¿Qué ha pasado en Memphis?

En defensa, en ataque… La involución empezó en noviembre.

De la jornada de Martin Luther King 2019 me quedo con tres cosas: el concurso de tiro de (merece la pena si tenéis un hueco), D’Angelo Russell y su racha con los Nets (jugador de la semana y otro triunfo importante) y la catastrófica derrota de los Memphis . Jugaban en casa, con y sobre el parqué, contra un rival directo como los Pelicans que además llegaban sin su gran estrella (Anthony Davis se perderá una/dos semanas) y en televisión nacional. Tenían los ingredientes perfectos para cortar su horrible racha e intentar cambiar la dinámica antes de que sea demasiado tarde. Nada de nada…

Mediado el cuarto cuarto, me he acordado de que escribí en su día una columna sobre ellos cuando estaban en su mejor momento de la temporada. La he buscado y encontrado. Fecha: 19 de noviembre, mes y pico de competición. Y creo que merece la pena comparar a aquellos Grizzlies con lo que han sido desde entonces. ¿Dónde está el fallo? ¿Qué ha pasada desde entonces? ¿Tanto han cambiado de verdad?

Cuando escribí aquella columna, Marc Gasol lideraba uno de los equipos revelación de la temporada. Los Grizzlies estaban 11-5, terceros en el salvaje oeste. Y era una de las grandes historias del inicio del curso. Desde entonces, ocho victorias y 23 derrotas, uno de los peores equipos de la competición (han perdido seis seguidos y 12 de los últimos 13). Y hasta el puesto 14 de su conferencia. Ahora solo pueden mirar por encima del hombro a los Phoenix Suns…

La defensa sufre

Si hablamos de unos buenos Grizzlies, siempre hay que empezar por lo que ocurre en su propio lado de la cancha. El 19 de noviembre, Memphis era la tercera mejor defensa de la (102,9). Conseguían bajar a todos sus rivales al barro, y allí podían ganar. La clave en ese momento eran las pérdidas provocadas: lograban que sus adversarios perdieran un balón cada cinco ataques (el 19% de las veces). Y utlizaban esas pérdidas para anotar en el otro lado (22 puntos por partido, eran segundos de toda la ) y liberar así a su limitado ataque.

¿Qué ha pasado con esa gran defensa? En los últimos dos meses, desde aquel 19 de noviembre, los Grizzlies han pasado de ser la tercera mejor defensa de la NBA a ocupar el décimo puesto. Encajan seis puntos más cada 100 posesiones, una cifra que puede parecer pequeña, pero que es absolutamente definitiva para un equipo que, con tan pocos recursos ofensivos, se ve obligado (y está acostumbrado) a moverse en distancias cortas.

Además, los rivales ya no pierden tanto el balón (un 15,5% que casi se anula con las pérdidas de los propios Grizzlies). Y los puntos tras pérdida han bajado tanto (casi seis puntos también) que los contrarios incluso les ganan la batalla… Su batalla. Desastre.

Y el ataque mata…

Y si hablamos de desastre en defensa, que es su santo y seña, imaginad lo que ha pasado con el ataque…

Siguen jugando más lento y lanzando menos a canasta que los otros 29 equipos de la NBA. Pero en los últimos dos meses, además, han bajado seis puestos en productividad (del 23 al 29 en eficiencia ofensiva), 16 puestos en intentos desde la personal (del 9 al 25) y 22 puestos en acierto desde la línea de tres puntos (del 7 al 29). No hay manera, claro.

Ayer les metieron 85 puntos en casa a unos Pelicans que reciben más de 115 por partido esta temporada. Y que estaban sin Anthony Davis… Reuniones entre la directiva y los ‘cocos’, rumores que empiezan a coger fuerza y un torrente imparable de derrotas. Veremos dónde acaban estos Grizzlies…

(Fotografía de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!