San Antonio también pudo con los Timberwolves

Tras verse fuera de puestos de playoffs por primera vez en un mes de marzo en 20 años, en el AT&T Center de San Antonio han reactivado la sala de máquinas a todo lo que da y los resultados están acompañando. Los lograron su tercera victoria consecutiva —su mejor racha en tres meses— al imponerse a un rival directo como Minnesota por 117-101 y ya han dado alcance en la clasificación a los propios Wolves.

Qué decir de , un jugador que resultó imparable ayer para los de Tom Thibodeau y llevó a San Antonio en volandas hacia el triunfo. Aldridge realizó uno de sus mejores partidos de la temporada logrando 39 puntos y 10 rebotes, la 49ª ocasión de 62 partidos jugados en la que es el máximo anotador de su equipo. En su haber figura un segundo cuarto casi perfecto en el que anotó 8 de sus 9 intentos para lograr 18 de los 21 puntos de su equipo durante cinco minutos.

Además de Aldridge, los Spurs se apoyaron en Rudy Gay con 14 puntos y 4 tapones, Pau Gasol con 12 puntos, 8 asistencias y 7 rebotes y Patty Mills y Danny Green con 12 puntos y 5 asistencias cada uno. Labor oscura y eficiente para Tony Parker y Manu Ginóbili, sin forzar frente al aro pero colaborando como siempre. Los Spurs anotaron anotaron 19 tiros consecutivos entre el final del primer cuarto y el siguiente periodo, la segunda mejor marca en la NBA en diez temporadas de acuerdo a datos de NBA.com.

Por los Wolves sumó 23 puntos y 9 rebotes, Andrew Wiggins aportó 21 tantos y Jef Teague logró 16. Derrick Rose tuvo ocasión de jugar 15 minutos en los que consiguió 8 puntos. Desde que Jimmy Butler cayese lesionado con problemas en el menisco los Wolves han disputado ocho partidos en los que han ganado cuatro y han perdido otros cuatro.

Una semana de 3-0 en San Antonio

Los Spurs tocaron fondo, si es que se puede llamar así a su situación, el pasado lunes cuando encajaron su tercera derrota seguida que además era la undécima en catorce partidos. Pero desde entonces los de Gregg Popovich han aprovechado el hecho de que el calendario dispusiera que los Spurs debían jugar seis partidos consecutivos en casa.

Por el momento han ganado los tres primeros encuentros de esta serie, dos de ellos ante rivales directos como New Orleans y Minnesota, y tienen ganas de enfrentarse el lunes a unos Warriors que llegarán sin Kevin Durant, Stephen Curry y Klay Thompson y tendrán complicado anotar a su ritmo habitual.

El ataque y la defensa, sin duda, han vuelto a brillar en San Antonio. “Teníamos una defensa que estaba entre las dos o tres mejores de la liga. Empeoramos en ese aspecto, pero creo que estamos de vuelta”, dijo Aldridge. Ante Minnesota los Spurs pusieron 8 tapones, robaron 11 tapones y los Wolves perdieron un total de 16 balones. En ataque la cosa tampoco puede quedar para el olvido: San Antonio logró 32 asistencias y solo perdió 5 balones.

El triple empate 40-30

La racha de los Spurs y los últimos resultados de Utah y Minnesota han propiciado que los tres equipos se encuentren igualados en la clasificación con el mismo balance a falta de 12 partidos, 40-30; Utah ocupa la quinta plaza, Minnesota la sexta y San Antonio la séptima. La NBA establece que para un triple empate en la clasificación las posiciones se definen primero si hay algún ganador de división entre ellos —no se daría ese caso— y luego el resultado global entre los tres —o más— equipos empatados.

Utah va ganando su serie a San Antonio 3-0 (queda un partido), Minnesota gana su su serie a Utah 2-1 (queda un partido) y San Antonio ha ganado su serie a Minnesota 2-1, por lo que los Jazz suman en este triple enfrentamiento cuatro triunfos, los Wolves tres y San Antonio dos.