Adam Silver está sorprendido por la caída de la audiencia en las Finales


La preocupación se ha instalado en el seno de la NBA a causa del pobre seguimiento que están despertando las Finales en la sociedad norteamericana. Los 5,9 millones de espectadores que siguieron en directo el tercer partido suponen la menor cantidad en un encuentro de las Finales de la NBA desde 1984, año a partir del cual se comenzó a registrar esta información.

El segundo partido con menor seguimiento es, precisamente, el Game 2 de la actual eliminatoria entre Los Angeles Lakers y Miami Heat, con algo más de seis millones. El cuarto duelo espoleó la audiencia hasta los 7,5 millones de espectadores, pero el seguimiento se ha mantenido en mínimos históricos.

Para ver algo parecido hay que remontarse hasta el Game 2 de las Finales de 2003 entre New Jersey Nets y San Antonio Spurs, cuya audiencia se marchó hasta los 8 millones de espectadores. Si nos ceñimos a los primeros partidos de unas Finales, el anterior menos visto fue el que disputaron Cleveland Cavaliers y San Antonio Spurs en 2007 con 9,2 millones de espectadores. Y si lo ponemos en perspectiva respecto al pasado curso, el desenlace es demoledor: la audiencia de las Finales de 2019 fue la más baja de la década pese a ascender hasta los 15 millones de aficionados de media.

Unos resultados que han pillado por sorpresa a Adam Silver. El Comisionado de la NBA ha admitido estar sorprendido por la baja audiencia de las Finales pese al tumultuoso contexto social, deportivo y sanitario que está azotando al país, según una información procedente del New York Post.

Inmediatamente, Silver y su círculo más cercano se han puesto manos a la obra con el propósito de entender la naturaleza de esta vertiginosa caída del interés. El comisionado ya ha apuntado que evitará que las Finales de la NBA del próximo curso no coincidan con el concurrido mes de octubre. Además, ha sugerido superficial e indirectamente en que el énfasis sobre el movimiento Black Lives Matter ha condicionado estas cifras, según las mismas fuentes.

Sin embargo, existen argumentos de peso para refutar esta postura. Según datos de NBC Sports, el seguimiento por parte de los espectadores también ha disminuido considerablemente en competiciones tan variopintas como la Copa Stanley, el Abierto de Estados Unidos de golf, la NFL o las carreras de caballos.

Así, las causas pueden converger en otras resoluciones más cercanas. Parte del descenso puede deberse a la gran cantidad de competiciones y ligas que están coincidiendo temporalmente en las últimas semanas. Muchos de ellos deberían estar ahora descansando y el pastel tiene que repartirse entre más disciplinas. Además, la ausencia de aficionados en las gradas puede restar energía e interés.

Pero, por encima de todo, hay que tener muy presente que la pandemia mundial por el COVID-19 ha modificado, en muy poco tiempo, gran parte de las sociedades del planeta y, quizá, estos nuevos resultados arrojan lo que será la nueva realidad a partir de ahora.

(Fotografía de portada de Douglas P. DeFelice/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.