Los Warriors, 25-3 en playoffs desde que llegó Durant

Aquel 4 de julio de 2016 anunciaba que dejaba Oklahoma para unirse a los , a unos deprimidos que tras fijar el récord de victorias en la historia de la NBA en Temporada Regular habían perdido las Finales contra los Cavaliers. Y lo habían hecho después de ir por delante 3-1. Nadie había perdido en unas Finales una ventaja así, pero lo cierto es que las cosas terminaron 4-3 para Cleveland y el anillo camino de Ohio.

Desde ese momento, desde esa derrota amarga en el Game 7, los Warriors se han hecho casi invencibles en las eliminatorias por el campeonato. Entre la 2016-17 y la 2017-18 han celebrado 28 partidos de playoffs con un balance de 25-3.Y todo ello ha coincidido con la llegada de Kevin Durant, quien ha disputado 26 de esos 28 encuentros, con un récord de 23-3. KD se perdió dos encuentros de la primera ronda de Oeste 2017 ante los Blazers por lesión.

El 16-1 de la 2016-17

Desde las citadas Finales de 2016, los Warriors han perdido el mismo número de partidos que en esa fatídica serie de hace dos años. En 2017 arrasaron a los Blazers, a los Jazz y a los Spurs, a los que barrieron por 4-0 y casi hacen lo propio con los Cavaliers, 4-1 en las Finales y MVP de las mismas para Durant. Acabaron los Warriors, en sus primeros playoffs con Durantula al frente con un abrumador registro de 16-1.

9-2… de momento

En la presente campaña, los Warriors todavía no han barrido a ningún enemigo, aunque tampoco es que hayan sufrido demasiado. Se presentaron en las Finales del Oeste tras ceder solamente un partido en la primera ronda ante los Spurs (4-1) y otro en la segunda eliminatoria frente a los Pelicans (4-1 también). Ahora, a pesar de no ser líderes del Oeste al término de la Temporada Regular, a pesar de empezar una serie fuera de casa por primera vez desde 2014, han dado la vuelta a la situación rápidamente, se han colocado 0-1, han ganado a los Rockets y, por si alguien dudaba, han vuelto a disparar sus cotas de favoritismo. Su balance en estos playoffs es de 9-2. Da la sensación de que esa marcha más que siempre pensamos le quedaba por meter al plantel de está ya conectada. O quizá no. “Creo que podemos ser mejores”, dijo Durant al acabar el encuentro.