Kyle Kuzma destaca el altruismo de los Lakers


El camino hacia el éxito entiende de formas muy distintas e, incluso, antagonistas. Pero posiblemente todas las fórmulas incluyen dos ingredientes fundamentales: el control del ego y la cooperación colectiva.

Kyle Kuzma ha tenido sus más y sus menos con su entorno y consigo mismo durante sus primeros años en la NBA. Caer en una franquicia tan emblemática y exigente como Los Angeles Lakers no es nada sencillo. Y menos todavía cuando la victoria es una obligación y compartes vestuario con estrellas como LeBron James y Anthony Davis.

El jugador admitió sentirse frustrado tras ver cómo su rol cambiaba año tras año sin terminar de asentarse en la rotación. Una preocupación que pareció disiparse a base de talonario tras su renovación por 40 millones de dólares el pasado mes de diciembre. No solo eso sino que, como vaticinaban sus compañeros, su papel ha terminado por asentarse dentro de un sistema en el que todas las piezas son importantes.

El head coach Frank Vogel ha experimentado bastante con sus rotaciones y sus quintetos, especialmente durante el periodo de ausencia de LeBron y Davis. Ya en los pasados playoffs ofreció varios clínic de adaptación al entorno, escenario y rival. Por su parte, Kuzma ha aprendido a lidiar con esta situación y comprende que la batalla por los minutos puede ser feroz pero que esta no debe perjudicar a la química del equipo.

«Todos somos competidores. Todos queremos estar en la cancha durante los 48 minutos», afirmó el jugador al medio SB Nation. «Así es como tienen que ser los competidores. Si no lo eres, nunca querría a un jugador así en mi equipo. Entonces, se trata también de sacrificio. Eso es algo que aprendí el año pasado. Fue algo contra lo que luché. Fui duro conmigo mismo y estuve un poco deprimido. Pero tuve grandes compañeros de equipo que me apoyaron y lo resolví. Así que ahora no es el momento de insistir en uno mismo. Estamos tratando de ganar el campeonato. Ese es el objetivo común e iremos a por él a toda costa. Y si eso implica no jugar, no juegas.»

Esta voluntad por producir dentro del colectivo y aceptar un rol secundario fue uno de los principales motivos por el que la directiva angelina optó por prolongar su vínculo con el jugador. Lejos de antiguos anhelos individualistas pasados, Kuzma ha entendido cómo y cuándo aplicarse para impulsar el juego de su equipo.

Un tipo de mentalidad que los Lakers deben adoptar en su camino hacia su segundo anillo de campeón consecutivo.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.