Dion Waiters: suspendido por los Heat por conducta inadecuada

A le tenemos un singular afecto en esta web desde que conocimos parte de su (dura) historia gracias a Players Tribune. Eso no implica justificar comportamientos que no admiten justificación. Y por aquí también le tenemos mucho respeto a . Su trayectoria manda.

De Waiters y su carácter contamos con un boceto lo suficientemente bien ribeteado para saber cómo se desenvuelve en parámetros competitivos. Sin embargo, las fuentes no han afirmado la causalidad entre B y A, por lo tanto, aunque la intuición nos empuje a pensar que la suspensión por un partido (se perderá el season opener) del escolta de los Miami tiene tiene que ver con el limitado rol que ha venido gastando en pretemporada, no podemos asegurarlo con rotundidad; y no caeremos en el post hoc ergo propter hoc, falacia donde las haya y por la que los políticos derrochan pasión.

El caso es que por Shams Charania, de The Athletic, hemos podido saber que los Heat han suspendido a Dion por un encuentro debido a “conducta perjudicial para el equipo”, confirmando minutos después Tim Reynolds, de Associated Press, que éste volverá a formar parte del núcleo a partir del 24 de octubre (con los Milwaukee Bucks como siguiente rival).

Pat y Spo

Pat Riley, presidente de la franquicia, no ha tenido ningún problema en señalarle con el dedo acusador, aunque sin concretar. “Ha habido un número de incidentes inaceptables esta semana que han culminado con su conducta no-profesional en el banquillo en la noche de ayer. Como consecuencia, hemos decidido suspenderle”.

Hace diez días, por Ira Winderman, del Miami Herald, supimos que Waiters no estaba contento con su rol de jugador no-titular, y que sabía que la causa era que no estaba en la forma física que a su coach, , le gustaría, pero que no por ello iba a resignarse a no terminar siendo del quinteto inicial.

“Tenemos chicos con calidad que pueden partir de inicio, y chicos con calidad que pueden darnos un buen impulso desde la suplencia”, manifestaba Spo el pasado 9 de octubre tras el triunfo de preseason ante los Hornets. “La mayor parte de su carrera [refiriéndose a Waiters] ha salido desde el banquillo. Nuestro principal objetivo ahora es lograr que Dion siga progresando y coja una forma física de clase mundial. Está comprometido con el proceso, pero no lo ha rubricado todavía. Pero es alentador lo que estamos viendo”.

Spoelstra no yerra respecto al historial (más que le pese a Dion) de suplencias. En siete temporadas en la liga, el ex de Cavs y OKC ha sido titular solo en 211 ocasiones de las 409 posibles.

ADN barrilete

‘Forma física de clase mundial’… reminiscencias de aquel primer intercambio en el despacho de Pat, recién llegado de Oklahoma… una compleja lesión de tobillo nos dejó sin Waiters durante todo un año natural. Y el pasado mes de julio, tras unos pocos meses de lento acondicionamiento, retaba, con un selfie de espejo, a los que dudaban sobre tu estado de forma (tampoco es que estuviera en Mitch Buchannon mode).

El verano NBA (largo como un viernes de oficina) es un periodo peligroso para muchos profesionales, sobre todo para aquellos que de fisionomía endomorfa con reconocida pasión por los Philly cheesesteak. Y Waiters, un jugador con clase pero que basa gran parte de su impacto en un estilo explosivo, necesita exhibir un estado físico óptimo para darnos su mejor versión.

Competencia en el puesto

En cuanto al poso que nos ha dejado la pretemporada –y donde podría (sólo podría) descansar la causa del comportamiento de Waiters– habla de 14,3 minutos de media (con hasta nueve jugadores promediando más minutos que él), para 8 puntos (44,8% de acierto), 2,5 asistencias y 1 rebote.

¿Qué otros escoltas le hacen la competencia (directa, luego están los falsos combo guards) a nuestro protagonista por el puesto en la rotación?

Kendrick Nunn y Tyler Herro. Es decir, un G League y un recién salido del draft. Aunque también hay otro modo de verlo: el jugador que acaba de maravillar al American Airlines Center  con 40 puntos y el que apunta (qué estilo, qué muñeca…) a uno de los novatos del curso. Que no se relaje.

El guard se adentra en el tercero de sus cuatro años firmados con la franquicia por 52 millones de dólares. Este único encuentro de suspensión la arrebatará de su nómina, según indica Bobby Marks, 83.448 dólares. Quién los pillara.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Sabonis y su situación en Indiana: “No hay mucho de qué hablar”

Miles Plumlee e Ivan Rabb no pasan el corte en Memphis

Siguiente