Indignación entre los jugadores por la expulsión de Porzingis


Los playoffs han empezado con polémica. En el partido que cerraba la primera jornada, el cual enfrentaba a Los Angeles Clippers con Dallas Mavericks, los segundos vieron seriamente mermadas sus opciones de victoria cuando a falta de nueve minutos para la conclusión del tercer cuarto Kristaps Porzingis era expulsado por recibir su segunda falta técnica. En ese momento los de Texas dominaban 71-66. Acabaron perdiendo por 118-110.

Si bien con el reglamento en la mano las dos señalizaciones pueden justificarse, el hecho de que se tratase de un partido de postemporada y que el jugador letón tampoco realizase ninguna acción desmedida han creado cierto revuelo entre los jugadores NBA, empezando por LeBron James. La estrella de los Lakers no se corta y directamente define las técnicas señaladas a Porzingis como falsas.

Para ser exactos, la primera técnica llegó después de que le pitasen falta en defensa cuando en la repetición pareció que era tapón limpio sobre Paul George. Su reacción, sin que fuese directamente protestando al árbitro, mostró un enfado instantáneo que tan pronto apareció como desapareció; es más, podemos decir que apenas fue más de un segundo. Respecto a la que supuso su expulsión, Porzingis fue a separar a Marcus Morris de Luka Doncic y rápidamente recibió un empujón que le hizo reaccionar. Como en la primera, su respuesta fue mínima pero le sirvió para que los árbitros entendiesen que en vez de participar como pacificador lo hizo como alguien que alimentaba la disputa. Al igual que ocurrió con la estrella de los Lakers, otros muchos jugadores mostraron a través de las redes sociales su indignación con la decisión de los árbitros.

Lo cierto es que la expulsión de Porzingis es una de esas señalizaciones que cuesta entender respecto a lo que se ve en otras ocasiones sobre el parqué. Sin dar nombres propios –ocurre aleatoriamente– la realidad es que no cuesta ver partidos en los que unos jugadores protestan airadamente sin que se les señale técnica alguna, y otros en los que cualquier gesto provoca la rápida respuesta arbitral. El hecho de que esto segundo haya ocurrido en playoffs ha provocado que más de uno alce la voz.

Porzingis no se queja

¿Pudo ser otra la decisión arbitral? Por supuesto, pero Porzingis entiende que está en su persona el no dar pie a que los colegiados lo expulsen del partido. “En la primera, aunque sentí que fue un tapón limpio, probablemente señalen lo mismo cada vez que un jugador haga ese gesto después. En la segunda, vi a Marcus acercarse a la cara de Luka, no me gustó y reaccioné. Fue algo inteligente por su parte. Tengo que ser más inteligente y no dejar que mis emociones me dominen la próxima vez”, concluye.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.