Kenyon Martin: “El estilo de Phil Jackson está desfasado en 2017”


¿No habríais sido tan ingenuos de pensar que que el carrete de Phil Jackson y su sistema de juego no daría más post de sí, verdad? Michael Ende estaría orgulloso de esta remake de Die unendliche Geschichte.

Sin embargo, la perspectiva de hoy es interesantemente novedosa. El dilema entorno al triángulo ofensivo de Phil Jackson y su empecinamiento de instaurarlo en los New York Knicks, siempre ha tenido dos —o a veces tres— bloques enfrentados.

Buscando culpables

El primero de ellos culpa a los jugadores, incapaces de imbuirse de un modo de juego al parecer demasiado complejo y que requiere muchas horas de dedicación y entrenamiento —a no ser que seas Dennis Rodman— para ponerlo en práctica de forma eficaz.

Otros señalan a la plantilla, asegurando que ni aprehendiendo el sistema sería suficiente para hacer de este algo exitoso, ya que simplemente no son los jugadores indicados para sacarle todo su jugo.

Y por último, aquellos que se quedan entre dos aguas y responsabilizan un poco a todos: al Maestro Phil, por terco, a Jeff Hornacek, por incapaz, y a los jugadores —y especialmente a Carmelo— por rebeldes.

El prisma de Martin

Pues aquí llega Kenyon Martin con una visión revolucionaria del asunto: el problema no es de nadie excepto del triángulo ofensivo, el cuál, en su opinión, está completamente anticuado y obsoleto ante el baloncesto que se practica hoy en la NBA.

“El triángulo no va a funcionar en esta NBA, no importa qué jugadores pongas en pista”, ha asegurado el ex jugador en el podcast Two Man Weave y comparte el New York Post. Martin sabe lo que es jugar en los Knicks (2012-14) y especialmente junto a Carmelo, con quién compartió sus mejores años en los Nuggets.

“Estos no son tus Bulls, estos no son tus Lakers de Shaq y Kobe. Esta es la NBA de 2017, y ese estilo de baloncesto no va a funcionar”.

Del futuro solo tenemos pronósticos, del pasado reciente, evidencias varias; una numérica y mortal: son ya tres años de Phil en los Knicks, tiempo suficiente para que la simiente emergiera de entre el abono. Pues por ahora presenta un balance global de victorias/derrotas desconsolador, 80-166, y en estos tres años no ha logrado ninguno de sus dos objetivos prioritarios: que el triángulo marche, y que los playoffs lleguen; cero de dos y sin visos de luz en la oscuridad.

Camino equivocado con Melo

“Tienes que usar el set de habilidades de tus jugadores”, cuenta Martin centrándose en Carmelo. “Entiendo que Melo es un jugador que ralentiza el juego. Jugué con el durante ocho años. Pero tu misión es hacer cosas para evitar eso. Has de colocarle junto a un point guard de personalidad fuerte que él respete. No creo que Phil haya hecho un buen trabajo a este respecto”.

—Rose, Vujacic, Jennings, Calderón, Grant, Prigioni, Larkin… estos han sido los del último trienio—.

Lo cierto es que el Presidente knickerbocker se ha esforzado en todo lo contrario a aquello que sea alcanzar la química con la estrella de su equipo. El vilipendio y menosprecio público hacia su alero catorce veces All-Star, ha sido una constante, así como sus invitaciones a que se marche, tan insistentes como indiscretas.

“Si tienes un problema o algo que decirle a un jugador, vas al jugador y mantienes una conversación de hombre a hombre”, termina de fulminar el que fuera, en el año 2000, número uno del Draft.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.