C.J. McCollum, en configuración extrema

El escolta está cuajando las mejores actuaciones de su carrera en estos playoffs y ha elevado sobremanera su tono en defensa

“Nos barrieron el año pasado (la primera ronda ante New Orleans, 4-0). Salía en la televisión todos los días. Se hablaba de que tenían que traspasarme, de cómo éramos incapaces de ganar juntos. Pude hasta viajar a Europa para ver a mi hermano (Errick) jugar porque la temporada acabó muy temprano para mí. Y le dije que este año no iba a poder ir a verle…”.

tenía un plan al término de la presente temporada; de algún modo lo sabía, sabía que su huella más profunda en la liga estaba a punto de serigrafiar el terreno. Aunque muchos fuéramos escépticos sobre las opciones de Portland ante los Thunder en el amanecer de estos playoffs, el escolta no quería vacaciones antes de tiempo —otra vez—. Tampoco volver a ser la palangana fácil de toda la bilis que acarrearía un nueva eliminación tempranera en Oregon… Y, salvo milagro en los próximos días, no tendrá que atravesar nada de eso.

Los Blazers están despatarrando a gusto a Oklahoma una y otra vez en la serie de playoffs que ambos protagonizan (3-1). Y por si hubiera pasado inadvertido hasta ahora (esperemos que no), rescatamos en este post lo mucho que ver en ese casi bufet libre que está teniendo C.J. McCollum. Él y su enorme salto de calidad y cantidad de áreas de impacto.

Y es que está ofreciendo lo mejor de su carrera.

Más alta versión de siempre

McCollum en su mayor dimensión, empleando un rostro casi desconocido antes. El escolta de los Portland es uno de los grandes motivos por los cuales el equipo de Oregon ha acelerado la tragedia en Oklahoma. Damian Lillard está a un nivel espectacular, sí; Enes Kanter ha sido agua bendita en el puesto de pívot, también; los secundarios (Harkless, Aminu, Collins…) lubrican el equipo de maravilla… Pero resulta que de McCollum quizá estemos viendo su cenit profesional. Justo cuando más lo necesitaba su equipo.

No porque haya anotado 50 puntos cada noche, facciones que sí le hemos visto alguna vez en su juego, sino porque ha replicado su hambre anotadora a otros nichos del juego y está consiguiendo también ser resolutivo en ellos.

Qué mejor manera de ejemplificar esta teoría que aplicando el siguiente tramo del Game 4, disputado este pasado domingo.

https://twitter.com/DFSBBallGuy/status/1120172600779345920

McCollum aguanta a Paul George entrando a canasta, le endiña un tapón como quien midiera 2,05 y corre el contraataque haciendo el mayor daño posible en la siguiente jugada. Un espécimen total, depredador en ambas partes de la cancha. Porque por muy tocado del hombro que esté George, hay que pararle si mides diez centímetros menos que él y además anota 32 tantos en ese mismo partido.

Se puede decir que McCollum ha agitado sus prestaciones por todas partes, empezando por lo que mejor ha sabido hacer siempre.

Puntos, asistencias, rebotes…

En la presente serie contra los Thunder, promedia 26,3 puntos siendo que en temporada regular se quedó en 21,0. Nunca había anotado tanto McCollum en una ronda de playoffs (o temporada) y tampoco nunca su aportación resultó tan compensada y decisiva.

C.J. ha multiplicado su contribución mejorando porcentajes de tiro. No es que tire mucho más, es que lo hace mejor. Presenta un 46,3 por ciento en tiros de campo y 51,6 en triples intentando 2,7 lanzamientos más de los que tomaba durante el período regular.

McCollum también lidera la lista global de triples encestados por partido (4,0) en lo que llevamos de postemporada junto a Lillard y James Harden…

O sea, que se está descubriendo como más protagonista en ataque y lo hace con mejores promedios de tiro; es élite de la liga en eso pero también agrega otros añadidos aparte de ser un tirador puntero (aquí empieza el verdadero móvil de este artículo).

También ha despegado McCollum en otros barrios como son las asistencias. Promedia 4,5 por noche en estos playoffs siendo que sus registros anteriores (temporada regular o eliminatorias) pasaron de 3,6 solo en una sola ocasión (4,3 en la temporada de su estallido, 2015-16).

Arrima también el hombro C.J. en rebotes, donde eleva a su mayor volumen de siempre con 6,3 capturas de promedio en cuatro partidos. En temporada regular estuvo en 4,0.

En defensa

Estadísticas simples que soslayan una idea de lo completo que está siendo el trabajo de McCollum en playoffs; pero si acudimos a la estadística avanzada vemos que su rendimiento es todavía más imponente.

En defensive rating —lo de Paul George como prueba del delito— McCollum ha disparado su marca. Cada 100 posesiones con él en pista, los Blazers encajan 101,9 tantos, dato muy por debajo del 108,4 que esgrimió en temporada regular o del que era su techo en playoffs (106,0) desde que empezara a tener un rol importante en Oregon.

¿Significa eso que defiende mejor y eso ayuda al equipo? Con seguridad, sí, aunque veamos otro ejemplo de su crecimiento atrás para salir de dudas ya del todo.

Ante Russ y George

Nuestro embravecido protagonista tiene el placer de defender a Russell Westbrook en 7,3 jugadas por partido en la serie ante OKC, dejando al base en un 22,2 por ciento de acierto en tiros de campo. Paul George lo hace todavía peor cuando es contenido por McCollum, quedando en un paupérrimo 8,3 por ciento en más de seis posesiones por partido.

Hablamos ya de que Oklahoma y los lanzamientos en estos playoffs están siendo casi polos opuestos (lo hicimos en Extra nbamaniacs), pero aun así McCollum es uno de los mejores defensores de las dos estrellas rivales. Con un físico netamente inferior, a la vista está, es capaz de deformar de manera considerable el impacto de Westbrook y de George en el ataque. Palabras mayores hablando de quien lo estamos haciendo.

McCollum anota, ha tocado mayoría de edad en múltiples campos y también se mueve en registros defensivos avanzados, aspecto donde ha multiplicado su aportación sobremanera.

Así, después de un sinfín de historias (verano pasado) asegurando que debía de ser el sacrificado para que Portland reciclara sus filas, C.J. McCollum está realizando los mejores playoffs de su carrera. Su nivel más hondo desde que llegara a la liga y el jugador que necesitan los Blazers para mirar un poco más lejos de lo que están acostumbrados.

Todo eso está siendo la configuración extrema de C.J. McCollum, un perfil total que se ha descubierto justo a tiempo.

(Fotografía de portada: Wesley Hitt/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Korver sobre Donovan Mitchell: “Nunca estuve con un joven así”

Magic Johnson podría ayudar a los Lakers en la agencia libre

Siguiente