La familia de Zion Williamson no está satisfecha con el rumbo de los Pelicans


La temporada baja es el momento perfecto para tomar decisiones importantes que afecten directamente al rumbo de un proyecto. Y también lo es para presenciar —de primera mano o a través de la prensa— los distintos culebrones que van sobrevolando a unas y otras franquicias. Lo hemos visto recientemente en Dallas con Luka Doncic y los aparentes problemas internos de los Mavericks. Un escenario que, de momento, le ha costado el puesto a Donnie Nelson tras 16 años como general manager.

No es —ni será— el último caso. De hecho, en el día de ayer, los New Orleans Pelicans anunciaron la renuncia de Stan Van Gundy como head coach del equipo. Una aventura salpicada por la tensión existente entre entrenador y plantilla que se ha prolongado apenas una campaña.

Separarse de Van Gundy después de solo una temporada no es el mayor problema al que se enfrentan en New Orleans, sino más bien una muestra de lo que se está cocinando internamente. La gerencia no ha sido capaz de reunir los elementos correctos para impulsar el proyecto y contentar a Zion Williamson, su piedra angular de futuro. De hecho, desde The Athletic informan que varios miembros de la familia de Zion quieren ver al jugador en otro equipo.

En la rueda de prensa tras la finalización de temporada, esta frustración del jugador se hizo evidente. “Es decepcionante”, comenzó el primer pick del draft de 2019. “Te estaría mintiendo si te dijera otra cosa. Es muy decepcionante. Pero lo mejor que podemos hacer es seguir unidos como equipo, hablar y hacer lo que tengamos hacer para ser mejores el año que viene.”

Los Pelicans ya se amoldaron a los deseos del jugador haciendo cambios en su cuerpo técnico de apoyo durante la temporada baja, traduciéndose en una mejoría en su condición física, gran preocupación de franquicia y jugador. Pero durante la mayor parte del curso, ciertos miembros de su familia habrían expresado su descontento con la organización. Entre los objetos de sus críticas se hallaba Van Gundy, a quien consideraban demasiado rígido y exigente como entrenador. Estando el head coach fuera de escena, el otro punto de conflicto señalaría directamente a las oficinas principales por no haber estado a la altura de lo que consideraban que debería de ser el estándar de actuación para una estrella como Williamson. Unas quejas, que según The Athletic, habrían sido confirmadas por ejecutivos de los propios Pelicans y de franquicias externas.

En el caso de Zion, al jugador también le habrían molestado decisiones concretas como el traspaso de J.J. Redick a Dallas, con quien había forjado una gran conexión durante sus dos años como compañeros. De hecho, el propio escolta criticó duramente al general manager David Griffin por su forma de obrar.

Por su parte, Van Gundy también mostró en diversas ocasiones su descontento con la plantilla, exasperado por la dificultad que tenía para lograr que el equipo se comprometiera en defensa. A su vez, sus métodos nunca calaron del todo en el vestuario, siendo criticados abiertamente por otros jugadores como Brandon Ingram. No obstante, desde The Athletic señalan que Zion ha tendido la mano en todo momento a la organización y que su deseo es seguir formando parte de ella a largo plazo.

Ahora, los Pelicans han comenzado de manera oficial la búsqueda de un nuevo entrenador. Dos posibles candidatos internos para reemplazar a Van Gundy son los asistentes Fred Vinson y Teresa Weatherspoon. Sin embargo, si esta información es cierta, la franquicia tiene más frentes abiertos que el simple hecho de contratar a su próximo head coach.

(Fotografía de portada de Harrison Barden/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.