La primera abdicación de LeBron James

Por vez inicial en mucho tiempo, el ’23’ no es el mejor jugador de la NBA

Un final de encuentro nefasto ha traducido casi en oficial la convicción que todos tenemos en la cabeza desde hace un par de meses o más: por primera vez en la última década (o más), ha dejado de ser el Rey, el jugador al que absolutamente todo el mundo elegiría para blandir las armas a su lado en primer lugar.

Los últimos 80 segundos de partido ante New York fueron toda una perpetua entre rejas para James: cuatro tiros fallados, el de la última posesión bloqueado ante una fisonomía inferior como la de Mario Hezonja. Ya había estampado LeBron su acuerdo con la imprecisión antes en el partido ante los Knicks, pues venía de una serie con un triple, un tiro lejano (ambos errados) y una penetración denegada por parte de DeAndre Jordan. Final impropio de sus capacidades y perfecta síntesis del hundimiento en el que se ha convertido su temporada.

Hasta ahora, la afirmación de que James era el mejor podía ser discutible, pero nunca errónea. Pero lo de anoche supuso la omnisciente confirmación de que LeBron James no ha sido esta temporada, por primera en __ (¿cuantos?) años el mejor jugador de la NBA.

No es esta una sensación repentina, pues llevamos escuchando señales bastante sobrias desde hace semanas, meses.

Su abdicación, de hecho, tendría que establecerse en base a qué parámetros coronan a alguien como el mejor, sin embargo no hace ni falta; la sensación es suficiente juez de su golpetazo. Tropezón, que no enterramiento, pues no es cabal publicar que no veremos más al mejor LeBron James. Simplemente, esta temporada no lo ha sido.

Lesión, edad, compañías…

Preguntándonos por los motivos de su caída, qué duda cabe que la lesión influyó, pues fue la mayor ausencia de su carrera (17 partidos seguidos). Una constricción venenosa en su ingle que obligó a un retroceso en su rendimiento, se puede decir que bueno y aceptable hasta finales de diciembre.

Los se habían repuesto de un inicio de temporada nublado hasta alcanzar el top 5 del Oeste y las cartas parecían anticipar otra participación de LeBron James en la lucha con los mejores; a un nivel de exigencia inferior, eso sí. Pero todo crujió después para rociar con combustible valyrio el progreso acumulado antes.

También su edad (34) y obligación corporal de cada año pueden tener que ver en su huelga de acudir, como cada temporada, a las reválidas finales. Apuntando a la raíz del problema (no la superficie), quizá otro de los mayores motivos de su trompazo ha sido el haber estado mal rodeado en los Lakers, sin un coro capaz de seguirle en las rampas más exigentes. La gerencia que Magic Johnson y Rob Pelinka llevan liderando dos cursos no ha podido dotar de un tablero de juego digno para James y eso, claro, ha sido clave en su valoración final.

Tampoco ayudó nada toda la trama para sacar a Anthony Davis de New Orleans, con LeBron supuestamente como primera voz e interesado activista en la negociación.

Sus estadísticas

No es que sus números hayan sido dañinos esta campaña (27,5 puntos, 8,5 rebotes, 8,0 asistencias, 51,4 en FG%, 33,9 en T3 y 66,4 en libre), más bien lo contrario; pero sí que la sensación que James ha ido despidiendo no rezumaba el dominio de anteriores ocasiones. No tuvo el control de los resultados de su equipo ni de los tiempos de la temporada para explotar en el momento decisivo, por nueva que fuera esa sensación para él. Todo eso, sin camaradas regios a su lado, le ha condenado.

No me atrevería a sentenciar para siempre su corona, porque James es muy capaz de volver el curso que viene mejor que nunca. Pero esta temporada no fue el mejor. Habrá que ver si es capaz de invertir el exilio para reinar de nuevo el curso que viene.

(Fotografía de portada: Jonathan Daniel/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

Milwaukee Bucks se hará con Tim Frazier para suplir al lesionado Brogdon

Cousins no sufre daño estructural en el tobillo

Siguiente