Dudas y primeras pistas: los Sixers de Jimmy Butler

En una noche marcada por la horrible lesión de Caris LeVert y las lágrimas de sus compañeros, nos encontramos ya con las primeras pistas de lo que serán los nuevos Philadelphia 76ers de Jimmy Butler.

El ex de Chicago y Minnesota Timberwolves ya es oficialmente jugador de los Sixers y, aunque aún no ha podido debutar (el traspaso se hizo oficial ayer por la tarde; podría debutar el miércoles), podemos encontrar una serie de pistas sobre lo que será el equipo a partir de ahora en el encuentro que disputaron ayer los Sixers en Miami, el primero post traspaso.

Dos dudas previas sobre el Big Three

Hay tres grandes incógnitas escondidas en la llegada de Butler a Philadelphia, y dos de ellas tienen que ver con el nuevo trío de estrellas.

La primera está directamente relacionada con la actitud y los egos. Jimmy ya tuvo problemas de vestuario en Chicago y ha tenido de todo (DE TODO) en Minnesota. Ahora llega a un equipo en el que reina una de las personalidades más fuertes de la liga (Joel Embiid) y en el que tendrá que alinear sus necesidades y objetivos con dos jovencísimas estrellas. Primera posible piedra en el camino.

La segunda incógnita llega con el reparto de balón. Butler es capaz de ser efectivo sin él, como demostró en sus primeros años en Chicago, pero ahora es una gran estrella de la Liga y genera casi siempre a través de la pelota. La temporada pasada mantenía 4,25 segundos la posesión cada vez que le llegaba el balón y botaba más de tres veces de media. Para que os hagáis una idea, son números similares (algo inferiores) a los que acumuló . Y luego está el uso (y el momento de forma) de … La temporada pasada solo finalizaba más acciones de su equipo en sus minutos en cancha . Mucho gallo en el gallinero.

¿Cómo se reparte ahora el balón? ¿Seguirá siendo tan efectivo Simmons sin la pelota constantemente en sus manos? ¿Serán los tres capaces de dejar de lado lo que tengan que dejar por el bien del equipo? Yo confío mucho en la mentalidad generosa y en las condiciones para jugar sin balón de Simmons (cortar, elegir bien las posiciones de recepción, jugar los dos lados del pick&roll…). Los otros dos ya… Veremos.

Línea obligatoria para los complementos

Lo que parecía evidente después del traspaso y parece aún más evidente tras el partido de ayer es que los complementos tienen que ir todos en la línea de la temporada pasada. Incluso más exagerado… La salidas de Covington y Saric no ayudan ni en espacios ni en lanzamiento exterior, dos de las grandes claves de los Sixers de la segunda mitad de la 2017/18 y dos cualidades que serán básicas e imprescindibles para los acompañantes de este nuevo Big Three.

Redick podría/debería volver a la titularidad, Chandler será clave con el paso de los partidos (sigue con restricción de minutos, pero va mejorando) y Landry Shamet y McConnell se podrían repartir el papel de sexto hombre (el novato tiene toda la confianza del entrenador; ayer empezó la segunda parte como titular). Muscala cuando no esté Embiid para abrir todo lo posible el campo y, probablemente, oportunidad de oro para , que llegó a pedir el traspaso (o eso salió de Philadelphia…) y ayer pasó de jugar solo minutos de la basura a clavar tres triples y 12 puntos importantes en 22 minutos de juego.

Ratos de uno, dos e incluso tres tiradores en cancha para rodear a los grandes. Se habla de que podrían hacer también un intento por Korver. Los Sixers van a necesitar todas las armas de fuego posibles. Y de ahí, de los espacios y los triples, de la línea obligatoria para los complementos, sale mi última pregunta de hoy. La tercera gran incógnita… De ahí y del empujón hacia el win-now (ganar ya) que supone la llegada de Butler. Os la podéis imaginar…

¿Qué narices pasa ahora con ? ¿Traspaso? ¿Seguirán confiando en que tiene hueco? Yo igual llamaba a Phoenix (Ariza o Bridges) y a Orlando (Fournier o Simmons). Por saber. Para empezar…