Harden vs Bazemore: ¿uno de los mejores crossover del siglo?

Una acción tan preciosa para el espectador como ultrajante para el defensor

¿Puede una jugada de menos de cuatro segundos y que no termina en mate merecer un post para ella sola? Sí. No es lo habitual en esta web, pero en esta ocasión, la excepción está justificada. Por la acción en sí y por lo que ha desencadenado.

es el mejor escolta del momento, candidato a su segundo MVP consecutivo, y ya, sin opción a debate, uno de los jugadores ofensivamente más imparables de la historia absoluta del baloncesto.

El ‘sabes lo que te va a hacer pero te lo va a hacer igual’, describe a la perfección la mayoría de careos que acomete la estrella de los Rockets.

Aunque quizás, sería más justo decir que el defensor sabe lo que Harden le va a hacer (driblar, sortear y anotar), pero es incapaz de predecir mediante cuál de los cómos.

El repertorio del guard es amplio, inescrutable y prácticamente indefendible. Todo suele comenzar con un bote de balón bajo y cada vez más veloz. Le suceden las fintas. Muchas fintas. Y de últimas, en función de la reacción del defensor –casi siempre tardía– Harden termina la acción con penetración (y definición o asistencia) o con su popular y fabuloso step back (Wes Johnson rule)

Ayer, a , su desafortunado emparejamiento, le tocó ser víctima y espectador en primera fila de uno de los mejores dribles que nos ha regalado La Barba.

Un crossover con doble bote bajo las piernas, seguido de un cambio de ritmo y finalizado en bombita que arrancó los ¡Ohh! del State Farm de Atlanta y el “Oh, my…! Somebody give Kent Bazemore a map!” del locutor.

No fue para menos.

“Un asesino siempre ataca la zona más vulnerable”

Y no solo lo decimos nosotros. Además de la reacción en vivo, su viralización en redes sociales u ocupar el top-2 de la jornada (el game winner de Rondae se lleva la palma)… tal grado de humillación (mucho más mérito del atacante que demérito del defensor), ha provocado la justificación por escrito del pobre Bazemore.

Algo pocas veces (o ninguna, que recuerde) visto.

“De acuerdo, veo que queréis una explicación… enfrentarse a James Harden es siempre una partida de ajedrez. Es uno de los mejores jugadores en acciones de aclarado que el baloncesto ha visto. Utilizo ese giro en defensa para recuperar [la posición] mejor. Es eso o caer (elijo la menos cruel de las dos). A James le gusta hacer un step back para tirar de tres cuando el balón está en su mano izquierda, por eso es por lo que me moví hacia ahí [hacia delante] después del giro. Si hubiese optado por eso, habría estado en una posición sólida para puntear. Obviamente, intuí mal y eso es lo que lo convierte en un magnífico anotador. Él es paciente con el drible. Hay un montón de cosas que podía haber hecho para colocarme en una mejor posición, pero cuando te enfrentas con un asesino, él te ataca por donde eres más vulnerable.
Gran movimiento, hermano”

Bazemore, con esto, demuestra dos cosas. Que es genio y figura (sabe tomárselo con humor) y que de mal defensor no tiene nada. Además de cumplir en pista siempre en esta faceta, demuestra ser un estudioso del rival y haber cumplido con su parte en la previa del duelo frente a Houston, estudiándose al menos la teoría.

Si bien el defender a Harden pueda considerase, por defecto, un examen sorpresa ante el que poco o nada importa haberse empollado la lección.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!