Lonzo Ball no descarta seguir en New Orleans


El jugador de los New Orleans Pelicans, Lonzo Ball, lleva muchos meses escuchando cómo su nombre aparece vinculado a numerosos rumores sobre un inminente cambio de aires. De hecho, esto lleva siendo así desde que recaló en la NBA en 2017.

Ahora, por primera vez, el mayor de los Ball podría tener cierto poder de decisión para decidir su próximo destino. Aunque no del todo, ya que se convertirá en agente libre restringido este verano.

Los Pelicans podrán igualar cualquier oferta que Ball firme con otro equipo, sin cerrar las puertas a un posible sign-and-trade con otra franquicia. Lonzo ya ha sido relacionado con franquicias como los Knicks, los Bulls y los 76ers, aunque quizá todos ellos tengan que quedarse con las ganas.

En una comparecencia ante los medios celebrada este lunes, el base afirmó que no le importaría quedarse en los Pelicans bajo un nuevo contrato. “Es algo que tendremos que hablar mi agente y yo. Pero obviamente me encantaría seguir aquí”, reconoció Lonzo. “He construido un vínculo con los entrenadores y los compañeros de equipo. No me importaría continuar aquí en absoluto.”

Entre el vestuario se encuentra un defensor muy importante de su continuidad: Zion Williamson. La estrella y principal valor de futuro de la franquicia ha señalado que le gustaría seguir jugando al lado de Ball. “Sería genial. Me gustaría que siguiera aquí. Él lo sabe. Tomará la decisión que sea mejor para él pero lo único que puedo decir es que espero que se quede.”

Ball ha finalizado la temporada con topes personales de carrera en anotación (14,6) y acierto en triples (37,8%). Sin embargo, su rol como director fue perdiendo relevancia en favor de un Zion Williamson cada vez más activo en labores de dirección. Así, Lonzo admitió que su papel fue transformándose poco a poco a uno más impropio de acuerdo a sus características: el de 3-and-D.

“Mi tiro mejoró en todos los niveles de la cancha”, continuó Ball. “Eso ha sido lo principal para mí este año. He tenido un rol distinto. Más bien de un 3-and-D. Creo que encajo bastante bien. Soy un jugador de baloncesto y haré lo mejor que pueda lo que sea que el entrenador quiera de mí. En general ha sido una temporada sólida.”

Así, donde quizá puedan residir las verdaderas diferencias entre una y otra parte es en el apartado económico. Hace dos meses, el medio ESPN informó que los Pelicans no estarían dispuestos a igualar ninguna oferta que supere los 18 millones anuales, mientras que el máximo inicial al que podría aspirar el jugador es de 28 millones. Y si el dinero prima sobre los deseos del jugador, es posible que el próximo curso lo veamos vistiendo otra camiseta.

(Fotografía de portada de Tim Nwachukwu/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.