¿Curry, D’Lo y Klay juntos? Kerr avisa: “No habrá problema”

Una de las mayores incógnitas para la temporada que viene y que, nos guste más nos guste menos, tardaremos varios meses en despejar. Pues no volverá hasta (salvo milagro médico o precipitada impaciencia) el despuntar de la primavera.

Mientras, hasta que ese día llegue y en un Oeste que no espera a absolutamente a nadie, Stephen Curry y D’Angelo Russell tendrán que hacer toda la magia que durante los tres últimos años el alienígena repartía generosamente con su hermano Splash y con uno de los mejores aleros de todos los tiempos: Kevin Durant.

En el ‘durante‘, escasa polémica: perímetro con D’Lo y Steph y a remar.

Es en el ‘después’, cuando la terna exterior esté al completo, donde asaltan las dudas respecto a la viabilidad. Dudas que ya se suscitaron aquí, en nbamaniacs, y se resolvieron tanto a favor como en contra. Todo gira en torno al perímetro embotellado que reuniría, a un mismo tiempo, a los tres. Donde Curry seguiría siendo Curry, pero D’Lo ocuparía el puesto de Klay (shooting/combo guard), y Klay se vería desplazado hacia adentro, con la misión de cubrir el enorme vacío de acción dejado por KD35.

20 puntos, para empezar

Lo primero que ha dicho para NBA.com sobre contar con D’Lo, ese fichaje inesperado, es de perogrullada estadística. “Creo que va a encajar genial. El simple hecho de tener a un chico que te asegura 20 puntos por noche –especialmente con Klay fuera la mayor parte de la RS– es un auténtico lujo”.

Lo segundo, es respecto al recurso predilecto del nuevo. El ABC de la pizarra de ataque. “Lo mejor de esto es que jugaremos tanto con como sin balón. D’Angelo es un gran jugador al pick-and-roll, así como lo es Steph, y ambos serán titulares en el backcourt“.

Y lo tercero y último, respecto a la preocupante concentración posicional de talento. Por ahora obvia el cómo, y Kerr nos obliga a conformarnos con el qué. “Cuando vuelva Klay, imagino que los tres arrancarán de inicio… no creo que les suponga ningún problema”.

Dinámico y adaptable

¿Y qué tiene que decir el recién llegado al respecto? Pues esto: “Creo que éste es un excelente ejemplo de una organización y un sistema ofensivo que aprovecha y maximiza a cada jugador en su esfera individual. [Los Warriors] han hecho un gran trabajo adaptando a cualquier jugador que llega a su plantilla (Exhibit A), por lo que no me preocupa en absoluto a qué estilo de juego tendré que adaptarme. Sé que va a ser especial”.

Los Warriors han sido casi borrados de cualquier aspiración a pelear por el título; ni siquiera por revalidar unas Finales a las que han acudido diligentemente durante las cinco últimas citas.

El core (Curry, Klay, Green) de la casi-dinastía se mantiene intacto. Sin embargo, la llegada de un All-Star como Russell no parece suficiente, vistas las cábalas en las casas de apuestas, para, primero, suplir la salida de un All-NBA como Durant, y segundo, para dar batalla (y vencerla) ante los dos gigantes que se erigen, inmensos, proyectando su sombra sobre el Monte Lee.

Leonard, Davis, George, Cousins, LeBron… y la Dub Nation, ese gigante con pies de barro… inconcebible otrora. Se avecinan tiempos extraños en California.

(Fotografía de portada de Thearon W. Henderson/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Atlanta querría de vuelta a Carter pero el jugador duda

De’Aaron Fox podría jugar el Mundial con Estados Unidos

Siguiente