Pau Gasol augura “tres o cuatro años más” al pie del cañón

No sabemos si Manu Ginobili volverá a jugar un partido de playoffs o siquiera uno de temporada regular. Ojalá que sí. Pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que esta carrera de fondo no se ha terminado todavía, ni mucho menos, para otro miembro de la vieja guardia. , dos años menos que el argentino (cumplirá los 38 en julio), le quedan, tras 17 temporadas en la NBA, algo más que las fuerzas de flaqueza.

Su equipo, los San Antonio , acaban de ser eliminados de manera contundente por los grandes favoritos a revalidar el anillo. Vencer a los Warriors sin su mejor hombre, Kawhi Leonard, se antojaba una quimera. Aún así han presentado batalla los chicos de Pops, sin Pops, dirigidos en estos últimos duelos por Ettore Messina.

Importante desde el banquillo

Con la ausencia de Kawhi, el hombre clave es LaMarcus Aldridge. Así lleva siéndolo todo el año. No así Pau Gasol, quien no hace tanto ocupaba un rol similar en Chicago, renacido de sus cenizas para convertirse en un líder, tanto espiritual como estadístico, en Ilinois. Pero en San Antonio, con la edad reclamando lo que es suyo, se ha vuelto irremisible el paso atrás.

Alternando todo el año titularidades con el papel de sexto hombre de la rotación, Pops ha tratado de encontrarle su hueco y sacar al catalán su mejor rendimiento bajo una burbuja de minutos ya limitada. Pau cerró la temporada regular con promedios de 10,1 puntos, 8 rebotes y 3,1 pases de canasta en poco más de 23,5 minutos por partido.

En los cinco partidos que ha durado la eliminatoria frente a los Warriors, un equipo que representa la esencia del small ball y el juego vertiginoso, dos cualidades ante las que Gasol y sus piernas sufren, ha visto reducido su impacto a 18 minutos (siempre partiendo de suplente), 6 puntos, 4,8 rebotes y 2,8 asistencias.

40/20

Nada de esto lo frena en lo que, deja claro, es una idea fija y a la vez rumiada. Los 40 años; las 20 temporadas. Quiere ir más allá.

“Tengo gasolina para rato. Me siento capaz todavía de hacer buenas cosas sobre la pista. Tengo en mente jugar 3 o 4 temporadas más cuando menos. De todas maneras iremos año a año sin pensar demasiado en el futuro a largo plazo. Pero creo que he tenido una muy buena temporada, muy eficiente para los minutos que he tenido… Me siento bien físicamente”, comentaba Pau a los medios tras concluir el último y definitivo Game 5 de anoche.

Pau Gasol, recordemos, llegó el pasado verano a un acuerdo por tres años y 48 millones de dólares con los Spurs.

Se podrá discutir si caro o si económico, pero lo que ha dejado patente durante la temporada es que, excepto ante contados equipos donde el físico lo es todo, la inteligencia, técnica, experiencia y en general el básquet del español, si ya no para ser ni primera ni segunda espada, aún tienen hueco para dejar su sello en cualquier rotación que se precie de la NBA.