar con los Mavericks, llegó a un Madrid en plena crisis de juego, plagado de bajas y con urgencias para no quedarse fuera de la Euroliga. Pocos conocían entonces a , joven senegalés de 23 años, que se había formado en Japón, había jugado la Copa del Mundo 2014 con Senegal y hablaba cinco idiomas. Las referencias más cercanas que se tenían de él era que había estado en la Liga de Verano de las Vegas 2015 con los , que pasó dos años (junior y senior) en la NCAA con Ohio University, donde merodeó con el 50% de acierto en triples y que tenía un físico privilegiado.

https://www.youtube.com/watch?v=9a_PuDyq2N8

Debutó como profesional en Múnich, ante el Bayern, en una jornada de Euroliga donde el Madrid se jugaba la existencia. Allí dejó buena muestra de sus grandes brazos, de su envergadura (2,23 metros) y de su ágil despliegue físico para un sus 206 centímetros. Desde ese duelo hasta junio de 2016, el ala-pívot no enseñó casi nada más. Concebido como un parche, la rotación del Madrid aumentó sus efectivos fruto del fin de las lesiones y ello alejó al africano de los minutos.

Otra vez a Nueva York, para quedarse

En verano, una franquicia que lo conocía bien decidió suscribirle un contrato. El 14 de julio, un curso después de haber trabajado con ellos, los New York Knicks fichaban a Ndour por dos años, el segundo de ellos no garantizado. Su casi nula importancia en el Madrid campeón de Liga y Copa no echó para atrás a Phil Jackson, que enrolaba una pieza de complemento para los Knicks.

¿Tenía un lugar en el plantel de la Gran Manzana? Nadie pedía que Ndour fuera una estrella, un titular indiscutible, un hombre de referencia en un cuadro que se configuraría con competencia para él con nombres como Noah, Porzingis, Lance Thomas, Willy Hernangómez e incluso Kyle O’Quinn. Su puesto debía estar entre el jugador número 13 y el 15. Rotación residual.

En el Top-10 de los más usados

Y sin embargo, el desarrollo de la temporada ha colocado a Ndour como el noveno hombre más empleado por Hornacek en el primer mes de la 2016/17. Los del Madison no terminan de florecer, como en los últimos cursos, a pesar de las incorporaciones de Rose o de Noah. Después de doce encuentros, Ndour había participado en nueve, con una media de 10,6 minutos, 3 puntos y 2, 1 rebotes por noche. Mejores números que en el Madrid y más participación que Hernangómez, que eso sí ha hecho partidos más brillantes que Ndour o Kyle O’Quinn. Precisamente, fue asignado junto a Willy para entrenar una tarde con los Westchester Knicks, el vinculado de la D-League.

Minutos importantes

Quizá lo más meritorio de Nodur no es que sea el noveno jugador con más presencia en pista, sino que parte de esa actividad se haya dado en fases donde había algo en juego. Sin ir más lejos, en la victoria ante Detroit del miércoles, el ala-pívot jugó en el tercer y en el último cuarto, con un marcador bastante ajustado.

Al día siguiente, en la derrota ante los Wizards, Ndour pisó parqué en el primer cuarto y también durante la segunda mitad. Acabó con 4 puntos.

Ndour se puede adaptar perfectamente a las exigencias de Jeff Hornacek de un ritmo de juego alto, tanto en defensa como en ataque. Su velocidad para correr la pista, ya sea para labores defensivas como para acompañar el ataque, son detalles que gustan a su entrenador, que dispone de una figura de 4 abierto bastante ágil, que trabaja bien la zona (prácticamente el 100% de sus puntos de campo han venido de ahí), tiene buen tiro de media y larga distancia y sirve para momentos donde, con la pelota amasada por Rose, Jennings o Anthony, se prescinda de un cinco puro. Sucedió ante los propios Wizards.

No, Ndour no va a ser una estrella en la NBA y le costará muchísimo convertirse en un jugador de referencia en la rotación, pero sus 10 minutos por noche en estos raros Knicks es bastante más de lo que se hubiera podido pronosticar hace unos meses. Cosas de la mejor liga del mundo.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

La mofa de Milwaukee con los “nuevos” aficionados de Warriors

Un top diez espectacular

Siguiente