Adam Silver, sobre comenzar la temporada en diciembre: “Se nos acaba el tiempo”


Durante la noche del lunes tuvimos novedades sobre el estado de las negociaciones entre la NBA y la Asociación de Jugadores (NBPA), en relación a la fecha de inicio de la próxima temporada.

Según informó Adrian Wojnarowski de ESPN, en conferencia telefónica con los general manager de la liga, Adam Silver dijo que se está acabando el tiempo sobre la posibilidad de comenzar la temporada 2020-21 antes del día de Navidad y potencialmente salvar cientos de millones de dólares en ingresos.

Tras extender la fecha límite para rescindir el acuerdo de negociación colectiva hasta el próximo viernes 6 de noviembre, las conversaciones con la NBPA continuaron durante todo fin de semana sin éxito, ya que el sindicato se mantiene reacio a que la temporada regular tenga su inicio el 22 de diciembre. En tal sentido, atendiendo a los pocos días que nos separan de los training camps (que iniciarían el 1 de diciembre), la Liga se empieza a mostrar pesimista sobre su propuesta inicial.

La directora ejecutiva de la NBPA, Michele Roberts, y la cúpula del sindicato, han continuado hablando directamente con los jugadores sobre comenzar la temporada tan rápido después de la burbuja de Orlando; hasta ahora han expresado su preferencia por un comienzo a mediados de enero. El día elegido por ellos sería exactamente el 18 de ese mes, fecha en la que en Estados Unidos se celebra el Día de Martin Luther King.

Un comienzo a mediados de enero provocaría que el calendario choque con el de los Juegos Olímpicos en julio. Ante esto la liga teme que los índices de audiencia de televisión caigan en picado, como sucedió la última temporada.

La cuestión económica

Como fuera informado previamente, la NBA cree que deberán soportar entre 500 millones y 1.000 millones de dólares en pérdidas de ingresos la próxima temporada si se empieza en enero. En tal sentido, la Liga tiene esperanza en aumentar el flujo de negocio respecto a apuestas deportivas, alcohol y casinos. Estas medidas podrían generar entre 80 y 100 millones de recaudación adicional.

También según fuentes de Wojnarowski, la NBA y la NBPA han discutido aumentos significativos en la retención del depósito en garantía sobre los salarios de los jugadores, para hacer frente a las graves pérdidas sufridas durante la pandemia. Pareciera que las partes han llegado a un acuerdo para distribuir las pérdidas de los jugadores durante varias temporadas, tal vez hasta tres años, para evitar que sufran un impacto financiero tan sustancial en un año. Esta previsión implicaría que el tope salarial y el impuesto al lujo deberían quedar establecidos durante los próximos tres años.

Esta problemática económica se vería incrementada por la realidad que azota al mundo en medio de la pandemia. Según los datos obtenidos por ESPN, la mayoría de las ciudades con franquicias NBA aún no pueden tener reuniones públicas de más de 500 personas. Por ello la temporada comenzaría sin aficionados en los pabellones. Mientras, las esperanzas de retorno en el corto plazo van disminuyendo como consecuencia de una segunda ola de coronavirus que podría esparcirse por el país.

(Fotografía de portada de Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.