Lonzo Ball asegura que está completamente recuperado

Una inyección de plasma rico en plaquetas fue el punto definitivo que ha permitido a , desde la semana pasada, estar sano y listo para la acción. El número 2 del pasado Draft se perdió los 8 últimos encuentros de la Temporada Regular por una pequeña lesión en su rodilla izquierda, remate final a una buena campaña de debut como profesional, aunque ciertamente salpicada por las lesiones.

Ball jugó 52 partidos en la 2017-18 con los , para 10,2 puntos, 7,2 asistencias, 6,9 rebotes y 1,7 robos. Lonzo dejó de disputar tramos de encuentros por diversos problemas físicos, porque además de la ausencia en la recta última de la temporada, también hubo una importante entre diciembre de 2017 y enero de 2018.

Ball, completamente sano

“Estoy plenamente recuperado”, ha asegurado el base a ESPN. Lo ha hecho en el día de medios del Big Baller Brand Junior Basketball Association, en California, donde se reunió con su padre y con sus hermanos.

“He vuelto a la pista. He estado levantado pesas. Nada me ha detenido en esto”. Para Ball, este verano es un importante espacio de tiempo de cara a seguir creciendo y mejorando. “Solo necesitaba un tiempo de cura”, apunta sobre su rodilla, tras las inyecciones de plasma

“Acabo de estar en la sala de pesas, tratando de subir algo de peso. En la cancha, mucho manejo de balón, muchos tiros. Estoy tratando de afinar todo y de prepararme para el próximo año”.

Ball tiene contrato para la 2018-19 por 7,46 millones de dólares, basado en su acuerdo firmado bajo la escala salarial de novatos. De cara a la 2019-20 y 2020-21 son los Lakers los que se guardan unas opciones de renovación automáticas, por valor de 8,71 millones de dólares y 11 millones de dólares, respectivamente. La primera de esas opciones automáticas deben ejercerla los Lakers en octubre próximo.